Uxío Novoneira, la vía de acceso al centro

Tras el cierre de negocios emblemáticos, esta zona cuenta a día de hoy con casi más bajos en alquiler que con actividad ► La carnicería Fidel o el restaurante A Parrilla fueron de los últimos en bajar la verja
photo_camera Algunos comerciantes de la vía Poeta Uxío Novoneira. JAVIER CERVERA - MERCADILLO

Uxío Novoneira es la primera de las diferentes calles creadas "tras a substancial mellora de Eduardo Pondal e o seu crecemento, tanto en habitantes como en densidade de tráfico, que é canalizado dende estas novas rúas ata o interior da vila"; así lo recuerda Ramón Rozas en su libro Rúas de Pontevedra.

Su nombre, tal y como recuerda también Pepy González Clavijo en su obra Las calles de Pontevedra, "se debe a Uxío Novoneira, uno de los más importantes poetas gallegos de la posguerra, el poeta del Caurel".

Novoneira "nació en Parada de Moreda, nos "texos cumes" lugueses, en el año 1930. Sus comienzos como poeta y rapsoda fueron en castellano, ya que a los 19 años marcha a Madrid y no es hasta su regreso a Galicia cuando inicia su creación poética en su lengua materna".

Esta vía siempre se caracterizó por tener una gran diversidad comercial, la cual se demostraba en la gran cantidad de negocios que se instalaron en esta nueva calle.

"A urbanización que enche unha das súas mazás, amosa edificios como Las Acacias ou Los Cedros, que nos seus patios interiores acollen un conxunto de murais do artista Xavier Dopazo, o primeiro deles recibiu o galardón de Premio Edificio Gallego 10°. As cafeterías Erbeti e Skala, La boutique de la fruta, a carnicería Fidel, a perruquería Varanasi ou Nácara Descanso son algúns dos neóns que se atopan nas súas beirarrúas", recordaba Rozas en su libro.

Sin embargo, en la actualidad la calle Uxío Novoneira ha dado un giro de 180 grados y, a día de hoy, se pueden contar en ella casi más bajos cerrados que abiertos.

Negocios como la carnicería Fidel o el restaurante A Parrilla fueron de los últimos en cerrar en la vía, y, por el momento, no han conseguido relevo.

NEGOCIOS

Esta vía sirve de acceso al centro de la ciudad para cientos de personas que caminan o que circulan en sus coches diariamente por ella.

Uno de los establecimientos más históricos de la calle es El Vergel. La popular "boutique de la fruta", aterrizó en esta zona en el año 2001. Sus dueños, Paula Costas y Manuel Sobral, reconocen que "la calle cambió bastante" desde su apertura.

"Últimamente se cerraron muchos negocios. Antes había una carnicería, una pescadería... y estaban varios negocios de alimentación, pero al cerrarse todos ellos se perdió mucho movimiento en el entorno", aseguran los propietarios.

Y a pesar de que tanto Costas como Sobral están "muy contentos con esta ubicación", sí que son conscientes de que "sería bueno que abriesen más locales, y sobre todo, más negocios variados". Por ejemplo, explica la dueña, "ahora mismo estamos rodeados de muchísimas fruterías, pero no hay nada de alimentación complementaria como sí había antes, ni pescaderías, ni carnicerías".

Contiguo a este negocio está Pontepan, que abrió hace 6 años. Chus Barcala, encargada de esta panadería, apunta que "cada vez hay menos gente y es una pena porque es una calle de acceso al centro y hay muchos locales vacíos".

En el otro lado de la balanza, en la parte positiva, destaca que "afortunadamente tenemos sitio donde aparcar, o al menos donde la gente puede parar 15 minutos para venir a comprar y hacer sus recados".

Otra de las veteranas de esta vía es Mayte Martínez, que regenta un centro de estética desde hace 20 años. Desde entonces, afirma su propietaria, "esta calle cambió mucho y para bien".

"Es una vía con mucho movimiento, aunque muchos negocios cerraron y es verdad que se nota bastante poco la crisis", señala la empresaria.

En la esquina superior de la calle, se sitúa también Bioka Cocinas, negocio que lleva abierto desde 2010. Paula Gómez, empleada de este local, cree que esta "es una zona muy buena, donde hay mucha afluencia de gente". "Es una calle muy transitada", añade la trabajadora.

Otro de los establecimientos más populares desde hace 10 años en esta vía es Ortopedia Provincial. Una de sus empleadas, Ana María Landín, reconoce que "yo a esta calle le veo todo bueno".

"La única parte negativa", apunta, "es que al haber solo aparcamiento de servicio muchos clientes vienen a comprar con tensión porque solo tienen 15 minutos".

Una de las últimas personas en llegar a Uxío Novoneira es Ángel Cuñarro, que abrió su librería, Erebor Cómics, el 25 de abril de este año.

"Esta es una buena localización porque tiene buen acceso, tiene carga y descarga y servicios para que la gente pueda parar un momento. Además, es una calle casi céntrica y tiene bastante afluencia de gente", asegura el dueño.

Sin embargo, añade, "creo que es una calle a la que le faltan más comercios. Hay muchos bajos en alquiler o en venta y no se dan puesto en marcha".

Y, ¿cuál es el motivo? Cuñarro cree que es una mezcla entre que "los precios de los alquileres están muy altos y que la mayoría de los bajos, al ser antiguos, no tienen las condiciones adecuadas para abrir". "Muchos negocios de esta zona cerraron por el covid y a partir de ahí ya no volvieron a abrir más", recuerda.

Comentarios