lunes. 27.09.2021 |
El tiempo
lunes. 27.09.2021
El tiempo

Las obras de la residencia de A Eiriña van a ralentí

Recreación de la futura residencia de mayores que la Xunta construirá en el barrio de A Eiriña. XUNTA
Recreación de la futura residencia de mayores que la Xunta construirá en el barrio de A Eiriña. XUNTA
La Xunta duda de que las obras puedan empezar este año porque aún no está listo el proyecto, cuyo estudio llevará a cabo la arquitecta Elsa Urquijo, que ha trabajado para la Fundación Amancio Ortega

La residencia de mayores de A Eiriña avanza a ralentí. La Xunta duda de que las obras puedan empezar este año porque aún no está listo el proyecto que dará forma a esta instalación, la segunda de carácter público que tendrá Pontevedra después de la de Campolongo.

La Consellería de Política Social vincula este retraso a que la recepción de la parcela en la que se va a construir el inmueble es reciente. El Concello aprobó el traspaso de los 5.455 metros cuadrados del solar, situado al lado de la calle Doce de Novembro, a finales del pasado mes de marzo para luego ratificar la operación en el Pleno del pasado 12 de abril.

El departamento autonómico, que dirige Fabiola García, ha dejado en manos de un estudio de arquitectura de A Coruña el diseño definitivo del futuro centro. De esta tarea se encarga la empresa Elsa Urquijo, que ha trabajado antes para la Fundación Amancio Ortega, que será la que financie íntegramente este proyecto social, presupuestado en doce millones de euros.

El calendario que maneja el Gobierno gallego supondría que los trabajos de la nueva residencia de mayores se iniciasen en 2022. El plazo de ejecución de las obras se situaría entre 18 y 22 meses. Por lo tanto, en el mejor de los casos, el centro podría abrir sus puertas en 2023, ejercicio marcado por las elecciones municipales.

CARACTERÍSTICAS. El futuro geriátrico contará con 120 plazas y dará trabajo a 115 personas, algo más de lo previsto inicialmente.

La instalación contará con tres alturas. En el bajo se ubicarán las zonas públicas, los salones de convivencia, el comedor comunitario, la cafetería y las salas asistenciales y de terapia.

Las dos plantas superiores tendrán uso residencial, con habitaciones dobles e individuales con baño propio, así como zonas de estar para los usuarios. En el sótano se emplazarán los vestuarios para el personal y otros servicios.

Esta zona de A Eiriña, en la que en su día se prevía construir el nuevo centro de recursos educativos de la Once, un proyecto que frustrado por falta de fondos, ha sido objeto de otras promociones inmobiliarias. Las últimas fueron dos edificios de 40 y 26 viviendas.

La joya urbanística de la ciudad, valorada en cuatro millones de euros
La parcela de A Eirña está considerada como la joya urbanística de Pontevedra. El Concello valoró en cuatro millones de euros lo que costaría la compra de este solar, que se ha cedido a la Xunta para la residencia de mayores. No sin antes plantear otras localizaciones alternativas.

De hecho, en un principio, el centro iba a construirse en el parking disuasorio de A Parda, pero un acuerdo entre ambas administraciones permitió desbloquear la opción de A Eiriña, que fue la que siempre quiso el Gobierno gallego.

La residencia de Domusvi

Las obras de la nueva residencia de Domusvi en Loureiro Crespo terminarán en septiembre. El centro, de carácter privado, abrirá sus puertas a finales de año. Tendrá 118 plazas. 333 plazas en la actualidad Pontevedra tiene

333 plazas en residencias

136 de carácter público en Campolongo (que no están cubiertas al cien por cien y otras 197 de empresas privadas.

Las obras de la residencia de A Eiriña van a ralentí
Comentarios
ç