La tercera ola de calor seguida del verano alimenta en Galicia los fuegos y la sequía

Activan la alerta por temperaturas en buena parte de Ourense y Pontevedra, interior de A Coruña y montaña lucense
Un hombre se refresca con una cerveza en el río Miño. XESÚS PONTE
photo_camera Un hombre se refresca con una cerveza en el río Miño. XESÚS PONTE

Llega la tercera ola de calor consecutiva de este verano. Y aunque quizás no se alargue tanto en el tiempo como la última, su intensidad obliga a la Xunta, a través de su Comité de Plan de Calor, a activar la alerta por altas temperaturas. Será de nivel 2 en las provincias de Pontevedra y Ourense, especialmente a lo largo del río Miño; mientras que se rebaja a nivel 1 en el interior de A Coruña y la montaña de Lugo, especialmente hacia el sur. Un escenario que no hará más que agravar los dos grandes problemas a los que se enfrenta Galicia: la sequía y los incendios, con casi toda la comunidad en riesgo extremo de sufrirlos, según Aemet.

En el caso de Lugo, igual que en Ourense, la situación se alargará hasta el miércoles, con el foco en las localidades de Baleira, Baralla, Becerreá, Cervantes, Folgoso do Courel, A Fonsagrada, O Incio, Navia de Suarna, Negueira de Muñiz, As Nogais, Pedrafita do Cebreiro, Ribeira de Piquín, Samos y Triacastela.

Según explica Meteogalicia, la presencia continuada de una masa de aire cálido sobre la Península, con origen en el norte del continente africano, junto al bloqueo que ejercen las altas presiones estacionarias que se extienden desde las Azores hasta el noroeste de Galicia, provocan un calentamiento del aire.

Este martes comenzará a debilitarse la barrera anticiclónica, así que no se descarta la progresiva entrada de aire algo más húmedo que favorecerá la formación de nieblas en el litoral de Pontevedra, así como un leve descenso de las temperaturas en todas las áreas.

Una lucense se cobija del sol bajo un paraguas. XESÚS PONTE
Una lucense se cobija del sol bajo un paraguas. XESÚS PONTE

Ante esta situación, Sanidade recomienda beber más líquidos de lo habitual, evitar ingerir bebidas calientes, alcohólicas, café, té y otras muy azucaradas, usar ropa de tejidos naturales, ligera y holgada y con colores claros, sombreros, gafas de sol y cremas protectoras del sol. En el exterior de los edificios se evitarán las actividades en las horas más calurosas, se reducirá la actividad física.

MÁXIMA DEL DOMINGO: 41,8 GRADOS EN RIBADAVIA

Son las recomendaciones básicas para afrontar una ola de calor que ya apretó este domingo con fuerza a la comunidad, donde el mercurio llegó a los 41,8 grados en Ribadavia, según Aemet, y a los 41,6 en Leiro y 41,2 en Arnoia, según Meteogalicia. Los tres son municipos de la comarca de O Ribeiro. A 40,2 grados llegó la capital ourensana y cerca de esa cifra, Castrelo de Miño (39,9), Valdeorras (39,6) o Salvaterra (39,2).

Comentarios