Suben los vehículos que cumplen con la ITV, pero también la antigüedad

El año pasado se sometieron a la Inspección Técnica de Vehículos 542.808 turismos de la provincia, un 27,83% más que hace diez años ► Las tarifas crecen un 7% en toda Galicia
Uno de los coches que accedieron a la ITV de Bora. GONZALO GARCÍA
photo_camera Uno de los coches que accedieron a la ITV de Bora. GONZALO GARCÍA

Los pontevedreses cumplen cada vez más con la Inspección Técnica de Vehículos, la famosa ITV, una revisión obligatoria para todos los autos que llevan más de cuatro años rodando en el asfalto.

El porcentaje de conductores que burlan la inspección ha descendido en el municipio pontevedrés en la última década, pasando del 6,2% de 2014 al 3,8% de 2022 (último dato disponible). Una de las razones puede ser una mayor conciencia o respeto frente a este examen ineludible para los vehículos a motor, pero otro de los motivos que parecen catapultar las inspecciones es la propia antigüedad de los automóviles, que se ha disparado un 18%.

Los últimos datos de la Dirección General de Tráfico atribuyen al parque de turismos del concello de Pontevedra una longevidad media de 12,97 años, casi dos más que hace diez años. Y esto, además de requerir más visitas al taller, también obliga a aumentar el número de las revisiones técnicas de rigor.

Según cifras facilitadas a este periódico por la Consellería de Economía, Industria e Innovación, en la provincia de Pontevedra se realizaron el año pasado 542.898 inspecciones de todo tipo de vehículos, un 27,83% más que hace una década. En la ITV de Pontebora, una de las más demandadas por los vecinos de la ciudad del Lérez, también han aumentado los controles, aunque en menor proporción ya que, si en 2013 se contabilizaron 49.961 inspecciones, el año pasado se cuantificaron 56.507, un 13,10% más.

El volumen arroja unas 154 ITV diarias en la estación pontevedresa y, aunque el parque móvil del municipio tiene más coches que hace una década, su crecimiento no ha sido tan pronunciado como el de las inspecciones. Exactamente, según las cifras de la DGT, en el concello figuran (a fecha de 2022) 43.401 turismos, un 7,8% más que en 2014.

CUÁNTO CUESTA. Actualmente, el coste de la ITV para turismos de gasolina (catalizados) es de 41,96 euros y para vehículos diésel (matriculados después de 1980) de 50,12 euros. El importe, el mismo para todas las estaciones de Galicia, ha subido cerca de un 7% en el último año y, en comparación al de otras comunidades, se encuentra en la parte alta de la tabla nacional.

Según la organización de consumidores Facua, el año pasado el precio medio de la ITV en España se situó en los 35,23 euros para los vehículos de gasolina y en los 42,76 euros para los diésel, aproximadamente un 10% más que los precios que se manejaban el año pasado en Pontevedra.

La periodicidad de las revisiones depende de la antigüedad de cada turismo. La norma establece que la primera ITV debe pasarse a los cuatro años de la primera matriculación y a partir de ahí una vez cada dos años hasta que se cumplen los diez, momento en el que las inspecciones pasan a ser anuales.

De acuerdo a los datos ofrecidos por la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos, AECA-ITV, el ratio de incumplimiento en la ITV a nivel nacional se encuentra en el 33,9%, lo que puede acarrear a los infractores multas significativas que van desde los 200 a los 500 euros.

Además, una parte importante de los vehículos suspenden la ITV. Los fallos más habituales están relacionados con problemas en el motor, alumbrado, ejes, neumáticos, frenos y emisiones, las cuales representan hasta el 19% de los suspensos.

Evita la circulación de casi un millón de coches contaminantes

La Inspección Técnica de Vehículos evita al año en España la circulación de 935.556 vehículos con emisiones contaminantes superiores a las permitidas. Así lo recoge el último estudio publicado por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) sobre la Contribución de la ITV a la seguridad vial y al medio ambiente, en el que se calcula que este tipo de controles reducen la emisión de 39.370 toneladas de partículas contaminantes y, como consecuencia, evitan 575 muertes prematuras ocasionadas por emisiones contaminantes.

El informe, facilitado por AECA-ITV, añade que si el total de vehículos que no acuden a las inspecciones lo hubieran hecho, "podrían llegar a evitarse 207 muertes prematuras adicionales".

Comentarios