Las rebajas arrancan en las grandes cadenas pero el pequeño comercio resiste hasta julio

En algunas tiendas de Pontevedra ya se han colgado carteles de hasta el 70% de descuento. Los pequeños comercios reconocen que este adelanto les perjudica porque "supone echar por tierra la temporada de verano"
La tienda de Springfield muestra en sus escaparates descuentos del 50%. RAFA FARIÑA
photo_camera La tienda de Springfield muestra en sus escaparates descuentos del 50%. RAFA FARIÑA

1 de julio. Esa era la fecha en la que tradicionalmente arrancaban las rebajas de verano. Pero eso ha cambiado en los últimos años. Los hábitos de consumo han ido modificándose paulatinamente y esto tiene una repercusión directa en esta temporada de descuentos, la cual cada año se adelanta un poco más. Tanto es así que algunas grandes cadenas, como Springfield, Sfera o Women's Secret ya lucen en sus escaparates los carteles con las promociones. En esta última tienda, las ofertas llegan incluso al 70%.

Pero, ¿qué ocurre con el comercio local? ¿Se unen los negocios de Pontevedra a esta tendencia? Nada más lejos de la realidad. Los empresarios pontevedreses son conscientes de que "no queda otra que adaptarse a lo que hagan las grandes cadenas" pero sin que eso suponga "echar por tierra la temporada de verano". De hecho, la mayoría de los comerciantes coinciden con Sara Magariños, dueña de la tienda Alma Gemela, al reconocer que "aún no me había dado tiempo ni a pensar en ellas".

Personas en una de las tiendas que ya ofertan rebajas. RAFA FARIÑA
Personas en una de las tiendas que ya ofertan rebajas. RAFA FARIÑA

"Aún no sé cuando empezaré", asegura también Monchi Moledo, propietaria de Toscana Store, aunque, añade, "seguramente sea hacia la última semana de junio".

"Si todo el mundo adelanta, igual nosotros nos anticipamos una semana también, hacia el 24 de junio, pero antes no creo", añade, por su parte, Yolanda Cao, de Mepiachi.

Las tiendas de Pontevedra lamentan el adelanto de los saldos: "Es una locura"

Más tradicionales serán en los negocios Nonna & Go y Seven Shop, donde esperarán "a que sea la época de rebajas", es decir, "a principios de julio". El dueño de esta última tienda, Pablo Martínez, reconoce que le parece "fatal" la decisión de adelantar tanto las ofertas. "Así devalúas mucho más el producto y provocas que no vayamos todos en la misma dirección, pero lógicamente, cada uno puede manejar sus herramientas como quiera", afirma.

"A mí me parece horrible que las adelanten tanto", señala también Dolores Castro, de Liberatta, quien es consciente de que "competir con Amancio Ortega es imposible, y tampoco es lo que pretendemos, pero al final siempre vamos detrás de lo que hacen ellos porque sino el consumidor no viene a comprar".

"Me parece una locura que pongan ya las rebajas porque así estropean al comercio local", hace hincapié Tamara Sanjorge, de My Vintage Clothes, que apunta también que "con esta decisión lo que provocan es que se elimine la temporada de verano". En su caso, esta empresaria esperará "hasta la primera semana de julio para empezar a ofrecer descuentos del 20, 30 o 40%".

Hay otros establecimientos, como el de Delirious, que aplazarán esta época de ofertas hasta finales de agosto. "Nosotros de toda la vida las ponemos el día 31 de agosto. Nunca antes. Nosotros recibimos colecciones casi todas las semanas y no podemos hacer esas rebajas. Nuestra clientela ya lo sabe y somos fieles a eso", apunta el el dueño, Gabriel Gómez.

El mal tiempo, otro gran condicionante

Al adelanto de las rebajas en algunos comercios, se suma también el mal tiempo que se registró en las Rías Baixas a lo largo de la primavera. "La campaña está sin vender porque llovió hasta ayer y eso provocó que la ropa de verano no se empezase a vender hasta hace dos días", explica Yolanda Cao, de Mepiachi.

"Fue un año de mucha lluvia y mal tiempo. Acaba de llegar el calorcito y el buen tiempo y no podemos poner ya los descuentos de esta colección", apunta también la propietaria de Alma Gemela.

Y es que aunque "en las rebajas siempre hay más movimiento porque se dinamizan más las ventas y la gente gasta más al ver ofertas", tal y como asegura Monchi Moledo, de Toscana Store, "si te viene una mala primavera, como fue este caso, no podemos poner ya las ofertas".

"Cada vez duran más"

Los comerciantes de la Boa Vila se quejan, no solo del adelanto de las rebajas, sino también de la duración, ya que estas se suelen prolongar alrededor de seis semanas.

"Ahora hay muchas más temporadas de rebajas que hace años. Las de verano, las de invierno, las del Black Friday... y además duran mucho más, cuando antes apenas eran de 15 días. Para mí gusto, eso provoca que no se venda tanto como antiguamente", asegura Dolores Castro, de Liberatta.

Una tienda con un cartel promocionando descuentos de verano. RAFA FARIÑA
Una tienda con un cartel promocionando descuentos de verano. RAFA FARIÑA

"Los hábitos de consumo han cambiado tanto que ahora la gente ya está acostumbrada a las promociones permanentes. Cuando terminan las rebajas y ponemos una colección nueva, ya están preguntando otra vez por las ofertas. Ese es el mayor problema que tenemos ahora mismo, que cada vez duran más", lamenta también Pablo Martínez, de Seven Shop.

Misma opinión la de Vanesa Martínez, de la tienda Colett, que insiste en que "lo mejor es lo que ocurría antes, cuando teníamos unas fechas muy puntuales de descuentos y duraban solo 15 días. Ahora es algo inviable porque las de invierno terminan en marzo y ahora ya estamos poniendo las de verano. Todo esto nos perjudica".

A pesar de estas nuevas tendencias, hay quienes, como Monchi Moledo, de Toscana Store, siguen siendo fieles a lo tradicional. "Algunas empresas llevan arrajatabla estas nuevas políticas pero nosotros seguimos ofreciendo solo rebajas en verano y en invierno, justo después de Reyes, el resto no las hacemos porque sino estamos todo el año con promociones".

Comentarios