Revientan la puerta de un establecimiento con dos vigas de dos metros para robar

El servicio de limpieza de una tienda de informática de Cruz Gallástegui puso en fuga al ladrón, detenido por la Policía Nacional
La Policía halló las dos vigas de madera con las que había sido forzada la entrada del local. CNP
photo_camera La Policía halló las dos vigas de madera con las que había sido forzada la entrada del local. CNP

En uno de los entornos más vigilados de la Boa Vila, la calle Cruz Gallástegui, a pocos metros de la entrada de vehículos de la Comisaría Provincial de Pontevedra, un amigo de lo ajeno intentó llevar a cabo un espectacular robo. Lo hizo tras poner sus ojos en una tienda especializada en la venta de electrodomésticos, telefonía móvil y productos informáticos del céntrico vial, en la confianza de que, al disponer de una puerta de cristal, podría acceder al interior por la fuerza.

En su plan estaba el uso de dos grandes vigas de madera, de más de dos metros de largo cada una de ellas, para llevar a cabo la maniobra de forzamiento del acceso principal del establecimiento. Para ello, en horas aún de la madrugada, el investigado consiguió introducir ambos puntales en el hueco entre la puerta y el escaparate y, tras hacer efecto palanca, logró que el anclaje de la entrada saltase por los aires. Sin embargo, no contó con que testigos se habían percatado de sus intenciones, tanto vecinos como los encargados de la limpieza del local comercial, que estaban llegando al lugar de lo sucedido en ese mismo instante.

No llegó lejos

Los miembros de la Comisaría Provincial, cuya sede, como se ha dicho, se encuentra a apenas unos pasos de lugar de los hechos, llegaron rápidamente. El sospechoso había huido a la carrera al verse descubierto, pero no fue demasiado lejos. Fuentes oficiales de la Policía Nacional de Pontevedra destacan que fue detenido pocos instantes después cuando aún se encontraba en las inmediaciones.

Lo ocurrido, pues, se quedó en un susto para los que lo presenciaron y para los responsables del local comercial. El identificado, tras pasar por los calabozos de la Comisaría, fue puesto a disposición de la autoridad judicial.

Comentarios