martes. 30.11.2021 |
El tiempo
martes. 30.11.2021
El tiempo

Solo un 1% de las bodas en la provincia en el arranque del año fueron por la iglesia

undefined
Una pareja celebrando su enlace civil en O Casal de Ferreirós. RAFA FARIÑA
Las celebraciones religiosas pierden cada vez más adeptos: si en 2015 se casaron así el 26% de parejas pontevedresas, en 2020 solo lo hicieron el 9% y este año la caída es aún más drástica

Las bodas civiles acaparan cada vez mayor peso entre las parejas que deciden darse el sí quiero. La tendencia no es nueva, pero en la provincia de Pontevedra la diferencia entre este tipo de celebraciones y las que se llevan a cabo por la iglesia se ha ido haciendo realmente acusada, hasta el punto de que en el primer trimestre de este año, solo un 1% de las bodas realizadas fueron oficiadas por un sacerdote católico.

Así lo muestran los datos publicados por el Instituto Galego de Estatística (IGE), según los cuales entre enero y marzo se celebraron en la provincia 388 casamientos, de los cuales 384 fueron de tipo civil y solo cuatro religiosos.

Aunque la mayor parte de las parejas no eligen esos meses invernales para pasar por el altar, sino principalmente agosto, septiembre y octubre, la tendencia en el verano sigue siendo la misma y llama la atención cuando se compara con años anteriores.

Las parejas se casan cada vez más tarde. En el primer trimestre de 2021 la franja de edad con más casamientos fue la de 35 a 39 años 

Si en todo 2015 el 26% de los matrimonios celebrados en este territorio fueron por el rito católico, solo cinco años después ese porcentaje se redujo al 9%.

En 2020 la pandemia provocó un descenso en el número de bodas, pero aún así en la provincia se celebraron 2.055 y, de todas ellas, únicamente 187 fueron por la iglesia. El año anterior, antes de que llegase el covid-19, se habían oficiado 3.345 casamientos y solo el 16% habían sido católicos.

Además de la brecha cada vez mayor entre celebraciones religiosas y civiles, los datos del IGE revelan que las parejas se casan cada vez más tarde. En 2019 y 2020, la franja de edad con más casamientos fue la de entre 30 y 34 años en el caso de las mujeres, mientras que en el primer trimestre de 2021 lo fue la de 35 a 39 años.

Con respecto a los matrimonios entre personas del mismo sexo, el año pasado se celebraron 46 en toda la provincia, cuatro más que el ejercicio anterior. De todos ellos, 17 fueron uniones entre dos hombres y 29 entre dos mujeres.

A pesar de la pandemia, julio, agosto, septiembre y octubre siguieron siendo los meses con más bodas en 2020 (septiembre se llevó la palma, con 311), aunque muchas parejas optaron por posponer la celebración por el covid.

Más enlaces al aire libre por culpa de la pandemia 
Durante este año ha continuado la tendencia de bodas más íntimas que en el pasado debido a las limitaciones de aforo y la necesidad de mantener un mayor distanciamiento social por culpa de la pandemia.

Por esos mismos motivos, los ambientes al aire libre han ganado peso a la hora de celebrar los casamientos, por razones de seguridad y comodidad, algo que ha aupado aún más las celebraciones de carácter civil (con más opciones a la hora de organizar el enlace) frente a las que se llevan a cabo en el interior de una iglesia.

Con todo, las bodas en restaurantes han seguido siendo las más requeridas entre las parejas que se han dado el sí quiero. En España, un 32% de los enlaces tuvieron ese escenario, eso sí, con una media de 60 invitados, frente a los 120 que solía haber en 2019.

A pesar de ello, el 31% de los novios mantuvo la idea de contar con más de 100 invitados para uno de los días más especiales de su vida; y algunos de ellos, incluso, se casaron entre semana o un domingo, debido a la escasa disponibilidad tras tantos aplazamientos de 2020 a 2021.

Solo un 1% de las bodas en la provincia en el arranque del año...
Comentarios
ç