Pontevedra amanece inundada por trombas de 50 litros por metro cuadrado

Las calles Fernando Olmedo y Padre Gaite volvieron a convertirse en una gigantesca laguna, anegando garajes, bajos, viviendas y vehículos ▶ Las balsas de agua colapsaron algunas calles y el centro deportivo de Campolongo tuvo que suspender sus actividades durante la mañana

Más de 50 litros por metro cuadrado en apenas un par de horas; arquetas taponadas; marea alta y limitaciones de las bombas de achique. Fue la tormenta perfecta que en la madrugada del viernes al sábado se conjuró para transformar media Pontevedra en una gran charca. 

El reguero de incidencias que dejaron estas lluvias torrenciales tuvo su momento de mayor incidencia sobre las 7.30 horas, cuando arreció la lluvia —acompañada de algunos rayos—, anegando numerosas calles del centro urbano y varias zonas del rural. 

Uno de los enclaves más afectados fueron, otra vez, las calles Padre Gaite y Fernando Olmedo, que se convirtieron en una gigantesca laguna, recordando las inundaciones de tiempos pasados y escenas habituales cada vez que llueve con cierta intensidad. La mejora de las canalizaciones efectuada en 2014 para frenar este problema no está resultando efectiva, sobre todo en las horas de pleamar, y los vecinos reclaman soluciones urgentes "porque sabemos que lo peor del invierno está por llegar".  

Sin ir más lejos, este sábado fueron numerosos los garajes, negocios y viviendas que se vieron desbordados por el agua, y en algunos casos hubo que recurrir a los Bomberos para achicarla. En otros fueron los propios afectados quienes, armados con cubos y fregonas, se encargaron de reponer la normalidad. 

Pero esta zona de la ciudad, aún siendo la más aparatosa, no fue la única en sufrir los efectos del diluvio. La Policía Local recibió multitud de llamadas desde primera hora de la mañana alertando de grandes charcos en los viales, cortes de luz, inundaciones... 

Entre las cuantiosas incidencias, se atendieron tapas de registro fuera de sitio en avenida de Vigo, Herminia Fariña Cobián, San Antoniño, Corbaceiras, Eduardo Pondal, polígono do Vao, Praceres, Perfecto Feijóo, Loureiro Crespo y avenida de Lugo. 

Asimismo, entró agua en el inmueble en Fernando Osorio 1 y en el exterior se formó una balsa de agua, lo mismo que ocurrió en el local Entretelas, situado en Peregrina, 54. 

Las entradas de agua en garajes fueron una constante toda la mañana; algunos ejemplos se dieron en Alcalde Hevia, Manuel Leiras Pulpeiro, Padre Gaite, etc. 

Una de las consecuencias más habituales tras la tromba de agua fue la formación de grandes balsas. Los funcionarios las detectaron, entre otros lugares, en las calles Gorgullón, Manuel del Palacio, Eduardo Pondal, Serra, Padre Gaite, Iglesias Vilarelle y Rosalía de Castro. 

Un rayo en Xeve

Según Meteo-Galicia, los momentos de mayor apogeo pluvial coincidió con la caída de varios rayos en el municipio. Uno de ellos impactó en un vial de Xeve, abriendo una zanja que atravesó el asfalto. Otras incidencias reseñables fueron la inundación del aparcamiento de la Plaza de Abastos y, muy próximo, el local de Mercaplaza, que como indicaba en sus redes sociales, era la primera que le ocurría en sus 40 años de existencia. 

Algunos negocios tuvieron que suspender su actividad, como le ocurrió al centro deportivo de Campolongo, que se anegó debido al desbordamiento de las arquetas próximas y permaneció cerrado hasta el mediodía. 

Comentarios