La temporada arranca con planteles incompletos: faltan 6.000 profesionales

El sector de la hostelería paga hasta un 30% por encima del convenio para captar personal. "Ahora hay muchos camareros que cobran lo mismo que en Mallorca"
Un camarero atiende a un cliente en una terraza de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Un camarero atiende a un cliente en una terraza de Pontevedra. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La Semana Santa supone el pistoletazo de salida para muchos establecimientos hosteleros, sobre todo los que están abonados a destinos costeros. En Sanxenxo, por ejemplo, cerca de un 70% de los hoteles arrancan la temporada ahora, con la Semana Santa, y con la previsión de mantener las puertas abiertas hasta principios de octubre.

En las ciudades, como pueden ser Pontevedra o Vigo, la actividad es más lineal, pero tanto unos como otros vuelven a encarar el ejercicio con uno de los grandes hándicaps que frena la actividad: la falta de personal.

La Federación de Hoteles de Pontevedra, Feprohos, calcula que en la provincia haría falta incorporar unos 6.000 profesionales para cubrir todas las vacantes disponibles en alojamientos y restauración. Un techo difícil de conseguir y por el que, precisamente, ha intensificado los cursos de formación de camareros de piso, cocineros y camareros de sala, algunos de los perfiles con más demanda sin cubrir.

La gerente de la federación, Beatriz Carballido, subraya que, fruto de este déficit de profesionales, hay muchos establecimientos que están dejando de prestar servicios, sobre todo en horario de noche, y muchos otros que están reduciendo horario y días de apertura. "Y no porque quieran, sino porque se tienen que ajustar a la plantilla que tienen", indica.

El presidente de CETS, Alfonso Martínez, confirma que los negocios hosteleros del corazón de las Rías Baixas continuarán este año con plantillas incompletas. Y que, una vez más, habrá pugna entre las empresas por los profesionales mejor cualificados. "Robar igual no es la palabra más adecuada, pero esta situación sí que lleva a hacer ofertas a trabajadores de la competencia. Hay mucho movimiento de personal", señala.

El déficit de mano de obra y la presión del inicio de la primera temporada fuerte del año han propiciado mejoras en las ofertas de trabajo y el salario es una de las bazas que se juega en el tablero hostelero. Tanto CETS como Feprohos ratifican que en estos momentos hay muchas compañías que están ofreciendo sueldos hasta un 30% por encima del importe que marca el convenio. "Un ayudante de camarero que estaba en los 1.300 euros brutos, a lo mejor ahora puede cobrar 1.500 o 1.600", indica Martínez.

"En estos momentos hay muchos camareros que cobran lo mismo que en Mallorca, unos 1.600 euros brutos al mes. Lo que ocurre es que allí suelen ingresar más a final de mes porque hacen más horas extra y descansan menos. Aquí no hay esa necesidad", concluye Beatriz Carballido.

Comentarios