El TSXG confirma la pena para Javillo tras el alijo de la gasolinera de Sanxenxo

Reafirma así el dictamen de instancia, y explica que el narco y el resto de condenados pueden presentar un nuevo recurso
                      Una imagen del juicio.
photo_camera Una imagen del juicio. LA REGIÓN

Poco tiempo después de conocer su condena en la Audiencia Nacional por la operación en la que se relacionaba directamente con Sabdullah Unnu, uno de los grandes capos de la heroína a nivel europeo (ya fallecido), Javier Janeiro, alias Javillo, "El Sito Miñanco de la heroína", ha visto como el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) rechaza el recurso interpuesto contra la otra condena que se le impuso recientemente, en este caso en la Audiencia Provincial de Ourense, tras el caso que salió a la luz tras su detención en una estación de servicio de Sanxenxo en compañía de su pareja tras efectuar otra transacción de heroína.

El TSXG confirma así el dictamen de instancia, y explica que el narco y el resto de condenados pueden presentar un nuevo recurso, ahora ante el Tribunal Supremo, en los plazos que marca la ley.

Los hechos que fueron juzgados a finales de 2023 tuvieron como elemento pivotante el encuentro en el entorno del Burger King de Sanxenxo (Burriquin, según las anotaciones intervenidas al narco de O Salnés), el hallazgo de la heroína en manos del colombiano y de 3.000 euros en manos del vilanovés. Manuscritos que se referían a 5,5 y a 3.000 fueron localizados por los investigadores en poder de Javillo, señales inequívocas de su relación con lo sucedido. El dinero era para el pago del transporte de la droga, asegura la Policía. Fue en el mes de diciembre de 2021 cuando, en imágenes virales compartidas en primicia por este periódico, policías de paisano se abalanzaban sobre el colombiano en la gasolinera. Javillo y su exesposa esperaban muy cerca, donde también fueron arrestados.

El narcotraficante afirmó que en aquel momento y tras sufrir una patología coronaria dejó el tráfico de drogas, y que su dedicación sería la venta ilegal de marisco (en concreto, berberecho que, dijo, compraba a furtivos) a restaurantes de Portonovo. Señaló también que vendía coches de segunda mano por Internet.

En el curso de las investigaciones hubo seguimientos a Sevilla, Málaga, Madrid, Pontevedra y Ponferrada (León). Las entregas se realizaban en un garaje que Javillo tenía en la ciudad de As Burgas, según el relato de la Fiscalía. De esta forma "podía meter los vehículos realizar cargas y descargas lejos de la vista de curiosos".

Comentarios