Las reservas hoteleras para verano van "a buen ritmo" pese a la subida de precios

Feprohos prevé un 90% de ocupación a pesar de un incremento del 29,5% en las tarifas
Un grupo de turistas pasea frente a las ruinas de Santo Domingo. RAFA FARIÑA
photo_camera Un grupo de turistas pasea frente a las ruinas de Santo Domingo. RAFA FARIÑA

La pandemia ha dejado cicatrices en el sector hotelero. Las restricciones para viajar han supuesto un difícil escollo en la campaña de verano de 2021, si bien la suavización de las medidas dio un respiro a los empresarios que lograron sobrevivir pese a todas las dificultades, y es ahora, en la temporada estival de 2022, cuando tienen puestas sus esperanzas para recuperar lo perdido.

La vuelta a la normalidad ha disparado la oferta en los hoteles de Pontevedra, que han vivido una Semana Santa con una ocupación de entre el 60% y el 75%, y con incluso mejores expectativas para la campaña de verano. Según el presidente de la Federación Provincial de Hosteleros (Feprohos), César Ballesteros, las reservas van "a buen ritmo", lo que hace que el sector sea optimista y esté "bastante satisfecho" a pesar de tener que haber aplicado un incremento generalizado de precios para compensar la subida en los costes.

Y es que el precio de los alojamientos se ha subido al tren de la inflación. El último Índice de Precios Hoteleros que ofrece el INE -correspondiente al mes de abril- presenta una variación del 29,5%, la mayor subida desde que se publican estos datos, en 2009. Hasta entonces la mayor variación correspondía a noviembre de 2021, con una variación del 24%.

Ballesteros indica que la subida de precios en los alojamientos para paliar la inflación "no es la que nos hubiera gustado, pero no ha habido más remedio que hacerla porque ese incremento resulta muy necesario".

Con todo, el presidente de Feprohos subraya que esa elevación de precios "no parece que haya tenido demasiada repercusión a corto plazo" en lo que respecta al número de reservas o a la cantidad de visitantes.

DE CERO A CIEN. "Hay bastante demanda de plazas hoteleras y las perspectivas son muy buenas de cara a la campaña estival", precisa Ballesteros. "De hecho -recalca-, la intención sería superar las cifras del pasado verano, cuya campaña empezó a primeros de julio, cuando se suavizaron las restricciones de la pandemia". Las reservas, por entonces, según indica el portavoz de Feprohos, "se pusieron muy rápido de cero a cien".

El año pasado las cifras de ocupación de plazas hoteleras en la provincia de Pontevedra rondaron el 90%. "No se trata tanto de mejorar el porcentaje de ocupación, porque esa no es la principal variable para el sector, sino el precio medio. Hay hoteles a los que no les interesa intentar llenarlos sino tener un buen porcentaje de ocupación a un buen precio. No compensa bajar mucho el precio para llenar el hotel", insiste Ballesteros.

Se mantiene la tónica general de campañas precedentes, en las que el turista espera hasta última hora para efectuar la reserva de plaza. "A estas alturas si se quiere conseguir habitaciones disponibles para algunas fechas determinadas del verano, como puede ser en fin de semana, la gente debe tener en cuenta que puede encontrarse con dificultades para conseguir alojamiento. Los clientes se dan cuenta de ello y ya empiezan a efectuar sus reservas con antelación", explica el máximo responsable de Feprohos.

Además, Ballesteros recuerda que el destino Rías Baixas tiene como peculiaridad que muchos visitantes utilizan el coche para viajar en verano, por lo que no necesitan definir con anticipación las vacaciones. "Se siguen dando facilidades para las reservas sin gastos de cancelación hasta 24 horas antes", puntualiza.

"El año pasado hubo muchos visitantes nacionales, con un alto índice de satisfacción, y esperamos que repitan este año", señala Ballesteros.

VIVIENDAS TURÍSTICAS. La Asociación de Viviendas de Uso Turístico de Galicia (Aviturga) empezó a notar la demanda de alojamientos desde finales de 2021. Incluso en los meses de mayo, junio, septiembre y octubre, fuera de la temporada alta, tuvo una ocupación histórica.

Las solicitudes para los meses estivales, asegura la presidenta del colectivo, Dulcinea Aguín, comenzaron en diciembre. Y mientras en años anteriores a estas alturas solo entre el 15 y el 20% de las viviendas turísticas registraban reservas para el verano, en este 2022 el porcentaje alcanza ya el 50%.

El número de viviendas turísticas que integra la asociación gallega aumentó en el último año en torno a un 10%, para un total de 14.512 en toda Galicia. Sanxenxo, con 2.208 casas y pisos, sigue siendo el municipio con mayor oferta, mientras que Aviturga contabiliza 299 viviendas turísticas en la ciudad de Pontevedra. A nivel provincial, el número de alojamientos de este tipo es de 6.977.