Ultimátum de Verducido al Concello por el parque forestal

La Comunidade de Montes amenaza con denunciar el convenio

Comuneros de Verducido durante la asamblea de este domingo. RAFA FARIÑA
photo_camera Comuneros de Verducido durante la asamblea de este domingo. RAFA FARIÑA

A la Comunidade de Montes de Verducido se le agota la paciencia. Después de dos intentos infructuosos su junta directiva tiene previsto presentar en el Rexistro Xeral del Concello una tercera petición de entrevista con el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, para darle un ultimátum. O accede a mantener una reunión para tratar de la "inacción" del Concello en el mantenimiento del parque forestal de O Pontillón de Castro o la entidad parroquial rescindirá el convenio por el que cedió el área de naturaleza a la Administración local por 30 años.

Los comuneros de Verducido tienen sobre la mesa la posibilidad de denunciar el pacto suscrito con el Concello hace ocho años que facilitó la puesta en marcha de una iniciativa enmarcada en el programa Monte Vivo, con un presupuesto de 590.000 euros, que incluyó la plantación de más de 1.500 árboles de 23 especies distintas, entre ellas castaños, robles, fresnos, cipreses, pinos, abedules o sauces.

Los comuneros celebraron este domingo una asamblea en la que adoptaron la decisión de romper el pacto porque, como recordó la junta rectora que preside Marcos Rey, no había servido de nada la llamada de socorro que la Comunidade de Montes efectuó en agosto de 2017 instando a la Administración local a poner fin al progresivo deterioro del gran parque forestal de O Pontillón de Castro debido a la "dejadez" con la que está gestionando este proyecto pionero y la "falta de voluntad" para el desarrollo de los trabajos de mantenimiento que debería encargarse de realizar desde su inauguración, el 26 de septiembre de 2010.

Ante el "silencio" del Gobierno local a las dos anteriores peticiones de entrevista, los comuneros habían decidido tomar la iniciativa y salir al rescate del parque forestal, que ocupa una superficie de más de 50 hectáreas. De esta forma, los comuneros habían realizado los trabajos de restauración de las cinco fuentes situadas en distintas zonas del entorno natural que rodea el embalse: una frente al rocódromo, dos desde donde parte el acceso que conduce hasta el alto de O Pontillón y otras dos en la propia cima (Outeiro do Castro), donde se celebra la Festa do Canteiro.

Marcos Rey explica que el Concello argumenta que no dispone de presupuesto para hacerse cargo de los trabajos de mantenimiento del parque forestal. "Es una excusa que no se sostiene porque la firma de un acuerdo debería llevar aparejado, de forma inexcusable, la reserva del dinero necesario para realizar el plan anual de mantenimiento de este espacio de naturaleza".

Entre las obras que los comuneros consideran necesarias para poner el parque forestal al día figura el acondicionamiento de la pista que rodea el embalse.

Comentarios