jueves. 04.03.2021 |
El tiempo
jueves. 04.03.2021
El tiempo

Las restricciones se amplían a Poio, Vilaboa y Lalín

Semáforo instalado en una playa marinense. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Semáforo instalado en una playa marinense. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Marín, con 19 brotes, podría ser el siguiente en ampliar las limitaciones

Poner un cerco al virus. Ese es el objetivo con el que el comité clínico anticovid ha ampliado las restricciones especiales a los municipios de Poio, Vilaboa, Lalín, O Rosal y A Guarda, en la provincia de Pontevedra, y A Laxe en A Coruña. La evolución ascendente de la pandemia en estos concellos ha sido el detonante para que la Xunta decidiese incluir entre los lugares con limitaciones desde la pasada medianoche. Al igual que Pontevedra, estos municipios verán ahora reducido el aforo al 50% en establecimientos comerciales, hosteleros etc, las reuniones a diez personas y la asistencia a grandes eventos a 60 personas si se celebran en interior y 150 en exterior.

El comité clínico valoró extender las restricciones a Marín pero finalmente se decidió no aplicarlas por ahora, porque la incidencia del virus no era tan grave. Las cifras mantienen igualmente en alerta a las autoridades sanitarias: 23 casos activos en lo que llevamos de septiembre (25 en total). "La tasa es alta y, de seguir en esta tendencia al alza, no se descarta que en próximas fechas también se puedan aplicar restricciones especiales", subrayó Álvarez Deza.

Los datos son reveladores. En la actualidad, el área sanitaria contabiliza 55 brotes de coronavirus, de los cuales el 63% se ha detectado en reuniones familiares y fiestas de amigos. La media de edad de las personas contagiadas se mantiene entre los 15 y los 25 años.

Por municipios, en Poio, según datos facilitados por la jefatura de Alertas Epidemiolóxicas del área sanitaria Pontevedra-O Salnés, son 21 los casos activos de covid, 19 de ellos detectados en lo que llevamos de septiembre.

Especialmente llamativo es el caso de Vilaboa, donde se contabilizan 37 afectados por coronavirus solo en los últimos diez días, mientras que desde el 2 de julio hasta el 1 de septiembre no se había producido ninguno. "Es una barbaridad. Semejante repunte está directamente relacionado con tres brotes perfectamente localizados: dos reuniones familiares (uno con 12 positivos) y la celebración de una comunión, con cinco casos», manifestó este viernes el responsable del Servizo de Alertas Epidemiolóxicas, Miguel Álvarez Deza, que apuntó que los demás son casos aislados.

En Lalín, cuyos ciudadanos son tratados en el área sanitaria Santiago-Barbanza, ya había trascendido que eran 48 casos los activos esta semana, entre ellos cuatro usuarios de la residencia de mayores DomusVi y cuatro empleados del centro. Otro de los brotes tuvo lugar en la Casa Consistorial, con al menos dos concelleiros afectados y varios trabajadores.

RESPONSABILIDAD. Tras conocerse la decisión de la Xunta de incluir a Vilaboa entre las restricciones especiales, su alcalde, César Poza, hizo un llamamiento a la "máxima responsabilidade e tranquilidade da poboación" y afeó al Sergas el modo en el que comunicó la nueva situación del municipio. Según Poza, "non é lóxico que o Concello teña esta comunicación ó mesmo tempo que os medios de comunicación". El alcalde criticó que "a información non está fluíndo como debería entre as diferentes administracións públicas".

En esa misma línea se manifestó la concelleira de Seguridade Cidadá de Poio, Marga Caldas, quien también echa de menos "que se nos proporcione máis información e datos actualizados". Aún así, muestra la total disposición del Consistorio poiense a colaborar con las autoridades sanitarias de manera paralela a las medidas que el Concello tomará "máis alá que as propostas pola Xunta" a partir de la semana que viene.

Las restricciones se amplían a Poio, Vilaboa y Lalín
Comentarios
ç