"Tenemos un aumento significativo de trastornos del neurodesarrollo como el autismo"

María Teresa Jorge es la jefa del servicio de rehabilitación del Chup
María Teresa Jorge Mora. DP
photo_camera María Teresa Jorge Mora. DP

¿Qué es el Servicio de Atención Temprana que impulsa el Sergas y a quién va dirigido?
Se trata de un servicio especializado que atiende a niños y niñas que presentan un trastorno en su desarrollo o que estén en riesgo de padecerlo, a su familia y a su entorno. Su atención se centra en población infantil de entre los 0 y 6 años, es decir, desde el nacimiento hasta el inicio de la escolaridad obligatoria, por ser una etapa muy importante del desarrollo, susceptible a que la intervención terapéutica tenga mayor efectividad.

¿Desde cuándo funciona en la sanidad pública gallega y cuántos niños y niñas han pasado por este servicio en el Área de Pontevedra y O Salnés?
Las UAT vienen desarrollándose en Galicia desde los años 70, aunque no se ha regulado en nuestra comunidad hasta 1998. Estas unidades surgen ante la preocupación por atender aquellos niños con problemas que pudieran suponer un impacto negativo en su desarrollo y provocar discapacidad. La UAT del CHUP se abre en 1994, a cargo del doctor Jesús Flores Calvete. Desde entonces la AT en Galicia se ha ido desarrollando paulatinamente, y es en 2013 cuando se crea la Red Gallega de Atención Temprana como espacio de coordinación de los recursos del sistema de salud, el sistema educativo y servicios sociales. En nuestro Servicio hemos atendido el año pasado a 776 niños y niñas que han sido incluidos a tratamiento en nuestra Unidad, y un total de 12.830 intervenciones terapéuticas.

¿A cuántos niños y niñas atiende actualmente y qué servicios les ofrece?
En este momento se encuentran realizando tratamiento en la UAT aproximadamente 300 pacientes. La Unidad dispone de un equipo multi e interdisciplinar. Los pacientes son valorados por el equipo de la Unidad, y en aquellos casos en que se detecta un problema, se incluyen en un programa terapéutico individualizado. El equipo evalúa y observa las necesidades que van surgiendo en cada momento del proceso y se va adaptando a los cambios que requiere cada paciente. Actualmente disponemos en la Unidad de médicos especialistas formados en rehabilitación infantil y foniatría, personal de psicología clínica, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y logopedas. Además, contamos con la colaboración de servicios sociales y educación, parte también fundamental.

¿Cuáles son las patologías más frecuentes que hacen que un niño requiera de atención temprana?
Existe un amplio abanico de patologías que abordamos en nuestra Unidad, ya que se incluyen todos los procesos que pueden alterar el desarrollo global del niño y provocar discapacidad, así que atendemos desde recién nacidos en situación de alto riesgo como los bebés prematuros, hasta pacientes con parálisis cerebral, malformaciones congénitas, traumatismos craneoencefálicos o trastornos neuroortopédicos, entre otros. Hace unos años una gran parte de los pacientes que atendíamos en la Unidad eran pacientes con trastornos neuromotores, como es el caso de la parálisis cerebral, mielomeningoceles o las distrofias musculares, pero probablemente los avances en el diagnóstico y tratamiento perinatal, sumado a otros factores, han hecho que esta realidad cambie, y actualmente tenemos un aumento muy significativo de la incidencia de otros procesos discapacitantes como los trastornos del neurodesarrollo, entre los que se encuentran niños con déficits en el desarrollo del lenguaje o los trastornos del espectro autista. Por otro lado, la realidad social y sanitaria está cambiando y los problemas y las necesidades que detectamos en nuestros pacientes y en sus familias también. Ello exige avanzar en el desarrollo de la AT y en su adaptación a estos cambios y a las necesidades de la población actual, teniendo en cuenta e interrelacionando a todos los agentes implicados (pacientes y sus familias, servicios sociales, educación y sanidad) .

Desde Amencer Aspace comentan que generalmente las asociaciones colaboran con los facultativos de estos niños, están en contacto para hacer una atención coordinada entre familias, médicos y la asociación.
Efectivamente. El papel de las asociaciones es clave y en este caso el de la asociación de Amencer Aspace, que hacen un trabajo espectacular, ha tenido una repercusión muy significativa en la atención a los niños con PCI de nuestra área sanitaria. La asociación colabora con nuestra Unidad hospitalaria, desde hace muchos años, y siempre hemos intentado mantener una comunicación lo más fluida posible, en un ámbito de colaboración entre familias, profesionales de la UAT y la asociación.

¿Cuáles son los beneficios de una atención temprana del menor?
El objetivo es reducir y/o prevenir en lo posible el desarrollo de discapacidad y de mejorar su calidad de vida; también, trata de dar soporte a las familias desde el momento de la detección del déficit.

Una vez terminan en AT por edad, ¿qué pasa con esos niños?
La intervención temprana tiene su papel en los primeros años de vida, y desde las unidades se trata de llevar a cabo la máxima integración global del paciente en su ámbito social, educativo y familiar. La finalización de esta intervención suele ir coordinada con estrategias en el ámbito educativo, además de recursos sociales de apoyo en aquellos casos que sea necesario. Desde nuestra Unidad se mantiene el seguimiento de estos niños si se precisa seguir realizando intervenciones terapéuticas más allá del límite de edad.

Comentarios