miércoles. 23.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 23.06.2021
El tiempo

"Toqué fondo, esto me destrozó la vida"

Un acto contra el machismo ante la Audiencia de Pontevedra. RAFA FARIÑA
Un acto contra el machismo ante la Audiencia de Pontevedra. RAFA FARIÑA
Víctima de malos tratos, Elena dio con la persona equivocada para rehacer su vida

"Llegaron a retirarme la custodia de mi hijo al considerarme sospechosa de la agresión. Así estuve durante un año". Elena, madre de un niño que acaba de comenzar su etapa escolar y vecina de Pontevedra, sufrió un auténtico calvario en su día a día. Tuvo el infortunio de iniciar una vida en común con un hombre que la maltrataba y, cuando al fin consiguió librarse de él, inició una nueva etapa al lado de un individuo que, supuestamente, agredió brutalmente y hasta en dos ocasiones a su hijo. Ha pasado el tiempo, Menores le devolvió la custodia (se la había retirado al no haberse descartado en un primer momento su responsabilidad en lo sucedido al pequeño), e intenta pasar página. "Cuento esto porque ese hombre sigue por ahí de rositas, y eso no puede ser". 

Elena visitó la redacción de este periódico después de conocer que la causa contra su expareja por una brutal agresión a su pequeño se reabría por orden de la Audiencia Provincial. Supo la noticia al leer el Diario. "Fuisteis una esperanza para mí", declara.

Las dos agresiones que inicialmente se saldaron con medidas cautelares en contra de la propia madre se produjeron en abril de 2019. Elena recuerda que "yo tenía que ir a trabajar temprano, salía a las 6.30, a la cafetería que está frente al hospital. Muchas veces me llevaba al niño conmigo, pero en tres o cuatro ocasiones le pedí (al supuesto autor de las lesiones) que se quedase con él y le llevase a la guardería". "Confiaba en él. Le veía como una persona atenta con el niño, jugaba con él", añade.

Sin embargo, el 11 de abril se produjo algo que no esperaba. "Me llamaron de la guardería diciendo que el niño había llegado con golpes extraños en el rostro y que le llevase al médico. Yo le pregunté a mi pareja, y me dijo que se había caído entre la acera y un coche. Me extrañó, pero le creí". Ya en el médico, supo que tenía el tímpano fisurado, y el facultativo no supo aclararle las causas. Sí lo hicieron posteriormente los forenses, que señalan la agresión como lo más probable. "Yo tenía mala relación con su abuela y su tía paternas, y me denunciaron a mí. Por eso perdí la custodia durante un año, en el que estuvo con ellas". 

Menores entendió que debía retirarle la custodia de su hijo durante un año, si bien actualmente ya ha conseguido recuperarla

La víctima, aunque tenía dudas de su pareja, decidió seguir con ella, lo que desembocó en un nuevo episodio que investiga la Justicia. "El 24 de abril volví a dejarle con él y me volvieron a llamar de la guardería. Llegué y vi al niño con un tono rojizo en la cara. Su abuela le llevó al Provincial, y allí comenzó a bajarle el hematoma. Estuvo ingresado cuatro días por las ostias que le dio en la cabeza". En ese momento intervino Menores, retirándole la custodia.

"Ahora el niño está conmigo, pero tiene muchas secuelas. No duerme solo, se ha vuelto agresivo con otros niños, tiene problemas con el habla... Estamos trabajando con un psicólogo", detalla Elena. "A mí me destrozó la vida. Aún tengo secuelas, y hasta que no haya un juicio y una condena este hombre sigue por ahí de rositas, como si nada hubiera pasado", explica. "Toqué fondo, sobre todo por haber aparecido yo como sospechosa. Pagué muy caro el error de confiar tan rápido en una persona, pero nunca imaginé que iba a hacer esto", añade.

Otra de las dificultades a las que se enfrenta Elena es a la falta de apoyos familiares en Pontevedra, ciudad a la que llegó hace seis años procedente de Italia. A ello se unen sus relaciones no del todo buenas con la familia paterna de su hijo. "No me hablo con su padre". Separada de él tras sufrir malos tratos, el hombre fue expulsado a Colombia, su país de origen. "Pero ya está aquí de nuevo". Su gran problema es la conciliación de la vida laboral, imprescindible para mantenerse a ella y a su hijo, y la familiar.

En cuanto a los autos judiciales, desvelan que la única persona que se hallaba a cargo de la víctima era el investigado. "Los indicios existen y se extraen de los partes médicos, del informe forense y, tangencialmente, de las grabaciones de audio del llanto del menor efectuadas por una vecina". Sobre la perforación del tímpano que presentaba el niño, "el mecanismo más probable es el producido por un instrumento contuso", detallan los informes, que explican que lo más probable es la caída sobre un mueble o el golpe directo con el puño. Además, los expertos señalan que el menor "presenta el síndrome del niño maltratado en su variante de violencia física". 

La Audiencia obliga a investigar
A pesar de la aparente contundencia de los informes médico forenses y las investigaciones que desvelan que la única persona que estaba con el niño en las horas previas a que se detectasen sus lesiones eran la expareja de Elena, la titular del Juzgado de Instrucción 3 de Pontevedra decretó el archivo provisional de las actuaciones argumentando falta de pruebas para abrir juicio oral. Sin embargo, la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra le quitó la razón y obligó al juzgado a dictar el auto de transformación en procedimiento abreviado para hacer avanzar las pesquisas en dirección a la vista .

"Toqué fondo, esto me destrozó la vida"
Comentarios
ç