Transportes descarta cambiar el segundo tramo de la A-57: "Ya está en marcha"

El Ministerio subraya que el Concello de Pontevedra, que ahora pide una reformulación, "mostró su conformidad con la solución elegida en el proceso de información pública"
Maquinaria pesada trabajando, ayer, en el primer tramo de la autovía. GONZALO GARCÍA
photo_camera Maquinaria pesada trabajando, en el primer tramo de la autovía. GONZALO GARCÍA

Los vecinos de Bora y Xeve que demandan la reforma del segundo tramo de la A-57 lo siguen teniendo muy crudo para conseguir un cambio de proyecto, pese al reciente acuerdo unánime adoptado en el Pleno.

Los tres partidos políticos con representación en la Corporación municipal acordaron el pasado 22 de enero reclamar al Gobierno central la búsqueda de alternativas para el itinerario proyectado entre A Ermida y Pilarteiros con el fin de reducir su impacto. Sin embargo, en respuesta a preguntas trasladadas por este periódico, el Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible (Mitma) reitera que la propuesta de recorrido elegida "ya cuenta con la aprobación" de los dos documentos previos al encargo de las obras: el expediente de información pública del documento técnico y el estudio de impacto Ambiental.

Fuentes oficiales del departamento estatal remarcan que la resolución fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 16 noviembre y que "el Ayuntamiento" de Pontevedra, que ahora pide reformular el trazado, "mostró su conformidad con la solución elegida en el proceso de información pública". "Por tanto, esta actuación está en marcha por parte de este Ministerio", agregan desde Madrid.

Previsiones

La cartera que dirige Óscar Puente matiza que el próximo paso es "redactar el proyecto de trazado y construcción" y licitar los trabajos, lo que permitirá "concretar el inicio de la obra y su presupuesto final".

El primer cálculo realizado por el Ministerio arrojó una inversión de unos 100 millones de euros, aunque el encarecimiento de la obra y de los materiales podrían elevar la inversión final. De igual modo, los tiempos de ejecución permanecen entre interrogantes y, más aún, con los antecedentes de esta infraestructura, ya que el primer tramo, que conecta Vilaboa con A Ermida (Marcón), fue licitado en 2008 y las obras no comenzaron hasta octubre de 2015.

La propuesta elegida por el Ministerio de Transportes, conocida como la alternativa 1, contempla un vial de cinco kilómetros que transitará por los municipios de Pontevedra y Cerdedo-Cotobade, afectando de forma directa o indirecta a los núcleos de A Cardosa, Corval, O Teso, Leirados, A Ermida, Pilarteiros, Xamín, O Quinteiro, As Pontes y Carabelos.

Al sur conectará con el tramo en construcción de la autovía y al norte prevé enlazar con el tercer tramo de la A-57, que unirá Pilarteiros con Curro.

El vial contempla la construcción de tres viaductos para "salvar depresiones del terreno, facilitar la integración paisajística y minimizar la afección a edificaciones", reza el proyecto. Uno de ellos se elevará sobre el Rego de Cardosa, otro sobre el Rego de Xanín, y el tercero, el más largo, sobre el río Lérez.

Además, la obra incluye un total de tres enlaces: uno entre A Ermida y la PO-532 (carretera de Ponte Caldelas), otro intermedio con la N-541 (carretera de Ourense) y un tercero entre Pilarteiros y la PO-223 (carretera de Campo Lameiro).

Comentarios