Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

Lo saca a bofetadas de un pub para robarle la cazadora y cobrarse una deuda de 50 euros

Detenido otro individuo por golpear de madrugada un vehículo e intentar agredir a varios agentes de la Policía Local

Las madrugadas de los últimos días dejaron dos incidentes violentos que se saldaron con sendos detenidos. El primer caso ocurrió a las 4.30 horas del viernes, cuando un joven interceptó una patrulla de la Policía Local para denunciar que acababa de ser agredido y robado, y que el autor aún seguía dentro del pub del que lo sacó a bofetadas.

Según explicó la víctima, de 46 años, se encontraba tomando una copa en compañía de un amigo, de 31 años, cuando un chico de 25 años -al que dijo conocer solo de vista- irrumpió en el local y, sin mediar palabra, le propinó varias bofetadas a su acompañante, al que sacó al exterior por la fuerza, para seguir agrediéndole.

A los pocos minutos, regresó al pub y repitió la agresividad con el denunciante, al que golpeó en el pecho y en la cara, para quitarle a continuación una cazadora, en cuyo bolsillo llevaba 50 euros.

Cuando los agentes acudieron al pub, se cruzaron a la salida con el agresor, que llevaba puesta la prenda sustraída. El joven reconoció punto por punto la versión de las víctimas y la justificó porque le debían 50 euros desde hacía tiempo y, como no era capaz de cobrar la deuda por las buenas, decidió tomarse la justicia por su mano.

Fue detenido y trasladado a Comisaría por un presunto delito de lesiones y otro de robo con fuerza.

SEGUNDA AGRESIÓN. El segundo suceso se produjo el domingo de madrugada. Sobre las 7 horas un repartidor de prensa alertó a la Policía Local de que un chico joven, alto, moreno y con una sudadera se había colocado en medio de la calle en la zona de Valdecorvos y, sin más ni más, comenzó a golpear el capó y los cristales de un turismo.

La patrulla desplazada al lugar efectuó una batida por la zona y localizó en la calle José Malvar a un joven en compañía de una chica y que encajaba con la descripción facilitada por el repartidor, quien acudió al lugar al rato y ratificó la identificación.

Sin embargo, el muchacho, de 22 años, se mostró muy agresivo y violento, según explica la Policía Local, hasta el punto de que recibió a los agentes a empujones e intentó propinarles varios puñetazos, sin llegar a conseguir su objetivo.

Los funcionarios tuvieron que solicitar refuerzos y solo así consiguieron reducir al agitado joven, que continuaba lanzando patadas y puñetazos hasta que fue finalmente detenido.

Lo saca a bofetadas de un pub para robarle la cazadora y cobrarse...
Comentarios