El turismo alternativo a los hoteles en las Rías Baixas es el que más crece de toda Galicia

Los alojamientos en las viviendas turísticas de la provincia de Pontevedra se han disparado un 150% desde la pandemia. Los campings reflejan un incremento superior al 34% y la caída del turismo rural en Pontevedra es menor que en el resto de la comunidad

Imagen de una playa en Poio este fin de semana. GONZALO GARCÍA
photo_camera Imagen de una playa en Poio este fin de semana. GONZALO GARCÍA

El año pasado llegaron a la provincia de Pontevedra 4,7 millones de turistas, de los cuales 140.000 fueron peregrinos del Camino Portugués. Un 75% de estos visitantes vinieron de distintos puntos de España, mientras que el 25% restante eran turistas internacionales. 2022 se convirtió en un ejercicio récord en el que se batieron todas las marcas, tanto en la provincia de Pontevedra como en el resto de Galicia. En la comunidad autónoma recalaron algo más de 6,5 millones de viajeros.

El sector confía en que 2023 vuelva a romper los moldes de la estadística. Las principales asociaciones relacionadas con el hospedaje trabajan para que las Rías Baixas superen esta vez la barrera de los cinco millones de turistas. El comportamiento del verano será determinante para alcanzar este objetivo. Hasta ahora, las cifras de las reservas en los hoteles, albergues, campings y alojamientos de turismo rural hacen pensar en que este sueño podría hacerse realidad, con ocupaciones que rondarán entre el 90 y el 100% en las semanas centrales del verano.

El Instituto Nacional de Estadística (Ine) vino a confirmar este lunes estas impresiones, con un reflejo en las Rías Baixas del mayor crecimiento de viajeros y pernoctaciones de toda Galicia, fuera del hospedaje hotelero, entre los meses de enero y mayo del año en curso.

En relación a las cifras previas a la pandemia, la provincia de Pontevedra ha visto elevar en estos cinco meses un 150% el alojamiento de viajeros en los denominados apartamentos turísticos. Toda Galicia refleja un crecimiento sustancial en este apartado, pero en la provincia de A Coruña el incremento no llega al 100% con respecto a los datos pre-covid, en Lugo es apenas del 80% y en Ourense el aumento no alcanza ni el 75%.

Este año el sector turístico espera facturar en toda la provincia más de 3.000 millones de euros, la mayor cifra de su historia

La estadística es también altamente positiva en cuanto a los viajeros y las pernoctaciones en los campings de la provincia de Pontevedra. El crecimiento entre enero y mayo de este año supera el 34 % en relación al mismo periodo del año 2019, antes del estallido de la pandemia.

En el resto de provincias gallegas los aumentos reflejados por el Instituto Nacional de Estadística oscilan entre el 15 y el 26%, lejos de la marca pontevedresa.

El dato negativo está en el turismo rural, otra de las opciones de los visitantes que optan pasar su tiempo de ocio y vacaciones en las alternativas a los hoteles. 

En este caso, los datos empeoran en relación a la contabilidad tomada durante los cinco primeros meses del 2019. Comparados con el mismo tramo del año en curso, en la provincia de Pontevedra se alojaron un 7,4% menos turistas. Es cierto que es el único dato adverso en relación al año previo al covid, pero en la comparación con el resto de provincias gallegas, Pontevedra también sale ganando.

En A Coruña la caída de los alojamientos de turismo rural hasta mayo del año 2023 es del 12%, en Lugo el desplome alcanza casi el 40%, y en Ourense el descenso registrado por el INE supera ahora mismo el 13,5%.

Superado ya el millón de turistas

Hasta el pasado mayo, el número de turistas que han optado por las Rías Baixas supera ya el millón de personas, de las que un 25% son extranjeros. El sector espera generar el 65% de sus ingresos anuales durante los meses de verano. Este año el turismo podría facturar en la provincia más de 3.000 millones de euros.

Dulcinea Aguín, presidenta de Aviturga: "Para el mes de agosto estamos superando el 80% de ocupación turística"

Las expectativas de ocupación turística en Pontevedra para los meses de julio y agosto son "positivas", afirma Dulcinea Aguín, presidenta de Aviturga. "Para agosto estamos superando el 80%", asegura Aguín,con un perfil de turista muy familiar, "generalmente un matrimonio con hijos y mascota".

Entre las zonas de mayor ocupación vuelve a repetir Sanxenxo, que cuenta con un "perfil familiar de tercera y cuarta generación que sigue siendo fiel a este destino" en palabras de Aguín.

Por su parte, el mes de septiembre también cuantifica altos niveles de ocupación vacacional, debido a la celebración en la ciudad de la Final de las Series Mundiales de Triatlón de Pontevedra 2023 entre el 20 y el 24 de septiembre. "Las reservas para el Triatlón ya están desde febrero, pero no solo para Pontevedra, sino para Marín, Poio, Sanxenxo y todos los alrededores", confirma la presidenta de Aviturga. Las reservas para este evento se realizaron "con muchísima previsión", por parte de asistentes "de todas las nacionalidades: australianos, canadienses y europeos".

En cuanto a la tipología de vacaciones, Aguín reitera que tras  el fin de la Covid-19 "se volvió al modelo antiguo" de turismo, con un mayor número de familiares y con estancias más largas.

"La pandemia descubrió muchos lugares de interés turístico que se desconocían", reconoce la presidenta de Aviturga, quien además afirma que la Covid-19 "provocó un cambio de mentalidad en la gente, ya que se buscaron lugares poco comunes y masificados, y el hecho de estar tanto tiempo solos hizo que se volviese al modelo anterior de vacaciones". 

No obstante, el análisis de Aguín para el turismo de este  verano retoma las estancias cortas, a diferencia del periodo estival de 2022, pues "la gente que nos visita por primera vez ya se plantea conocer Galicia pernoctando una media de cinco días en cada sitio".

Con todo, Aguín ratifica las buenas expectativas para este verano, dado que "ya estamos en la situación de 2019", previa a la pandemia.

Camilo Besada Soutullo, encargado del Camping Baltar en Sanxenxo: "El 90% de las reservas que nos llegan son de personas que residen en Galicia"

Camilo Besada Soutullo, fundador del Camping Baltar, en el municipio de Sanxenxo, confía en que la campaña de verano sea positiva para su negocio. A sus 82 años sigue regentando este emblemático alojamiento junto a su hija.

Besada señala que la ocupación de su camping se sitúa actualmente en torno al 40%. "Siempre depende mucho del tiempo. Por el momento parece que acompaña por lo que las previsiones son buenas", explica.

Las cifras en comparación con el año pasado, asegura, son muy similares. Las reservas en su alojamiento suelen incrementarse a partir del puente de Santiago Apóstol, el 25 de julio. Este patrón lleva sucediendo durante varios años.

En referencia al perfil más común de las personas que hacen su reserva en el Camping de Baltar, el propietario del establecimiento asegura que habitualmente, son familias y personas locales, tanto de la provincia de Pontevedra como de Galicia. 

Besada apunta que las estancias este año están siendo más largas que con respecto al año 2022. 

Los clientes que se hospedan en su alojamiento alquilan las parcelas que se ofertan, llegando incluso a ampliar sus reservas para todo el verano.  

Muchos de los clientes de este alojamiento llegan a Sanxenxo en su propio vehículo. "Dejan su caravana, que es lo que más nos suele venir, y la tienen aquí disponible a su gusto y se gestionan como ellos decidan", comenta.

Esta práctica, supone para Camilo Besada Soutullo, tener aseguradas plazas durante la temporada de verano. 

Además de espacio para caravanas y furgonetas, también ofertan camping y bungaló.

A pesar del gran número de reservas de clientes locales, a este camping también llegan personas de distintos puntos de España. 

La autocaravana es un medio de transporte que está al alza. Un medio de viaje que se ha incrementado sobre todo tras la pandemia del coronavirus y que cada vez cuenta con más parkings públicos por todo el territorio nacional.

Víctor Fontán, Casa Rural Noelmar: "Las previsiones para el verano son buenas si continúa el buen tiempo"

Las casas rurales también se apuntan a los buenos datos de ocupación de la provincia de Pontevedra durante el verano. Al igual que ocurre con las viviendas turísticas el porcentaje de ocupación ronda ya el 80%. Es el caso de la Casa Rural Noelmar, en Combarro, que ha comenzado la temporada turística con unos números de hospedaje muy positivos. Su dueño, Víctor Fontán, se muestra satisfecho y destaca que estos datos "no deberían cambiar si acompaña el buen tiempo". Además, las previsiones para el resto del periodo estival son también muy buenas, en una zona en la que ahora hay más oferta, según señala Fontán.

Hasta ahora, los buenos niveles de ocupación han venido acompañados de altas temperaturas y pocas lluvias, así que de continuar esta situación meteorológica "la gente se animará a venir", afirma Víctor. 

En Casa Noelmar suelen recibir durante todo el verano a "familias con dos o tres hijos , la mayoría provenientes del territorio nacional". Son numerosos los turistas que llegarán durante las vacaciones para disfrutar de una estancia en las Rías Baixas. "Durante los meses de julio y agosto, los visitantes de Casa Noelmar se quedan a dormir  una media de 6 noches", relata Víctor Fontán, un número de pernoctaciones que espera que se  mantenga hasta septiembre. 

En esta Casa Rural en la Ría de Pontevedra se alojan los huéspedes que quieren compartir con la familia una semana en este destino turístico.

Comentarios