El tradicional acceso al barrio de A Moureira

La Rúa dos Ferreiros debe su nombre al oficio que se daba cita en este entorno antiguamente ► Desde la peatonalización, la vía se convirtió en un lugar muy transitado e idóneo para estar "de troula con amigos"
photo_camera Rúa dos Ferreiros. DP

Ubicada entre la Praza de España y la de Concepción Arenal, la Rúa dos Ferreiros cuenta con casi 200 metros de longitud y en ellos se reparten más de una decena de negocios. Desde bares y restaurantes, pasando por una academia y una peluquería y terminando con un estudio de tatuajes. Pero, ¿hasta hace cuánto se remonta su origen?

Tal y como explica Juan Juega Puig en su libro Rúas de Pontevedra, esta calle fue citada como Rúa de los Herreros en 1599. "O proxecto de 1854 denomínaa da Banastería ou dos Herreros. En ambos casos alude a oficios tradicionais. En 1950 oficialízase a súa denominación actual", confirma.

Algunos comerciantes de la Rúa dos Ferreiros. GONZALO GARCÍA
Algunos comerciantes de la Rúa dos Ferreiros. GONZALO GARCÍA

Antiguamente este era además uno de los accesos principales al barrio de A Moureira. "Cando na cidade non había tantas rúas abertas conforme as novas necesidades da mesma, algunhas vías eran vitais para acceder a certas zonas de Pontevedra. O tempo foinas transformando nas súas funcións; así sucedeu coa rúa Ferreiros que, xunto con Arcebispo Malvar e Xan Guillerme, era o acceso máis empregado para achegarse á Moureira", afirma Ramón Rozas en su libro Rúas de Pontevedra.

Un barrio, el de A Moureira, añade Rozas, "onde a prostitución tiña un papel destacado, sendo moitas veces estas rúas un xeito de control por parte das autoridades dos clientes que, moitas veces embozados, como nos recorda Sabino Torres no seu libro As tres columnas, acudían solícitos á procura do amor".

Imagen antigua de la vía. ARCHIVO
Imagen antigua de la vía. ARCHIVO

Con el paso de los años, y especialmente con la llegada de la peatonalización, esta zona se convirtió en un "lugar de reunións, de partidas de dominó e de cartas, pero tamén de troula con amigos".

¿Y qué se necesita para una buena troula con amigos? Unas cañas o unos vinos. En esta vía hay varios establecimientos donde poder tomarlos. Comenzando por el más clásico, el Bar Atrevido. Su dueño, Cándido Calvo, asegura que este negocio lleva "más de 50 años" en pie y, desde entonces, "el entorno cambió para bien".

"Para mí mejoró todo. Que ahora sea una vía peatonal creo que es bueno y que ayudó a la zona", asegura el hostelero, que también reconoce que "aunque haya muchos bares por aquí, cada uno tiene su público y su especialidad".

Otros negocios de hostelería de la Rúa dos Ferreiros son la Cafetería Perla 8 (abrió en 2018), el Tío Gilito y el Bar Maky. El propietario de este último, Carlos Lusquiños, lleva 30 años instalado en esta zona y asegura que "hay muchos más bajos comerciales que antes, porque cuando vinimos para aquí no había casi nadie. Esta era una calle estrecha y sin mucha vida y ahora es una calle más ancha, renovada y con luz".

"Es cierto que mientras hubo las obras de peatonalización fue una época dura pero ahora mismo esta zona es una maravilla. para mí no tiene nada malo", afirma el empresario.

El último local de este sector que aterrizó en este entorno fue La Suprema, un negocio especializados en milanesas argentinas. Su dueño, Alejo Fernández, abrió el local durante el verano del 2022 y eligió esta calle por "la buena localización que tenía". "Al tener delivery, desde aquí podemos llegar fácil al resto de sitios de Pontevedra, porque está en pleno centro", afirma.

En lo que respecta a la evolución del entorno, el propietario asegura que "cada vez hay más locales en la calle y el ambiente se está animando".

Otros negocios

Otro de los establecimientos más veteranos de la zona y que no pertenece al sector hostelero es la Farmacia José María Pérez López, con más de 60 años de historia.

"Nosotros pillamos la peatonalización de la calle y esto trajo cosas buenas y otras no tan buenas. Antes había una parada de autobús junto a la plaza de Concepción Arenal y había mucha gente que bajaba ahí y después venían por esta vía. Aunque sigue siendo una calle bastante transitada, sobre todo por la gente que va desde Poio hasta el centro. Lo malo, es que es una calle estrecha y tiene poca iluminación", afirma Sergio Pérez, uno de los empleados.

En esta vía también destaca la academia Enot (abrió hace 11 años) y la peluquería D'Tres (hace 14). Una de las dueñas del primer negocio, Beatriz García, reconoce que "la zona cambió para bien". "Ahora tiene mucho más movimiento, aunque siempre tiene subidas y bajadas y ya estuvo mejor de lo que está. La peatonalización dejó cosas buenas, como que es una calle en la que te puedes mover con tranquilidad, y otras malas, como que yo creo que deberíamos tener un sitio donde poder parar puntualmente para acceder a los negocios".

Una de las socias de la peluquería, Mónica Pérez, destaca que "lo mejor que tiene la vía es que hay mucho paso de gente por las mañanas", pero, en el lado negativo resalta que "hay demasiados bajos vacíos".

Última incorporación
Un estudio de tatuajes
Los comerciantes de la zona destacan en el lado negativo de la balanza la cantidad de locales que siguen vacíos en la calle. A pesar de ello, hay quienes siguen apostando por esta vía para abrir sus negocios.

Es el caso de Rodrigo Roel, que abrió su estudio de tatuajes, Kintaro Tattoo Studio, en julio del 2023, convirtiéndose así en la última incorporación de la vía. "Lo que más me gusta de esta calle es el ambiente familiar que hay. Es cierto que no hay mucha gente pero los que estamos tenemos una buena relación", afirma el empresario.

Roel también está de acuerdo con que "lo que hay que mejorar es la cantidad de locales que están vacíos". "Creo que si abriesen más negocios sería bueno para todos", señala.

Comentarios