martes. 19.01.2021 |
El tiempo
martes. 19.01.2021
El tiempo

"La ralentización de la lista de espera es evidente, se han reducido camas y cirugías"

Manuel Muíña, jefe del servicio de Traumatología del CHUP. DP
Manuel Muíña, jefe del servicio de Traumatología del CHUP. DP
Manuel Muíña Domínguez es el jefe de Traumatología del Chup, que ha cedido sus 55 camas de hospitalización a pacientes Covid

El servicio de Traumatología del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (CHUP) es una de las especialidades más golpeadas por los efectos colaterales del coronavirus, pues en esta segunda ola de la pandemia ha tenido que prescindir de sus dos unidades de hospitalización de Montecelo para poder dar cabida a los enfermos covid que necesitan cuidados hospitalarios. Aun así, el jefe de la unidad, Manuel Muiña Domínguez, asegura que la unidad siempre ha intentado pisar el acelerador al máximo, amoldándose al ritmo que marca el virus, dando salida a todas las operaciones urgentes y con "ingresos cortos". Muiña asegura que los traumatólogos han ocupado casi tantas veces los quirófanos como en tiempos prepandémicos, pero con la gran diferencia de que ahora la intervención prioritaria es la que se resuelve en pocas horas, sin necesidad de ingreso hospitalario. Las listas de espera reflejan el cambio. Las prótesis se están haciendo algo más de rogar.

¿Cómo ha afectado la pandemia al servicio de Traumatología?

Así como en la primera ola se vieron afectados los servicio de Cirugía General, Otorrinolaringología y Urología, en esta ola nos vimos afectados nosotros, el servicio de Traumatología. Se ocuparon las dos alas de hospitalización de la tercera planta de Montecelo (con pacientes covid), pasando a tener nuestros enfermos en la otras plantas de hospitalización. Lo único que ha permanecido en nuestra planta es la organización y el área de trabajo y programación.

"La labor de Enfermería ha sido estresante, pero admirable"

Es de suponer que esta reducción de camas ha provocado un aumento y ralentización de la lista de espera del servicio. ¿Cuántos pacientes están ahora mismo esperando por una intervención de traumatología?

Efectivamente, esta pandemia nos afecta a todos y en todos los sentidos y actividades. La ralentización de la lista de espera es evidente pues se han reducido las camas de hospitalización quirúrgicas y se ha suspendido la cirugía con ingreso que no fuera urgente. No obstante, hemos mantenido la actividad quirúrgica urgente, toda la patología subsidiaria de tratamiento con cirugía mayor ambulatoria, es decir con alta en el mismo día de la intervención quirúrgica, y toda la cirugía que se pudiese realizar con anestesia local. Con estas intervenciones se ha resuelto una gran cantidad de procesos, disminuyendo la sobrecarga asistencial de las listas de espera en cuanto a número de pacientes. Lógicamente con esta segunda ola de la pandemia, al igual que ha ocurrido en todos los hospitales de nuestra comunidad y del resto de comunidades, se ha incrementado la demora de las patologías que precisan ingreso pero que no son urgentes. Entre ellas, las tres patologías más demandadas en nuestra especialidad: artroplastias (prótesis) de rodilla y cadera, e intervenciones para tratar patología lumbar. En estos momentos tenemos en lista de espera a 161 pacientes esperando por una prótesis de rodilla, 61 por una prótesis de cadera y 27 pacientes para una artrodesis de columna (una cirugía que fusiona de forma permanente dos o más huesos en la columna vertebral).

El servicio de Cirugía General ha tenido que derivar intervenciones a la sanidad privada. ¿Traumatología también se ha visto en esta tesitura?

En esta segunda ola el servicio de Traumatología no ha tenido que derivar pacientes a centros concertados, como se tuvo que hacer por parte del servicio de Cirugía General en la primera ola de marzo.

"Se han realizado prácticamente igual número de quirófanos que en época prepandémica, pero co patologías de menor estancia"

¿Cuál es el nivel de actividad actual del servicio?

El nivel de actividad está siendo adecuado a las posibilidades de camas hospitalarias que dejan libres los pacientes ingresados por Covid. Mas que la disminución de la actividad, lo que se ha realizado es una variación de dicha actividad, adecuándola a la ocupación del hospital y realizando intervenciones quirúrgicas con ingresos cortos para poder reaccionar diariamente según la evolución de la pandemia. Por lo tanto, todos los facultativos del servicio han tenido y tienen actualmente una actividad diaria asignada y en ningún momento se ha mantenido a ningún facultativo sin actividad.

¿Y cómo ha afectado la pandemia al personal de la unidad? Porque muchos profesionales, sobre todo de Enfermería, se han visto abocados a reciclarse para asistir a pacientes covid...

A nivel de personal en nuestro servicio la pandemia ha afectado sobre todo al personal de enfermería, que ha permanecido en la tercera planta de Montecelo (convertida en la Unidad Covid). Su labor ha sido estresante, pero encomiable y admirable, pues se han tenido que adecuar de una patología habitual traumática a otra totalmente diferente como es la atención de un paciente covid. A nivel facultativo la afectación ha sido menor a nivel laboral, pues nuestra especialidad no está directamente relacionada con el virus.

"Hemos mantenido la actividad quirúrgica urgente, la patología subsidiaria de cirugía ambulatoria y la que se realiza con anestesia local"

Este cambio tan drástico de actividad ¿ha obligado a suspender las tareas de algún facultativo?

No, ningún facultativo ha estado sin actividad programada diaria en esta segunda ola, pues se han realizado prácticamente igual número de quirófanos que en época prepandémica, pero con patologías distintas; de menor estancia hospitalaria. No ha habido ningún facultativo ‘en casa’, sin actividad y percibiendo su salario. De hecho, hemos realizado también actividad de consultas extras en jornada de tarde cuando por alguna circunstancia se ha suspendido algún quirófano de forma esporádica. En todo caso, no quería terminar sin antes hacer mención a todo el personal sanitario y no sanitario, tanto hospitalario como de Atención Primaria, por el gran compromiso y sentido de responsabilidad que han demostrado, sacando fuerzas de flaqueza de donde no las había, para el tratamiento y cuidado de los enfermos covid, tanto en su parcela sanitaria como en su faceta humana, con dedicación y entrega absoluta hacia los pacientes.

"La ralentización de la lista de espera es evidente, se han...
Comentarios