Rafa Domínguez advierte de un "efecto llamada" entre indigentes

El popular cree que esta problemática es el resultado de la "inacción y dejadez" de Lores y anuncia que llevará este debate al próximo Pleno
Silvia Junco y Rafa Domínguez, con una batería de titulares. DAVID FREIRE
photo_camera Silvia Junco y Rafa Domínguez, con una batería de titulares. DAVID FREIRE

"Se ha producido un efecto llamada" con los indigentes "y los efectos y las personas son cada vez más severas". Con estas palabras alertaba esta mañana el líder del PP de Pontevedra, Rafa Domínguez, de la situación que está viviendo la ciudad del Lérez con los sintecho. Personas que "se han mal entonado y que se dedican a agredir" tanto a los vecinos, como a los comerciantes, turistas y hosteleros.

Esta problemática se ha agravado especialmente en tres zonas de la Boa Vila: la Ferraría, el entorno de las Galerías Oliva y Campolongo. Domínguez ha mantenido reuniones con todos los afectados para escuchar sus demandas y tratar de poner una solución cuanto antes.

"Hace un año, el PP presentó una moción hablando de la falta de seguridad en el entorno de Campolongo, la cual fue votada en contra por Lores y Puentes, que dijeron que el PP veía problemas donde no existían", explicaba esta mañana Domínguez. Desde entonces, añadía, "estos incidentes recurrentes han ido a más y estamos viendo cada vez más agresiones", y mientras, el Gobierno local "no ha hecho nada, salvo negar la importancia de estos problemas y decir que es el PP quien exagera los hechos".

La presencia de estos indigentes en la ciudad está provocando además "un rechazo por parte de muchos padres a la hora de llevar a sus hijos al entorno de la Herrería", así como "una reducción de clientes cuantiosa" en los establecimientos de las tres zonas más afectadas.

"Estas personas se dedican a molestar y muchas veces los comerciantes tienen que limpiar porque orinan y defecan". De hecho, en las Galerías Oliva, reconocía Domínguez "los comerciantes vigilan por turnos" para evitar estos acontecimientos.

Por toda esta situación, lamentaba el popular, la ciudadanía pontevedresa está viviendo con miedo. "El miedo a salir o entrar de sus propias casas cuando están al lado determinadas personas, el miedo a que sus hijos salgan solos del portal, o el miedo a ser increpado o agredido. Tienen miedo en su propia ciudad".

¿Y qué ocurre cuando los afectados avisan a la Policía Local para que paralice esta situación? Pues que los agentes "les dicen que no pueden hacer nada". "Llamar a la Policía se ha convertido en algo inútil", criticaba el líder de la oposición.

"La ciudad vive un proceso de degradación continua"

El líder popular está convencido de que esta situación es consecuencia de la "inacción" y "dejadez" de Lores, así como "de los que les mantienen en el poder".

"No están haciendo nada para proteger a sus vecinos y a los ciudadanos", y mientras, "la ciudad está viviendo un proceso de degradación continua, tanto a nivel delincuencia, como de imagen y de suciedad".

El PP propone modificar la Ordenanza

Para tratar de buscar una solución, los populares llevarán al próximo Pleno una moción para instar al Concello a modificar la Ordenanza Municipal Reguladora de la Protección de la Convivencia Ciudadana, dotando así "a la Policía Local de los recursos que necesiten para erradicar el consumo de alcohol y drogas de la vía pública".

El PP pedirá también el refuerzo de los servicios sociales, destinando "más presupuesto y más recursos humanos".

Además, el partido liderado por Domínguez continuará esta semana con la recogida de firmas que ya impulsaron, semanas atrás, los vecinos y comerciantes afectados por esta problemática.