Los vecinos de Lérez piden que se retome el proyecto de la Variante de Alba

La asociación, que preside Miguel Filgueira, anuncia una ronda de reuniones con colectivos vecinales para desbloquear la futura vía
Foto de archivo de la carretera de Alba. ADP
photo_camera Foto de archivo de la carretera de Alba. ADP

La nueva directiva de la asociación de vecinos San Bieito de Lérez, que preside Miguel Filgueira, exconcejal del BNG en Pontevedra, anunció este martes su intención de reunirse con los colectivos vecinales del norte del municipio con el objetivo de consensuar y reactivar el proyecto de la Variante de Alba.

En la asamblea celebrada recientemente los vecinos de San Bieito, según se recoge en un comunicado, hablaron de la importancia que tiene este vial, como conexión de todo el concello de Poio y de la carretera de Vilagarcía con las parroquias del norte de Pontevedra, así como de acceso al centro de saúde de Lérez y al Hospital Montecelo.

La asociación San Bieito de Lérez quiere reunirse con los colectivos vecinales de Alba, Cerponzóns, Mourente, Verducido, Santa María de Xeve y Santo André de Xeve.

Además de Miguel Filgueira, como presidente, en la junta directiva de la asociación San Bieito de Lérez estarán Alberto Abilleira (vicepresidente), Alejandra Martínez (secretaria), Jesús Filgueira (tesorero) y como vocales Ignacio Amoedo, Rafael Gómez, Eva Cochón, Jenny Rodríguez y Juan David Sobral.

PARALIZADA HACE CUATRO AÑOS. El proyecto de la futura Variante de Alba fue paralizado por la Xunta de Galicia en 2019 al no contar el trazado con el necesario consenso vecinal.

Dos años después y con el fin de desbloquear la situación el Concello de Pontevedra presentaba una nueva propuesta que dejaba atrás el anterior diseño al que se opusieron los vecinos de Campañó y Lérez.

El entonces concelleiro de Obras, Demetrio Gómez, presentaba en junio de 2021 la nueva alternativa en la que se contemplaba un vial de 800 metros de longitud que conectaba la carretera de Vilagarcía (PO-531) con la carretera de Santiago (N-550) sorteando el conflictivo paso de Alba.

La propuesta del Concello de Pontevedra mostraba un trazado con "preferencia peatonal" que reducía a dos los cuatro carriles, inicialmente previstos, y que tendría cuatro rotondas, ocho pasos elevados y aceras. Además, evitaba el derribo de viviendas y limitaba la velocidad del vial a los 30 km/h.

El trazado del Concello partía de O Cachapal (Campañó) hasta llegar a la parroquia lerezana.

El modelo pontevedrés, según señalaba Demetrio Gómez, suponía "un importante aforro" respecto al diseño autonómico ya que el proyectado por el Gobierno local fue presupuestado en 5,8 millones, frente a los 9,3 de la Xunta sin contar el pago de las expropiaciones.

Durante la presentación, Demetrio Gómez había reconocido que los vecinos de Campañó veían con buenos ojos el nuevo trazado, pero dejaba claro que seguían sin estar de acuerdo con que la vía pasara por esa zona.

Para los vecinos el mejor trazado, según defendían entonces, era el que partía desde el Merkasia de la carretera de Vilagarcía, recorriendo la autopista en paralelo para incorporarse posteriormente a la N-550 a la altura del supermercado Dia, situado en Lérez.

Comentarios