Reservas más precoces que nunca y desestacionalización del turismo

El turismo en las Rías Baixas está en proceso de cambio. Además de alcanzar cifras récord, cada vez se reserva antes y fuera de temporada
Un grupo de turistas y peregrinos a su llegada al Hotel Rías Baixas. RAFA FARIÑA (ADP)
photo_camera Un grupo de turistas y peregrinos a su llegada al Hotel Rías Baixas. RAFA FARIÑA (ADP)

La desestacionalización del turismo es uno de los grandes objetivos que se marca el sector y parece estar más cerca de ser una realidad en las Rías Baixas.

La promoción de actividades fuera de temporada alta es una de las causas de que cada vez sean más los establecimientos que se animan a abrir sus puertas durante los meses tradicionalmente bajos a nivel de ocupación. Y de la misma forma suben las reservas ante propuestas como competiciones deportivas, congresos y citas culturales.

Así, el pasado mes de diciembre los hoteles estuvieron casi al completo en la ciudad de Pontevedra tanto durante el puente como los fines de semana. También las viviendas de uso turístico registraron un nivel de ocupación elevado, aunque solo el 50% de ellas permanecía disponible.

No es el único cambio que empieza a percibirse en el sector turístico en la comarca. La anticipación en las reservas es cada vez mayor. En el último trimestre de 2023 ya se registraban las primeras solicitudes de cara al verano de 2024, y aunque siempre quedan las reservas de última hora para quienes esperan a conocer la previsión del tiempo, lo cierto es que las estancias de una semana o más se organizan antes cada vez.

En el último trimestre de 2023, la presidenta de la Asociación de Viviendas Turísticas (Aviturga) confirmaba que estaban recibiendo un "aluvión de llamadas, consultas, prerreservas y confirmaciones", que se inició ya en septiembre y a final del año se acentuó.

Aunque también hay mucho movimiento relacionado con la Semana Santa, la mayoría de las gestiones se vinculan a la época veraniega.

La presidenta de Aviturga subraya que se está afianzando la desestacionalización del turismo y aumenta progresivamente el número de visitantes que escapan de los meses más calientes, decantándose por otros como junio o septiembre. "Aunque es cierto que agosto primero y julio después –porque los niños acaban más tarde el colegio– son los que antes se agotan".

Por su parte, desde Sanxenxo, el presidente del Consorcio de Empresarios Turísticos apuntaba recientemente a la organización de actividades para alargar la temporada alta, que en este municipio se ha ampliado en los últimos años hasta el puente del Pilar, y fechas como la Semana Santa o la Navidad registran cada vez más visitantes. Lo mismo sucede cuando hay citas como la Festa do Marisco de O Grove o, este año, las finales del Campeonato Mundial de Triatlón en Pontevedra.

Comentarios