El Río Verbena Fest hace vibrar a la ciudad

Villano Antillano, Ayax e Hijos de la Ruina fueron los grandes triunfadores de un evento que atrajo a unas 4.000 personas
(_G4A5676.JPG) Verbena Fest Concierto de Villano Antillano
photo_camera El público en el Río Verbena Fest.GONZALO GARCÍA

La música urbana triunfa en Pontevedra y prueba de ello es el éxito conseguido el sábado en el Río Verbena Fest. Un evento que se celebró en los antiguos terrenos de Tafisa y que consiguió atraer a unas 4.000 personas en su primera edición, según la organización. Un elevado dato que podría indicar que este evento llegó para quedarse.

La programación arrancó a las 17.30 horas con el concierto de Thom Archi. Esta primera actuación sirvió para que el público se fuese acomodando y habituando con el recinto. Tanto con la zona de bebida y comida, donde había un servicio de foodtrucks y se ofrecían opciones veganas y sin gluten, como con el stand de merchandising y, por supuesto, el escenario. Allí, el joven artista nacido en Inglaterra dejó claro cuál es su estilo, ofreciendo una música fresca, con influencias del pop y del hip-hop.

(_G4A4834.JPG) Verbena Fest Concierto Maikel Delacalle fotos tambien de publico y ambiente
Concierto Maikel Delacalle. GONZALO GARCÍA

 

A partir de las 18.30 horas el festival empezó a coger forma. Maikel Delacalle era sin duda uno de los platos fuertes de este sábado, y eso se notó en las personas que comenzaron a acercarse a la zona del concierto pocos minutos antes de su espectáculo.

Los asistentes vibraron al ritmo de canciones como Latinoamericana, Amuleto, O No ‘Or Nah u otras colaboraciones como la canción que el artista canario interpreta junto a Rels B, Girlfriend. Tras él llegó el momento de la música más alternativa con Sila Lua. La cantante madrileña encandiló al público con su electrónica experimental anglosajona y con éxitos como Dímelo o Tanta Vida.

Público durante el concierto de Maikel Delacalle. GONZALO GARCÍA
Público durante el concierto de Maikel Delacalle. GONZALO GARCÍA

 

Con el final de esta actuación, se subió al escenario el primer DJ del cartel, DJ More Amore para poner más ritmo a la jornada.

Y cuando el reloj pasaba de las 21.00 horas llegó otro de los momentazos del día. Nadie del público, ni los pontevedreses ni las cientos de personas que llegaron desde otros puntos de Galicia y del país, quiso perderse la siguiente actuación. Villano Antillano saltaba al escenario en medio de aplausos y una fuerte ovación, y es que esta era su primera vez en Galicia y eso, indudablemente, se notaba en el ambiente. Así, se llevó numerosos aplausos, uno de los más ensordecedores cuando gritó "viva la transexualidad".

Toda la actuación de la rapera engatusó a los asistentes gracias a canciones como Mujerón, una colaboración con Ptazeta. Aunque sin ninguna duda, y como era de esperar, el momento culmen del show llegó cuando la puertorriqueña interpretó la BZRP Music Sessions #51. Todas las personas que estaban disfrutando del espectáculo cantaron al unísono el popular M-A-L-A-M-I-A, I-A, mala mía. Este fue uno de los momentos que quedará para el recuerdo de todos los que acudieron a esta primera edición del Río Verbena Fest.

(_G4A5729.JPG) Verbena Fest Concierto de Villano Antillano
Villano Antillano. GONZALO GARCÍA

 

DJ G.Rich fue el encargado de mantener el subidón que había en el público hasta que, a las 22.30 horas llegó otra de las actuaciones más esperadas de este festival. Uno de los mayores referentes del rap de nuestro país, Ayax aterrizaba en Pontevedra y lo hacía repasando, con su increbíble voz rasgada, lo mejor de su trayectoria, tanto en solitario como con Prok.

Y cuando el joven granadino se despidió del público, DJ N.Skillzz tomó los mandos para seguir animando al público ante lo que quedaba por llegar, el mejor broche de oro que podía tener un festival de estas características.

Hijos de la Ruina ofrecía su último concierto como grupo, y eso era un elemento clave para atraer al público. Y, lógicamente, así fue.

A la tumba, Platos rotos, Más alcohol, Hasta que salga el sol o Sudores fríos eran algunas de las canciones más esperadas y eso se notó en la capacidad que tuvo el grupo para hacer cantar a todo el público.

Tras esta maravillosa despedida, Groove Amigos se encargó de cerrar el festival hasta casi las 03.00 horas.

Comentarios