La revolución TIC, asignatura pendiente del feminismo

Preocupación en las empresas tecnológicas de la provincia ante la falta de mujeres en el sector, porque impacta negativamente en los resultados ► Ellas suman el 23% de la matrícula de las ingenierías de la UVigo, que junto a Indra impulsa un programa de captación de alumnas
La UVigo entrega el Premio Uviguala 2024 a Elas Fan CienTec. DUVI
photo_camera La UVigo entrega el Premio Uviguala 2024 a Elas Fan CienTec. DUVI

"Si haces una búsqueda de la palabra matemáticas en Google verás que salen imágenes de niñas poniendo caras muy extrañas", dice la profesora de Enxeñería de Telecomunicacións de la UVigo Soledad Torres.

La percepción social es, según un informe de la Unesco, solo una de las causas de que la matrícula de mujeres en las carreras STEM (por sus siglas en inglés Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) sea reducida y, como consecuencia, los trabajadores de las empresas tecnológicas también son mayoritariamente varones. "Hay todo un universo abundante y complejo de influencias que tienen que ver con la escasa vocación tecnológica entre las mujeres", sostiene la doctora en Telecomunicaciones de la UVigo.

Un informe del Observatorio de Igualdade da UVigo de 2023 recoge que aunque las mujeres son mayoría entre los estudiantes matriculados en estudios de grado, con un porcentaje del 51,9% de un total de 15.857, su presencia en las carreras más técnicas es muy inferior a la de sus compañeros.

Ellas son más numerosas en las áreas de ciencias sociales, ciencias de la salud y de las artes y las humanidades. En cambio, su presencia se reduce significativamente en el área de ingeniería, que es la preferida por los estudiantes masculinos. En términos porcentuales, las mujeres representan el 79% de las matrículas en ciencias de la salud, el 70% en artes y humanidades y el 61% en ciencias sociales.

En las titulaciones del área de ciencias la cuestión es más igualitaria, el 54% de la matrículas son femeninas. Por el contrario, en el las ingenierías se reducen hasta el 23% y en informática todavía baja hasta el 13%.

Si en lugar de grados se observa la matrícula de máster, se repite la tendencia de las titulaciones, con un mayor porcentaje de mujeres en artes (71,4%) y se reduce al 65% en ciencias sociales. En las ingenierías sube hasta el 24,7%.

"La presencia de mujeres en el ámbito de las TIC es muy reducida y la tendencia no es a mejor", constata Soledad Torres.

Empresas del sector tecnológico han dado a conocer su preocupación ante la escasa presencia de mujeres en sus plantillas por lo que participan en las campañas de captación de alumnas con la propia Universidad. "La falta de mujeres en el sector tecnológico tiene un impacto negativo en sus negocios, y vemos que cada vez las empresas se involucran más y nos ayudan a la universidad a la promoción", explica Torres.

Es el caso de la Cátedra Indra-UVigo, que nace de la colaboración entre la institución académica y la empresa global de consultoría y tecnología para impulsar el Plan de Difusión y Captación de la ETT que pretende fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas entre el alumnado más joven. "Estamos yendo a los institutos, pero también a Primaria y esta empresa cofinancia los talleres que llevamos a cabo para animar a las alumnas a seguir el camino tecnológico y científico", añade la doctora en Telecomunicaciones.

El sector de la alta tecnología

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2021 los sectores de alta y media tecnología emplearon a un 7,6% del total de ocupados de la economía española y solo el 29% fueron mujeres. En todas las ramas de actividad de los sectores de alta tecnología existe mayor representación de hombres.

"La mujer está muy infrarrepresentada en el sector. Además, buena parte de las mujeres que están en las TIC están en los departamentos de comunicación o en recursos humanos así que las estadísticas tampoco son precisas", sostiene la profesora de Teleco. "Es difícil mejorar los números en las empresas si no se mejora antes la matrícula", añade Soledad Torres, que señala que también se produce "un cierto abandono" en la carrera profesional por cuestiones como la conciliación. "No se valora adecuadamente el talento femenino", advierte.

Un cambio que debe llegar desde todos los ámbitos

Para modificar esta tendencia y que la igualdad llegue también a las TIC, la solución debe llegar desde todos los ámbitos, señalan desde la UVigo. "Todo el mundo tiene deberes: las empresas tienen que traer más talento. Las mujeres que tienen formación en TIC aprenden a valorar políticas de conciliación. Ahí es importante que mire no solo si una empresa tiene plan de igualdad sino comprobar si es papel mojado o realmente se están llevando a cabo las acciones que contempla el Plan de Igualdad. También los procesos de selección y promoción han de ser transparentes", dice la docente.

Por otra parte, las universidades deben "incorporar contenidos de género transversal en todas nuestras promociones". Y tanto en la escuela, como en casa o desde los medios de comunicación "es fundamental que se les diga a las chicas: Sí, tú puedes, claro que esta tecnología es para ti aunque no te dediques, sí que es para ti".

Ellas representan un 22% del sector de la inteligencia artificial

A nivel global las mujeres representan solo un 22% de los profesionales que trabajan en el campo de la Inteligencia Artificial. Según la Unesco, esta impulsa la Cuarta Revolución Industrial y, al mismo tiempo, enfrenta un déficit de capacidades. "La tecnología está reformulando el mundo en que vivimos. Nosotras necesitamos estar ahí para aportar nuestro punto de vista. Además, económicamente supondría un crecimiento del PIB importante en Europa porque no tenemos el número de graduados suficientes. Estamos excluyendo al 50% del talento o accediendo en unos porcentajes muy pequeños", subrayaba recientemente la presidenta de la Asociación Española de IA y catedrática en la UDC, Amparo Alonso. Los expertos alertan además de que los algoritmos de IA se entrenan con datos del mundo real, por lo que pueden heredar los sesgos. Según un informe de la compañía Datarmony de soluciones tecnológicas, uno de los roles que ha experimentado un mayor avance en cuanto a representación femenina es el de desarrolladora o programadora de software.

Comentarios