Trabajadores de Ence convocan una "manifestación masiva" a menos de un mes de conocer el fallo del TS

Reclaman al alto tribunal que "ponga  sensatez y cordura en todo este proceso" y permita a la factoría seguir produciendo pasta en Lourizán 
Protesta de los trabajadores de Ence. ADP
photo_camera Protesta de los trabajadores de Ence. ADP

Los trabajadores de Ence celebrarán el próximo 30 de septiembre una "manifestación masiva por las calles de Pontevedra” en defensa de la continuidad de la fábrica en Lourizán.

La convocatoria fue presentada este jueves por la mañana por representantes de la plantilla, el vivero de Figueirido de Ence, el sector forestal y empresas auxiliares, cuya intención es trasladar a la "opinión pública y la clase política” su deseo de seguir trabajando en la ría pontevedresa.

Según dijeron, la movilización fue convocada con motivo del "arranque del curso político", pero también para exhibir músculo antes de que el Tribunal Supremo "decida nuestro futuro". Exactamente, la protesta tendrá lugar cinco días antes de que el alto tribunal se reúna para valorar la batería de recursos de casación que presentaron la empresa, trabajadores y firmas afines contra las sentencias de la Audiencia Nacional que anularon (en julio del año pasado) la prórroga de la concesión otorgada por el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy hasta 2073.

Plantilla y auxiliares no se aventuran a predecir cómo será el desenlace de la batalla judicial (emprendida por el Concello, Greenpeace y la APDR), pero emplazaron al Supremo a que "ponga sensatez y cordura en todo este proceso". "Nuestros puestos de trabajo están en juego, pero también la riqueza de Pontevedra y el futuro de 5.000 familias de Galicia", recordó la presidenta del comité de oficinas, Ana Cedeira.

"Cerrar Ence sería una irresponsabilidad que pondría de manifiesto la incompetencia de la clase política"

Los promotores de la movilización consideran que "a las puertas de una recesión económica", decretar el cierre de Ence sería "una irresponsabilidad" que pondría de manifiesto "la incompetencia de la clase política", a la que acusan de haber participado "en este bochornoso linchamiento a la clase obrera trabajadora" y de "engañar con propuestas irreales que nunca se llevaron a cabo". "Lejos de buscar soluciones racionales (...), nos dejan a todos en una situación límite a pocos días del fallo del Supremo", añadió la portavoz sindical.

La contienda legal ha provocado que los trabajadores lleven ya tres años soportando "una situación de incertidumbre, agobio e impotencia", denunció el presidente del comité de la fábrica, Manuel Rivas. Como consecuencia, algunos "no saben si pueden comprar casa o tener hijos" y otros incluso han visto cómo este episodio está afectando a su salud mental. "Non temos contactos nin medios para dilucidar que decisión pode adoptar o Supremo, pero o noso desexo é que sexa favorable aos intereses dos traballadores e que nos permita continuar traballando preto das nosas casas. Queremos que se poña xa fin a este estado de incerteza absoluta e de frustración, situacións que poden desencadenar, como vimos nalgún compañeiro, en depresión", denunció Rubén Fernández, secretario del comité de empresa.

Reanudación de la actividad

Más a corto plazo, la plantilla espera que la fábrica pueda reactivar máquinas "dentro de siete o diez días". La producción fue paralizada el pasado 21 de julio por la bajada del caudal ecológico del Lérez, el río del que se abastece para producir pasta de papel. En cambio, teniendo en cuenta las lluvias que han caído en la última semana y la previsión de que lleguen nuevas borrascas, los trabajadores confían en que la actividad se pueda reanudar antes de que el Supremo dicte sentencia. "En cuanto el nivel del caudal del río sea sostenible en el tiempo entendemos que se debería arrancar. La empresa está dejando de ganar dinero, la pasta de celulosas está en precios históricos y el parque de madera está al cien por cien", señaló Antonio Taboada, portavoz de Seforcel (Sociedad para el Empleo Forestal, Rural e Industrial de la Celulosa).

La empresa mantiene, entretanto, el ERTE aprobado con motivo de la sequía, que afecta ahora mismo a una media de "60 personas diarias". El resto (unos 350) disfrutan vacaciones o participan en tareas de mantenimiento.

Solicitarán una reunión al Puerto

En otro orden de cosas, los convocantes anunciaron que solicitarán una reunión con el presidente del puerto de Marín, José Benito Suárez Costa, para averiguar en qué estado se encuentra el informe con el que se prevé solicitar y justificar la adhesión de los terrenos de Ence a la Autoridad Portuaria.

El estudio fue adjudicado (en junio) a la empresa Estrada Port Consulting (con sede en Barcelona), pero los trabajadores quieren saber con más precisión en qué estado se encuentra. 

Sobre la posibilidad de captar agua de la EDAR de Praceres, los trabajadores aseguran que no han recibido ninguna novedad por parte de la empresa, que insiste en que es "necesario preservar el caudal ecológico del Lérez".

Comentarios