El vacunódromo abre con colas por problemas informáticos

La delegación de la Xunta reinició este jueves su actividad como punto de suministro de vacunas de covid y gripe. Un fallo informático retrasó dos horas la apertura. El Área Sanitaria ofrece "todas las posibilidades" para que los mayores de 60 se protejan: el coronavirus "va en ascenso"
Una sanitaria administrando una vacuna a un hombre, ayer, en Campolongo. DAVID FREIRE
photo_camera Una sanitaria administrando una vacuna a un hombre, ayer, en Campolongo. DAVID FREIRE

Casi diez meses después de administrar la vacuna antigripal y la cuarta dosis del suero frente al covid, el vacunódromo de Campolongo reabrió este jueves sus puertas para brindar nuevos escudos frente a la gripe y el coronavirus a los mayores de 60 y al personal sociosanitario. El operativo siguió los pasos de las anteriores convocatorias, pero un fallo informático de conexión entre los ordenadores de la Xunta y los del Sergas provocó un retraso de dos horas en la apertura, lo que generó colas y malestar entre los afectados.

Los pacientes que habían sido citados para las 08.30 de la mañana no accedieron a los puntos de vacunación hasta las 10.30 y, según denunciaron varios de los presentes, muchos estuvieron esperando más de una hora a la intemperie sin recibir información. "Que existan problemas informáticos es entendible, pero lo peor es que nadie nos dijo nada y que estuvimos esperando fuera hasta pasadas las nueve y media de la mañana, cuando nos dejaron acceder al interior del edificio", denunció María del Prado Rey.

El colapso de la red obligó a la Xunta a transformar el salón de actos en una sala de espera y suscitó críticas entre muchos de los convocados, especialmente entre los que se habían desplazado a propósito desde otros concellos del área sanitaria. Por ejemplo, Crescencio Seijo, un vecino de Sanxenxo de 70 años que formó cola hasta que se solucionó el desaguisado, "porque no voy a andar a ir y venir"; o Nazario Domínguez, un vecino de Caldas que se preguntaba "quién va a pagar el parking". "Lo normal es que nos vacunasen en el centro médico", reclamó.

El covid, en ascenso. Finalmente, a las 10.30 el dispositivo empezó a funcionar con normalidad y, según destacó la directora de Procesos Asistenciais del Área Sanitaria de Pontevedra y O Salnés, Susana Romero Yuste, lo hizo brindando "todas las facilidades" para que la población diana se vacune frente al covid y la gripe. Para ello, se permite, por ejemplo, que los acompañantes que proceden de otros ayuntamientos se pueden vacunar aún no siendo su horario de vacunación. Y además está previsto repescar a los pacientes que no acudan a esta convocatoria, ofreciéndoles la posibilidad de inocularse "en sus centros de salud". Lo importante, según Romero, es que la población levante escudos frente a la gripe, que ya está causando los primeros ingresos hospitalarios, y el covid, cuya incidencia "va en ascenso".

La especialista precisó que la mayoría de las infecciones por coronavirus "son leves", pero que el número de contagios es muy superior al que figuran en los datos oficiales del Sergas, "porque no se comunican"; con el consecuente riesgo para la población de riesgo: sobre todo personas mayores y en estado de inmunodepresión.

El último parte de Sanidade, elaborado con los datos recopilados el miércoles, cuantifica en el área sanitaria 129 casos activos de covid, pero computando únicamente las muestras confirmadas en laboratorio y dejando fuera todos los contagios de los que no llega a tener constancia el sistema. Del total, uno está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (Uci) y 28 en planta (si bien un porcentaje importante fue ingresado por otras patologías).

Comentarios