martes. 24.11.2020 |
El tiempo
martes. 24.11.2020
El tiempo

Pontevedra ► Entre la tensión y la esperanza

La edil Yoya Blanco visitó un establecimiento especializado en venta de mascarillas. CEDIDA
La edil Yoya Blanco visitó un establecimiento especializado en venta de mascarillas. CEDIDA
Los casos activos en el municipio casi se duplicaron en las últimas dos semanas hasta llegar el miércoles a 366, cifra que se frenó este jueves

Las terrazas, pese a estar al 75% de su capacidad, no parecen acusar el ingreso de Pontevedra –el pasado 10 de septiembre– en la relación de concellos con actividad restringida dado el grave aumento de positivos por coronavirus, que hizo que las autoridades sanitarias tomasen medidas más estrictas para tratar de atajar la pandemia. En el interior de los locales de hostelería el precinto de las barras, en las que no se puede servir ni consumir, y el incremento de la distancia entre las mesas hace recordar a aquella primavera de la desescalada en la que todo parecía que iría a mejor. Es el mismo aforo del 50% que rige en establecimientos comerciales.

La ciudadanía pontevedresa parece convivir con una pandemia que se nota en la mascarilla que lleva habitualmente casi toda la población, mientras la cifra de casos no deja de subir y el Concello reitera en sus comunicaciones la importancia de cuidarse, de cumplir las normas y de remar todos en la misma dirección para volver a doblar la famosa curva. Asimismo, recuerda que continúa activo el servicio de recogida de basura a domicilio para personas que tengan que estar confinadas a causa del coronavirus. Solo hay que contactar con la Policía Local.

No fue hasta el pasado 10 de septiembre, hace apenas dos semanas, que el Servizo Galego de Saúde empezó a revelar las cifras de contagiados relativas al propio municipio de Pontevedra. Y lo hizo facilitándoselas al Ayuntamiento después de entrar en la lista de municipios con restricciones. Aquellos 188 casos activos en la Boa Vila y sus parroquias coincidieron en el tiempo con el cierre puntual de algunos establecimientos comerciales y hosteleros salpicados por contagios o por la obligación de cumplir una cuarentena por precaución. También se conocieron cifras relativas a brotes derivados de celebraciones familiares o vinculados al ocio nocturno mientras la edad media de los afectados era ya manifiestamente más baja que en la peor época de la primavera.

Entonces fue necesario conocer al detalle las razones que obligaban a acordarse de restricciones que, pese a no haber transcurrido más de unas semanas, semejaban lejanas en el tiempo y que podrían endurecerse si la evolución de la pandemia no cambia de rumbo.

excepciones

RECINTO FEIRAL. Son las mismas restricciones que se mantienen dos semanas después, cuando la cifra ya casi se ha duplicado. Son ahora 366 casos, lo que supone que hay una persona contagiada por cada 226 vecinos del municipio. Es una estadística que enciende todas las alarmas.

La situación motiva reuniones habituales como la de ayer, entre el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, y el conselleiro de Sanidade, Julio Comesaña, en la que también participaron otros regidores del área sanitaria. Pontevedra le ofreció al Sergas la posibilidad de volver a emplear el Recinto Feiral para realizar las pruebas PCR una vez que se encara la fase final de las oposiciones que se están celebrando en estas instalaciones.

Metidos en el otoño, parece lejano aquel espejismo estival, en el que las calles se llenaron de vida y el confinamiento parecía una pesadilla lejana. El otoño trae malas cifras, pero también la apertura de un establecimiento especializado en la venta de mascarillas.

Pontevedra ► Entre la tensión y la esperanza
Comentarios