Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

Sergio Fariña: "Las vacaciones en Pontevedra me hicieron cicatrizar la herida"

Sergio Fariña. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Sergio Fariña. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El restaurador pontevedrés se convirtió en un héroe al enfrentarse a uno de los terroristas del atentado de Londres ►El domingo recibe la Medalla de Plata de la Asociación Dignidad y Justicia

Sin miedo ni rencor. El pontevedrés Sergio Fariña recuerda un año después el día en que se enfrentó a un terrorista en el atentado de Borough Market para defender a quienes se refugiaban en su local

¿Cómo está Londres un año después del atentado?

Hay más medidas de seguridad, más presencia policial por la zona en donde fue el atentado. No solo hay agentes uniformados, sino que también los hay que van vestidos de paisano. Además, hay una comunicación más fluida entre nosotros, los propietarios de los negocios de la zona, y la Policía. Cuando hay grandes eventos, como en la boda del príncipe Harry, se nota que hay mucha seguridad.

"No vivo en un estado de pánico, pero algo ha cambiado con respecto a antes"

¿Nota que la gente tiene miedo?

No. Por lo menos yo, a nivel personal, no lo tengo. Lo que me pasa es que me sobresalto más y me quedo con detalles en los que antes no me fijaba, pero supongo que son secuelas de lo que viví. Estoy un poco más alerta de ciertas cosas que no solían preocuparme, como que una persona vaya muy abrigada en el metro cuando hace calor. También me fijo en las sirenas que suenan y me pregunto qué estará pasando cuando escucho una. No vivo en un estado de pánico, pero algo ha cambiado con respecto a antes.

"Los días después del atentado el restaurante estuvo cerrado diez días. Luego hicimos la apertura todos los negocios de la zona juntos a la misma hora"

¿Cómo recuerda el día del atentado después de este tiempo?

Lo recuerdo tal y como sucedió, no me he olvidado de nada. Hace un par de semanas estuve en una fiesta de cumpleaños y alguien trajo unos globos. Al explotar uno de ellos a mí se me saltó el corazón. Creo que ahora manejo de una forma diferente las situaciones de peligro. Mi primera reacción es acordarme de aquel día, pero no es nada con lo que no pueda vivir. Sí pasé una temporada mala los dos primeros meses tras el atentado. No podía dormir, cerraba los ojos pero solo conciliaba el sueño durante dos o tres horas como mucho. Lo que me ayudó mucho fue poder viajar a casa y estar con mis padres y el resto de la familia. Ahí conseguí conciliar el sueño y olvidarme un poco de lo ocurrido.

¿Tuvo que pedir una baja?

No me hizo falta. Los días después del atentado el restaurante estuvo cerrado diez días y yo estuve al frente. Luego hicimos la apertura todos los negocios de la zona juntos a la misma hora. Al los pocos días, cuando el personal estaba bien y se había incorporado al trabajo, me fui cinco o seis días a casa. Ellos (su familia) estaban tan necesitados como yo de verme. Eso fue en julio y luego, en agosto, ya tenía previsto coger vacaciones para estar con mi familia gallega y mi otra familia turca, por parte de mi mujer. Ese mes en Pontevedra me hizo cicatrizar la herida.

"Evito todo tipo de entrevistas en Londres porque no quiero vivir expuesto a que alguien quiera vengarse"

Y fue homenajeado por el Concello de Pontevedra. ¿Recibió algún otro reconocimiento?

Me dieron un diploma. Fue una distinción que me entregaron los tres cuerpos de Policía que trabajan en Inglaterra. También tuve mucha ayuda del cónsul español en Reino Unido. A nivel personal me ayudó muchísimo, estuvo en contacto conmigo durante todo el tiempo, vino a verme y se mostró muy cercano siempre.

¿Cómo sientan estos reconocimientos?

Muy bien. Sobre todo porque mi padre y mi madre se llevan una alegría con estas noticias y han pasado unos años malos. Me enorgullece verlos contentos y conseguir que se puedan evadir del día a día con estos detalles. Uno de los motivos por los que más feliz estoy es por ver su alegría. Por otro lado también evito todo tipo de entrevistas en Londres porque no quiero vivir expuesto a que alguien quiera vengarse. Por eso no doy entrevistas ni salgo en los medios de comunicación ingleses. En España no me importa porque sé que el vídeo del momento del atentado se hizo viral y es normal que los medios se interesen por hablar con la persona cuando pasan estas cosas.

"Hay clientes que se hicieron habituales por todo lo que pasó"

Pero en Gran Bretaña esa imagen también fue viral, ¿no?

Si, al día siguiente del atentado tenía un montón de llamadas de teléfono de medios de comunicación que querían hablar conmigo. Yo lo desconecté porque no me interesaba hablar con nadie y las pocas llamadas que contesté fue para decir que no iba a conceder ninguna entrevista. Yo quiero llevar el restaurante al margen de todo lo que pasó y tener una vida normal.

¿Hay gente que va al restaurante y lo reconoce?

Muchísima. Algunos me lo dicen y otros se lo dicen al personal. También hay personas que vienen y me piden que les deje darles un abrazo. También hay clientes que se hicieron habituales por todo lo que pasó. Además, la gente que estaba aquel día en el local también me hizo alguna visita poco después del atentado e intercambiamos algún e-mail.

Sergio Fariña: "Las vacaciones en Pontevedra me hicieron cicatrizar...
Comentarios