Lunes. 18.06.2018 |
El tiempo
Lunes. 18.06.2018
El tiempo

Un año de gira por Europa en bicicleta reclinada

Amigos y parientes de la familia Supertramp, como así se dan a conocer a través de Internet, recibieron a Susana, Óscar, Lucía y Darío entre aplausos
Amigos y parientes de la familia Supertramp, como así se dan a conocer a través de Internet, recibieron a Susana, Óscar, Lucía y Darío entre aplausos
Susana Míguez y Óscar Barreiro llegaron este domingo a Pontevedra tras recorrer diez países y 8.000 kilómetros con sus hijos de tres y siete años

La familia Supertramp puso este domingo punto y final a casi un año de viaje por Europa en bici reclinada. Amigos y parientes de Susana Míguez y Óscar Barreiro recibieron entre lágrimas y aplausos a los aventureros, que recorrieron diez países y 8.000 kilómetros con sus hijos Darío y Lucía, de tres y siete años, respectivamente.

Su primer viaje en trike lo realizaron en 2011 entre Ámsterdam y París cuando su hija tenía 20 meses. Aseguran que "sí se puede" hacer cicloturismo con niños y se reivindican como ejemplo de ello. "Lo mejor es la gente tan buena que hay por ahí. Da igual si sabes hablar el idioma o no. Hemos conocido a un montón de gente y hecho amigos por todas partes y para toda la vida", explica Susana, que tiene 28 años.

Su marido Óscar, de 38, saca hierro a la cara menos amable de una aventura de estas características. La única experiencia "mala" fue durante una acampada. "Unos chicos estaban de fiesta y la montaron un poco. Pero son detalles secundarios", subraya.

Susana: "Trabajamos un mes y medio en Brindisi como voluntarios y el cura de una iglesia de Bari nos dejó una casita súper guay"

Óscar : "En París pudimos subir gratis a la Torre Eiffel gracias a las personas que nos acogieron. Era un sueño pendiente y lo logramos"

La tienda de campaña es, junto a sus dos bicicletas reclinadas, uno de los artículos más importantes de la expedición. Es su casa móvil y, salvo excepciones, el único refugio que tienen para dormir.

En los meses de invierno, cuando el frío aprieta, echaron mano de un plan B: el 'Workaway', un sistema que permite el alojamiento gratuito o a precio muy económico a cambio de trabajo. "Trabajamos un mes y medio en el Sur de Italia, en Brindisi, como voluntarios. Y otro mes y medio en Bari. El cura de la iglesia nos invitó a pasar allí todo el tiempo que quisiéramos. Nos dejó una casita súper guay", recuerda Susana, que asegura que en Centroeuropa sí pasaron frío. "Aún así, lo más complicado es la lluvia", reconoce.

15 EUROS AL DÍA. Una de las anécdotas más emocionantes de su excursión ocurrió en suelo francés. "En París pudimos subir gratis a la Torre Eiffel gracias a las personas que nos acogieron allí. Era un sueño que teníamos pendiente y lo logramos", comenta Óscar.

Su primer viaje en 'trike' fue en 2011 de Ámsterdam a París cuando su hija tenía 20 meses. "Lo mejor es la gente buena que hay por ahí", dicen

Al parecer, el matrimonio de la comunidad que les facilitó un puesto para alojarse trabajaba en el monumento más reconocido de Francia, que visitan siete millones de personas al año y cuyo acceso –en ascensor– cuesta 17 euros. Además del país galo, su favorito en el viaje, la familia Supertramp se ha llevado un grandioso recuerdo de Grecia. En Atenas, su capital, pudieron conocer la Acrópolis. "Una familia nos invitó", recuerdan.

En el viaje no todo es altruismo. Exige un gasto, que calculan entre diez y 15 euros solo en comida. "En alojamiento apenas gastamos", afirman tras recorrer España, Francia, Italia, Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría, Eslovaquia, Austria y Suiza. Ahora se tomarán un descanso para "reflexionar y mejorar lo que no hemos hecho bien". Luego prometen volver a pedalear.

Un año de gira por Europa en bicicleta reclinada
Comentarios