lunes. 27.09.2021 |
El tiempo
lunes. 27.09.2021
El tiempo

Un retorno a la normalidad entre el alivio, la división de opiniones y la polémica

La estampa dominante era de permanencia de la protección. RAFA FARIÑA
La estampa dominante era de permanencia de la protección. RAFA FARIÑA
Los pontevedreses se muestran precavidos y la mayoría opta por mantener la mascarilla, mirando de reojo al verano y a la vuelta del ocio y los festejos pero con el precedente de la campaña anterior muy presente 

Llevábamos meses escuchando maldiciones contra las mascarillas y las ansias que había por borrarla de nuestro vestuario. Pero cuando ha llegado la ocasión, los pontevedreses han priorizado la prudencia ante la comodidad y el primer día en que este complemento sanitario ya no era obligatorio al aire libre, las calles han mantenido la estampa habitual de los días precedentes.

La inmensa mayoría de los transeúntes prefieren apelar al sentidiño y se resisten a erradicar una protección que les ofrece garantía de salud, máxime en una época en la que el área sanitaria lidera los registros nacionales de nuevos contagios, a consecuencia del megabrote originado en Mallorca y que aún seguirá dando coletazos en los próximos días, según avanzan los expertos.

Fueron muy contados los casos de quienes desafiaban al riesgo y se acogían a la libertad que desde este sábado ha vuelto a otorgar el Gobierno. Un paulatino regreso a la normalidad que ha sido acogido por los ciudadanos con disparidad de opiniones.

CALLES DE LA CIUDAD_ Gente sin mascarilla por la calle_ Primer dia

Lucía Graña, una joven que observaba el escaparate de una de las franquicias de Benito Corbal, aseguraba el sábado al mediodía que ''yo seguiré llevando la mascarilla, porque no podemos pasar de la nada al todo de golpe, hay que ir poco a poco. Sobre todo ahora, con tantos contagios que estamos viendo cada día''.

De similar opinión era Juanjo Lamoso, un cuarentón que compartía con unos amigos unas consumiciones en los Soportales de A Ferrería pero no renunciaba al tapabocas. ''Me parece un poco precipitado quitarla, aunque solo sea para ir por la calle. Después de tanto tiempo, ya nos hemos acostumbrado a llevarla encima y si por esperar un poco más vamos a estar más tranquilos, pues esperamos, que no cuesta nada''.

A escasos metros, Conchi Méndez asentía con la cabeza mientras custodiaba a su nieta entre el aleteo de las palomas. ''Yo me la quitaré para ir por la calle, pero más adelante'', sentenciaba, tras apuntar que a pesar de ser asmática, ''prefiero estar segura''.

Y es que, en líneas generales, los ciudadanos aún guardan en la memoria la experiencia del pasado verano, cuando se lanzaron mensajes cargados de optimismo en la lucha contra el virus y en septiembre comenzaron unas oleadas mucho más expansivas y letales que la primera, fruto de la relajación de las medidas. 

CALLES DE LA CIUDAD_ Gente sin mascarilla por la calle_ Primer dia

VUELVE EL OCIO. Lo que ya no tiene marcha atrás, al menos de momento, es el retorno del ocio nocturno a partir del próximo jueves. Y lo hace con la opinión en contra de los expertos, que aconsejan aplazar la medida unos días hasta que el impacto del megabrote se vaya difuminando. Especialmente entre los más jóvenes, principales protagonistas de la diversión trasnochada y que se han convertido en los más vulnerables ante el coronavirus.

De forma paralela, las calles y plazas de la Boa Vila también recuperarán este verano parte de la esencia festiva anterior a la pandemia. Mientras continúa en el aire el retorno de las atracciones feria y de las corridas de toros, los que ya están confirmados son los eventos al aire libre (cine, folk, jazz, magia...), en lo que será una versión light de las fiestas de San Bieito y de Santiaguiño do Burgo.

Sin las citas gastronómicas pero con más música y mejores playas fluviales 

Los concellos de la comarca combinan en distintas dosis dos de los principales ingredientes que se han cosechado en 2020: experiencia y prudencia. Con ese cóctel, entre los municipios que rodean Pontevedra hay gran variedad de casos: desde Vilaboa, que ha renunciado a todo evento festivo, salvo en sus versiones reducidas, o el de Barro, que decidió cancelar la Festa do Viño, pero apoyó la creación de una semana para degustar los caldos en los locales, hasta Poio, el concello con más empuje turístico de la comarca, que ha retomado su programación de San Xoán con un modelo sin hoguera, pero con conciertos con aforo, sillas, y distancia de seguridad.

La Concellería de Festexos está preparada para imprimir ritmo a la vida cultural a medida que avance el verano. Todavía no se ha presentado la programación, pero ya se sabe que habrá más citas musicales en distintos emplazamientos al aire libre y que volverán la Festa do Mar y la Festa da Ameixa, aunque se descartan, de momento, las facetas gastronómicas de ambas.

El Concello también recuperó parte de la larga lista de actividades de ocio y conciliación para los más pequeños, -también con límite de plazas y otras condiciones- y las iniciativas de asociaciones también vuelven a tener peso, de modo que este año se volverá a organizar el Armadiña Rock, los días 20 y 21 de agosto.

Ponte Caldelas tampoco quiere quedarse atrás en la senda de la recuperación y para eso ha apostado por repetir, desde el viernes, su Noites de Terraza. Un formato que cambia grandes fiestas por cerca de 40 actuaciones en la Alameda los viernes y sábados, así como sesiones vermut los domingos de agosto.

Se trata de disfrutar desde las terrazas de los locales hosteleros de la zona. En cuanto a las playas, destaca el esfuerzo de los concellos del interior por poner a punto cerca de una decena de playas fluviales, que ya el año pasado fueron una alternativa a la masificación de la costa.

O morrazo: recupera con precaución sus fiestas grandes e incrementa el servicio en sus arenales

El verano de 2021 supone un paso adelante en la vuelta a la ansiada normalidad. Manteniendo la prudencia de la temporada anterior, el Concello de Marín vuelve a apostar este año por el pequeño formato en su programación cultural, que recupera sin embargo la esencia de los años de la pre-pandemia.

Con más de 50 actuaciones durante julio y agosto, la novedad más importante serán las ansiadas Festas do Carme, los días grandes de la localidad, que retomarán los conciertos de mayor formato tras el éxito de la verbena piloto que acogió el pasado día 19.

En Bueu, los días festivos del Carmen se volverán a celebrar con la tradicional Semana Mariñeira y ponen la vista en su afamada Festa do Polbo, que se tratará de retomar en pequeño formato. En cuanto a las playas, los Concellos apuestan por incrementar servicios en sus arenales y poner en marcha aquellos que se cancelaron para evitar contagios, como las duchas, los lavapiés y los baños en Marín.

O Salnés y Caldas: Hacia la normalidad en las playas, pero con un calendario festivo limitado y aún por definir 

Los gobiernos locales de los municipios situados en la Ría de Arousa ponen todo a punto con la finalidad de que el verano recién estrenado se parezca lo máximo posible al del año 2019. Otra cosa es el calendario festivo, que estará limitado, y la celebración de algunos eventos no está confirmada actualmente.

Aquellos que visiten Sanxenxo van a encontrarse con la Praia de Silgar de toda la vida, una vez retiradas las estacas que delimitaban el aparcelamiento. El servicio de socorrismo y salvamento será el habitual (como sucede en O Grove, Vilagarcía, Vilanova o A Illa de Arousa), y otra novedad serán los nuevos kioskos.

Otra cosa son las fiestas. La de Albariño contará con conciertos pero no con casetas ni desfiles, y la del Marisco, en O Grove, está pendiente de confirmación. Este año tampoco habrá PortAmérica en Caldas de Reis. Vilagarcía todavía no anunció sus intenciones con respecto a la Festa da Auga. 

Incógnitas sobre cuándo usar o quitar la mascarilla
El nuevo escenario previsto por el Gobierno ha generado no pocas dudas e inseguridades en la ciudadanía sobre las situaciones en las que seguirá siendo obligatorio el uso del tapabocas y en las que ya no.

No será obligatoria...

Cuando estemos al aire libre siempre y cuando mantengamos la distancia interpersonal de 1,5 metros. Si vamos con convivientes no hace falta llevar mascarilla ni guardar la distancia de seguridad. -en los camarotes de los barcos, ni en la cubierta cuando se pueda mantener el metro y medio de separación. -en los centros de mayores donde más del 80% de los usuarios estén vacunados.

Sí será obligatoria...

En el interior de los locales de hostelería y restauración, comercios, bibliotecas, etc. -en eventos multitudinarios aunque sean al aire libre y haya aglomeraciones. -en las residencias de ancianos o de discapacitados. -para los trabajadores esenciales en cuyas empresas no se haya alcanzado el 80% de la vacunación. -en el transporte público, como autobuses, trenes, metros, aviones o taxis. 

Un retorno a la normalidad entre el alivio, la división de...
Comentarios
ç