Rúa do Rouco, la antigua calle del Diario

En esta vía se instaló durante casi 40 años la sede Diario de Pontevedra. Actualmente hay una tienda de deporte, una librería, una panadería, una cristalería y un restaurante chino

Uniendo la Praza de Barcelos y la Rúa Cobián Roffignac, se encuentra la Rúa do Rouco. Una vía de apenas 100 metros de longitud que fue trazada en el año 1928 con el objetivo de comunicar el campo de la feria con la otra zona de la ciudad gracias a la cesión de los terrenos por parte de Casimiro Gómez. Desde su nacimiento, la calle cambió dos veces de nombre. Al principio era conocida como Secundino Esperón y a finales del siglo XX se le cambió esta denominación por la de Hermanos Vázque z Lescaille.

Este nuevo nombre, tal y como recuerdan en la página web callesdepontevedra.blogspot.com, "le duró muy poco, ya que en 2002 se rebautizó finalmente como calle de O Rouco en referencia al viejo camino que discurría paralelo a la muralla medieval".

El cambio de denominación generó un gran debate en la Corporación municipal. El 25 de octubre de 2002 el Gobierno local, liderado por el alcalde Miguel Anxo Fernández Lores, llevó a Pleno la renovación de una gran parte del callejero de la ciudad. Una decisión consensuada por el BNG y el PSOE y que contó con el voto en contra del PP. En aquel momento, el concelleiro de Cultura, Luis Bará, justificó el cambio de nombres en cinco calles "por estar relacionados co período histórico do levantamento militar da guerra do 36 e a represión daquela tráxica etapa". Algo que no gustó a una parte de la ciudadanía.

En esta calle se instalaron también negocios emblemáticos en la ciudad. De hecho, Correos convirtió uno de sus bajos en su sede provisional durante las obras de restauración de su edificio en la calle de la Oliva.

Durante décadas esta vía era conocida popularmente como "la calle del Diario", ya que allí se ubicó, desde 1963 hasta el 2001 la sede de Diario de Pontevedra.

Negocios

En la actualidad, es más una zona residencial que comercial ya que tan solo hay cinco negocios en este entorno. Encabezando la calle, en el cruce con Cobián Roffignac, se encuentra la Libraría Espazo Lector Nobel de Pontevedra. Un negocio que abrió hace casi una década. Una de sus empleadas, Lorena Abalde, asegura que "es una calle muy transitada, tanto de gente paseando como de coches. Al ser la paralela de Benito Corbal y como esta es solo peatonal, por aquí pasa muchísimo coche, sobre todo los que vienen del parking de Barcelos".

El entorno, añade, "está mejorando mucho desde que están llevando a cabo obras por la zona. Ampliaron las aceras y ahora están actuando en la plaza. Creo que todos estos cambios le están viniendo muy bien".

Y a pesar de que "es una vía muy céntrica y que tiene un buen espacio para pasear", lo cierto es que Abalde también destaca algo negativo: "No hay sitio ni para parar cinco minutos con el coche", resalta la trabajadora.

                      Imagen de los comerciantes de la calle.
Imagen de los comerciantes de la calle. GONZALO GARCÍA

Justo en frente de este negocio se encuentra la tienda Décimas, que abrió sus puertas en diciembre de 2016. "Es una calle céntrica y tiene bastante movimiento", afirman sus empleados.

"Las obras que están haciendo en la Praza de Barcelos a nosotros no nos afectan, lo único por suciedad y atasco pero la clientela es la misma", añaden.

Continuando la calle se encuentra la Cristalería Kameselle y el Restaurante Asiático Osaka Sushi, que abrió sus puertas en el año 2019.

El recién llegado es Marcelino Filgueira, que abrió su negocio, Meu Bakery and Coffee, la semana pasada. El empresario explica que "las expectativas en esta zona son muy buenas".

"Al reformarse la zona, yo creo que este entorno va a tener muy buen ambiente. Es verdad que es una calle que está un poco desviada del centro comercial de Pontevedra pero es casi peatonal y es una vía que siempre tiene mucha gente y mucho movimiento", afirma.

Filgueira está "realmente sorprendido" con el ambiente que tiene la zona. De hecho, él mismo reconoce que "no sabía que era una calle tan concurrida hasta que abrí. Antes en mi bajo había un negocio similar y por eso decidí apostar por este entorno".

Comentarios