viernes. 16.04.2021 |
El tiempo
viernes. 16.04.2021
El tiempo

Un año y tres meses de cárcel por golpear a dos policías que mediaban en una pelea

El detenido atravesó en coche las zonas peatonales de Campolongo y se pudo en peligro a los peatones.
El detenido atravesó en coche las zonas peatonales de Campolongo y se pudo en peligro a los peatones.
El condenado atravesó en coche el parque de Campolongo, poniendo en peligro la integridad física de varios niños

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra confirmó la sentencia, procedente del Juzgado de lo Penal 1 de A Parda, que condena a un vecino de Vilaboa a un año y tres meses de cárcel por agredir a dos agentes de la Policía Nacional que acudieron a Campolongo para mediar en una reyerta protagonizada por el procesado. El tribunal que preside Nélida Cid modificó, eso sí, la cuantía de la indemnización que debe abonar a uno de los funcionarios, fijándola en 30,46 euros por cada uno de los 25 días que precisó para recuperarse de sus lesiones.

Los hechos ocurrieron en el parque de Campolongo en septiembre de 2012, sobre las 18.30 horas. "Funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, en el ejercicio de sus funciones, acudieron al Parque de Campolongo, en Pontevedra, al haber tenido conocimiento de la participación de unos individuos en una pelea, uno de los cuales portaba un cuchillo y el otro un martillo", señala el dictamen.

AMENAZAS. Una vez en el lugar, los agentes se acercaron al acusado, el único de los participantes en la pelea que pudieron localizar, que se había introducido en un vehículo estacionado en las proximidades del parque. Uno de los policías se aproximó a él y, al ver un martillo de gran tamaño, procedió a cogerlo, momento en el que el ahora condenado le dijo que lo volviese a poner en su lugar. "No sabes con quién te estás metiendo. Soy muy peligroso, ya me conocen tus compañeros".

Instantes después y tras una acalorada discusión con los agentes, el vecino de Vilaboa, de 45 años de edad, "guiado por el ánimo de menoscabar la integridad física de los agentes, empuja bruscamente a uno de ellos y se introduce en el vehículo –que ni era de su propiedad ni estaba asegurado por aquel entonces–". El agente y su compañero intentaron sacarle del coche, ante lo que el procesado "arrancó bruscamente y, con el acelerón, tiró a un agente a la parte trasera del vehículo y golpeó al otro con la puerta trasera del mismo".

En su posterior fuga, en la que puso en peligro la integridad física de varios niños que se encontraban en la zona peatonal que atravesó con el vehículo, se llevó por delante un bolardo metálico valorado en más de 300 euros.

Los funcionarios, que lograron interceptarle instantes después tras una persecución por varias calles peatonales, hallaron en su poder dos martillos y una barra de hierro.

Uno de los agentes sufrió erosiones y contusiones en un brazo, mientras que el otro sufrió problemas musculares en el antebrazo y en la muñeca derecha y dolores en el fémur.

Se da la circunstancia de que el propio autor de los hechos, ahora condenado, reconoció en su momento que empleaba los martillos y la barra "para robar gasoil".

Un año y tres meses de cárcel por golpear a dos policías que...
Comentarios
ç