"Para salvar el modelo Europa, hay que despojarse de las gafas eurocéntricas"

Durante la pandemia se hicieron más evidentes que nunca las debilidades de la Unión Europea. Ante esto, y ante las necesidades que ha puesto sobre la mesa la invasión a Ucrania en el ámbito de la defensa, Manuel Blanco Desar asegura que "no podemos vivir en la ficción de que somos una potencia" y apuesta por la creación de una federación europea
Manuel Blanco Desar, ayer, antes de la presentación de su libro 'Fraternidad europea'. RAFA FARIÑA
photo_camera Manuel Blanco Desar, este lunes, antes de la presentación de su libro 'Fraternidad europea'. RAFA FARIÑA

"Alentar a los ciudadanos europeos de que creer que todo va a seguir como hasta ahora es una ficción". Ese es el objetivo principal del escritor Manuel Blanco Desar con su libro Fraternidad europea. Una obra que fue presentada ayer en la Facultad de Dirección e Gestión Pública de Pontevedra.

¿Cuándo y con qué finalidad surgió este ensayo?
Es un libro europeísta que fue escrito durante los primeros meses de la pandemia. El motivo de reflexión del libro es tratar lo rezagada que está quedando Europa en muchísimas áreas, como la científica, la tecnológica y la industrial, y hablar de lo que esto puede suponer para el sostenimiento del modelo social europeo. Una de las condiciones indispensables para mantener el ritmo de la carrera frente a otras potencias económicas es integrar más Europa, y esto solo se puede hacer mediante una unión federal. En los últimos años, Europa se ha quedado muy atrás en cuanto a patentes industriales a nivel internacional y todavía avanza por la inercia de los años anteriores, pero el ritmo cada vez es menor. El libro habla de que tenemos que superar el eurocentrismo, el libro es europeista pero para salvar el modelo Europa, hay que despojarse de estas gafas eurocéntricas que nos hacen ver el mundo con el cristal europeo, porque el mundo actual no se parece absolutamente nada al que conocieron los padres fundadores de Europa.

"Una de las condiciones indispensables para mantener el ritmo de la carrera frente a otras potencias económicas es integrar más Europa, y esto solo se puede hacer mediante una unión federal"

Esa incapacidad de Europa de la que habla en su libro, se hizo aún más evidente durante la pandemia.
La pandemia fue como la caída del caballo de San Pablo. Yo reflexioné mucho sobre el tema de por qué no podíamos abastecer rápidamente a toda nuestra población de los elementos de protección, como las mascarillas o los respiradores. Esto había que traerlo a toda pastilla de Asia. Entonces, cuando empiezas a ver eso, te das cuenta de que también ocurre en otras áreas, como en la informática, que en Europa prácticamente no existe.

En este sentido, usted defiende que el motor económico de Europa está cada vez más rezagado.
Europa vive del turismo, vivimos de enseñar las glorias de nuestro pasado, un poco de la industria del automóvil, que se está quedando obsoleta; y claro, nuestras universidades no generan suficientes titulados en las nuevas disciplinas del saber y de la ciencia para remontar la situación en la que estamos. A mí me da la sensación de que la sociedad europea vive en un constante carpe diem y no se da cuenta de que necesitamos que nuestro motor económico esté al nivel de la liga mundial.

"La sociedad europea vive en un constante carpe diem y no se da cuenta de que necesitamos que nuestro motor económico esté al nivel de la liga mundial"

En su libro habla de que la solución a esta problemática debe pasar por actualizar el modelo de Europa. 
Sí, pero para eso hay que cambiar los fundamentos, porque nuestro modelo europeo está basado en la cooperación entre estados, y el modelo federal es similar al Norteamericano. Por ejemplo, en el ámbito de la defensa, ahora con la guerra de Ucrania estamos viendo que hay un llamamiento a incrementar los gastos militares, y eso es como tirar agua al océano, porque mientras no tengamos un ejército europeo integrado, nunca vamos a tener la capacidad de disuasión que tienen otras potencias. Si queremos tener cierto peso en el mundo, en el ámbito de la defensa no queda más remedio que la integración y construir un ejército federal.

"Si queremos tener cierto peso en el mundo, en el ámbito de la defensa no queda más remedio que la integración y construir un ejército federal"

Como alternativa a esa integración federal de todos los estados de la Unión Europea, usted apuesta por la unión entre España y Portugal.
Así es, propongo la unificación ibérica federal como una alternativa si no se consigue esa integración federal de todos los estados de la Unión Europea a la vez. Un ejemplo de algunas de las ventajas que esto traería es que cuando se intervino en la crisis de 2008 a Portugal, la Troika le impuso unas condiciones abusivas para acceder al rescate financiero del 2011. Fue así porque Portugal es un estado pequeño, si fuera un estado más grande y con mayor peso socioeconómico, no se llegaría ni de lejos a estas condiciones tan duras y tan severas.

"Propongo la unificación ibérica federal como una alternativa a la integración federal de todos los estados de la UE"

Uno de los graves problemas de ambos países es el envejecimiento de sus poblaciones. De hecho, en su obra Una sociedad sin hijo habla de que la demografía gallega se parece a la que deja una guerra.
La distancia que hay entre la gente joven, en términos de volumen y de porcentaje, y la gente de una edad provecta, cada vez es mayor. Cada vez va a haber menos jóvenes que van a tener que sostener con sus salarios y cotizaciones a una masa mayor de gente. Por eso digo que si queremos mantener nuestro modelo de Estado de bienestar, no queda otra que integrar más Europa. No podemos vivir en la ficción de que somos una potencia científico-técnica cuando los datos internacionales nos dan de bruces con la realidad. O nos adaptamos o nos dejamos llevar.

"No podemos vivir en la ficción de que somos una potencia científico-técnica cuando los datos internacionales nos dan de bruces con la realidad"

Comentarios