Una 'tetada láctea' para reivindicar la lactancia materna y decidir con información

Los jardines de Las Palmeras de Pontevedra acogen el encuentro reivindicativo de una treintena de madres con sus pequeños en la Semana Mundial de la Lactancia Materna

Participantes en la 'tetada láctea', este miércoles, en Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Participantes en la 'tetada láctea', este miércoles, en Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Los jardines del parque de las Palmeras de Pontevedra se han llenado este miércoles de mamas con motivo de una tetada láctea, organizada para reivindicar las virtudes de la lactancia materna y su normalización en lugares públicos. Una treintena de madres respondieron a la llamada de la asociación A Vila Láctea y la Concellería de Benestar Social de Pontevedra, se sentaron en sillas dispuestas en círculo y alimentaron a sus hijos e hijas.

Coincidió esta reivindicación discreta y apacible con la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna. "Queremos promover la lactancia materna, ya que creemos y todos sabemos que es beneficiosa para la alimentación de los bebés, pero también promover que las madres podamos decidir de una manera informada y consciente nuestra manera de alimentar a los bebés", ha dicho Berta Romero, madre de Otto y miembro de la Asociación La Vila Láctea.

Berta ha hablado de la necesidad de las madres de "alimentar a demanda" a sus bebés y ha defendido que puedan sacar un pecho en medio del supermercado, en la piscina, en el parque o en el ascensor sin sentir afiladas miradas de reproche hurgando en sus escotes.

"Estamos bastante bien, pero sí es cierto que todavía hay mamás que se sienten vulnerables y entendemos que si lo sienten es por algo, porque a lo mejor reciben algún tipo de presión o alguna mirada que no las deja estar tranquilas", ha explicado a Efe.

Junto a Berta se ha sentado Mar Gastañaduy, madre de Laia, una niña de tres años y medio. "Es un tema de vínculo entre nosotras dos y es una decisión personal y no hay más, simplemente nos gusta".

Mar asegura que "la lactancia es la manera natural de alimentar a los niños" y que el acto de hoy, en su aparente simpleza, reivindica ante todo "que cada madre pueda tomar las decisiones desde la información y amamantar, dar biberón o lo que ellas quieran, y que siempre sean respetadas y apoyadas".

Ha añadido que "la mayoría de las madres cuando están embarazadas quieren dar el pecho" pero que en muchas ocasiones se entrelazan diferentes factores que las hacen desistir y que son los que hay que combatir. Ella habla de "dolores, malos consejos e incluso malas praxis de algunos profesionales" que convierten la lactancia, más que en un acto confortable e íntimo entre una madre y su bebé, en una situación lo suficientemente incómoda para hacerlas abandonar, lo cual sucede, asegura, por falta de información.

"Cada madre debe poder tomar las decisiones desde la información y amamantar, dar biberón o lo que ellas quieran, y que siempre sean respetadas y apoyadas", defiende Mar

Por último, está la vuelta al trabajo de las madres cuatro meses después de dar a luz, una cuestión "muy complicada porque no existe conciliación en nuestro país", lo que dificulta enormemente a las mujeres la posibilidad de alimentar a sus bebés exclusivamente con leche materna durante sus primeros seis meses de vida, tal y como aconseja la OMS, y muchas de ellas acaban desistiendo de esa idea.

Sobre la idea de la conciliación ha abundado en esta jornada Marcos Rey Pazos, edil de Benestar Social, quien explica que, aunque "poco a poco va calando en las empresas la necesidad de dar tiempo para la lactancia, es cierto que no se avanza al ritmo que nosotros quisiéramos".

Rey, en todo caso, entiende que la sociedad está "en el camino correcto" pese a que "hay mucho por avanzar", y aspira a que no se escandalice ni se sorprenda nadie cuando vea a una madre sacarse una teta. Eso es lo que han hecho en el parque este miércoles todas las madres a las que sus bebés les reclamaron alimento, y lo han hecho en un clima de camaradería y complicidad.