Los quioscos sin actividad tienen los días contados

El Concello negociará la retirada de las instalaciones que Cogami tenía en Rosalía de Castro, en la Praza de Galicia y en la avenida de Vigo ► Los puestos cerraron en 2015 tras la quiebra de la empresa que los gestionaba
Quiosco de la Praza de Galicia. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Quiosco de la Praza de Galicia. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Los quioscos sin actividad tienen los días contados en Pontevedra. El Concello negociará la retirada de las instalaciones que Cogami tenía en Rosalía de Castro, en la Praza de Galicia y en la avenida de Vigo. El objetivo es evitar la sensación de abandono que provocan estas construcciones y, de paso, recupera el espacio público que están ocupando en distintos puntos de la ciudad.

Los negocios echaron la verja en 2015 debido a la quiebra de la Rede Galega de Quioscos, una empresa que dependía de Cogami. El concurso de acreedores implicó el cierre de cinco de los seis puestos que este colectivo gestionaba en la capital: el de Rosalía de Castro, el de la Praza de Galicia, el de la avenida de Vigo, el de la avenida de Compostela y el de la Praza de Barcelos. El de la avenida de Bos Aires, que daba servicio a la playa fluvial de Lérez, ya había cerrado con anterioridad.

Quiosco de la avenida de Vigo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Quiosco de la avenida de Vigo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La crisis en la Red Galega de Quioscos provocó la venta de estas instalaciones a un tercero durante el proceso concursal, que además del cese de actividad de estas instalaciones supuso el despido de 62 personas en toda Galicia, once de ellas en Pontevedra. La extinción de contratos se realizó a través de un Expediente de Regulación de Empleo (Ere) que tuvo el visto bueno del Juzgado de lo Mercantil número uno de A Coruña, encargado de asumir el caso.

Después de esta situación, el Concello trató de negociar la reapertura de los quioscos. El objetivo era que otras entidades sociales se pudieran hacer cargo de ellos, pero la iniciativa cayó en saco roto. El Gobierno local anunció un concurso para adjudicar la gestión de las instalaciones de la playa fluvial y de Barcelos.

Quiosco de la calle Rosalía de Castro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Quiosco de la calle Rosalía de Castro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La concesión de ambos puestos sería de diez años y el canon anual se situaría en 2.400 euros. Finalmente, la licitación se quedó en el cajón.

Espacios públicos

El Concello quiere ahora borrar del mapa estas estructuras del casco urbano, que se están convirtiendo en objeto de grafitis y en escaparate publicitario a través de carteles de todo tipo.

La iniciativa forma parte del plan municipal de mantenimiento y mejora de los espacios públicos de la ciudad, que se inició el año pasado con la retirada de 23 cabinas telefónicas en desuso y que ha continuado en el presente ejercicio con la supresión de 36 vallas publicitarias, algunas en espacios públicos y otras en solares privados. El programa contra el feísmo urbano continuará con otras acciones.

Comentarios