domingo. 18.08.2019 |
El tiempo
domingo. 18.08.2019
El tiempo

"Vente que te mato, hijo de puta"

Delfín Santiago (izquierda), junto a una de las bicicletas que golpeó el chófer, y su compañero de 'aventura', Ángel Iglesias. RAFA FARIÑA
Delfín Santiago (izquierda), junto a una de las bicicletas que golpeó el chófer, y su compañero de 'aventura', Ángel Iglesias. RAFA FARIÑA

Un camionero la emprende a martillazos con dos ciclistas que le recriminaron un imprudente adelantamiento ▶"Gracias a Dios me dio en el casco, si no acaba conmigo", afirma la víctima ►La Policía investiga las dos versiones del suceso

Poco podían imaginar Ángel Iglesias y Delfín Santiago cuando organizaron una de sus habituales salidas en bicicleta que la de este jueves no iba a ser una mañana cualquiera, aunque la rutina sí comenzó como siempre: se citaron en Ponte Muíños, donde reside Delfín, y juntos se dirigieron hacia Cangas, donde les esperaban otros compañeros. "Estamos federados y solemos acudir a competiciones. Entrenamos mucho por la carretera vieja de Marín, casi a diario, y nos la conocemos como la palma de la mano", explican.

Por este motivo saben bien que en dirección a Pontevedra hay un tramo situado entre el Pazo de Lourizán y la entrada a Elnosa donde el asfalto está muy quebrado y es obligatorio esquivarlo para no sufrir un accidente. "Además, en esa zona hay un perro suelto que a veces se echa a la gente".

"Si no escapo, me mata fijo, porque venía a por mí para seguir golpeándome", asegura Delfín Santiago tras salir de Montecelo

Ya de regreso a sus casas, sobre las 12.30 horas, y cuando estaban en plena maniobra de separación del arcén, fueron súbitamente adelantados por un camión, "que nos pasó a milímetros y tocando el claxon, casi rozando", se lamenta Delfín. "Yo creo que quería asustarnos", apunta su compañero.

Ambos deportistas, enojados por la imprudente maniobra, comprobaron que el tráiler, cargado de madera, reducía su marcha unos metros más adelante para girar hacia el complejo de Lourizán. "Nos pusimos delante de él y yo me acerqué a la cabina para recriminarle el adelantamiento, que pudo habernos matado, y decirle que debía ir con más cuidado", sostiene Ángel.

En ese momento, el chófer cogió un martillo que llevaba en la cabina y se apeó, saliendo a la carrera detrás del ciclista, al grito de "Vente aquí que te mato, hijo de puta. Vente que te mato".

REVELADORAS IMÁGENES. Un vídeo, que este jueves inundó las redes sociales, muestra al camionero persiguiendo a Ángel, pero sin conseguir darle alcance. Contrariado y visiblemente enojado, comenzó a patear las bicicletas, llegando a lanzar una de ellas a unas zarzas. "Pude recuperarla tiempo después con la ayuda de unos policías, pero como son estructuras muy frágiles tiene daños bastante importantes", detalla Ángel.

Mientras tanto, Delfín contemplaba atónito la surrealista escena y, al ver el cariz que estaba tomando la situación, decidió telefonear a la Policía. Fue en ese momento cuando el chófer se encaró con él y le lanzó un primer martillazo, alcanzándole en el brazo.

"Cogí la bici y escapé, pero vino detrás de mí y me lanzó un segundo golpe directo a la cabeza. Gracias a Dios que tenía el casco, porque si no me abría el cráneo", comenta. No contento con ese ataque, el camionero insistió. "Si no escapo, me mata fijo".

El desquiciado agresor también llegó a enfrentarse a un testigo de los hechos, al confundirle con el conductor de un coche con el que se había cruzado minutos antes. Acto seguido, volvió a ir tras Ángel, que se tuvo que refugiar en las cercanas cocheras de Monbus. "Estaba desquiciado y no atendía a razones".

IDENTIFICADO. Al poco rato llegaron al lugar varias dotaciones policiales mientras Delfín era trasladado en ambulancia hasta el hospital Montecelo, donde permaneció varias horas en observación y se le diagnosticó un traumatismo craneoencefálico, recibiendo el alta sobre las 17 horas.

Su agresor, un vecino de Barro de 58 años, era identificado en el interior de la factoría. Su primera declaración fue reconocer que hubo un enfrentamiento con los ciclistas, pero que no golpeó a nadie. Los agentes le permitieron continuar su ruta hacia A Coruña y estaba citado a declarar en la sede de la Policía Local a última hora del jueves.

Reacciones

Ence condena el suceso y echa al camionero

Ence Pontevedra expresó este jueves su tajante rechazo al incidente ocurrido ante las puertas de su fábrica y se comprometió a identificar, "a la mayor rapidez posible" al transportista "a fin de presentar denuncia y tomar las medidas oportunas para que no vuelva a trabajar para la compañía".

La pastera exige a todos los transportistas que colaboran con ella "un riguroso respeto a las normas de tráfico y un absoluto cuidado y la máxima precaución con los ciclistas". Al mismo tiempo, transmite su total apoyo a los ciclistas afectados "por esta lamentable e inaceptable agresión" y muestra su colaboración con los aficionados al ciclismo para seguir colaborando en la erradicación de los accidentes.

Pedaladas insta a "denunciar pero non discutir"

La asociación Pedaladas compartió este jueves las miles de voces de rechazo a la reacción violenta del camionero e instó a los ciclistas a denunciar cualquier tipo de conducta irregular que observen en la carretera. De hecho, recomienda "levar unha cámara nas saídas en bicicleta por se se da un suceso deste tipo ou calquera no que se poña en perigo ao ciclista".

Sin embargo, el colectivo apela a la cautela para evitar un enfrentamiento que pueda derivar en conductas como la vivida este jueves: "Non recomendamos increpar nin parar aos condutores porque tristemente existen persoas que son moi agresivas ao volante. Este tipo de discusións deben evitarse, por iso existe a disposición da denuncia".

INVESTIGACIÓN. La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación sobre la agresión de un camionero a dos ciclistas en Pontevedra, a los que atacó con un martillo tras mantener con ellos una discusión por un incidente de tráfico.

Fuentes de la comisaría provincial de Pontevedra han confirmado a Efe que la Policía Local y la Guardia Civil de Tráfico han remitido sus respectivos atestados, que incluyen la declaración de varios testigos que, según ha trascendido, ofrecen versiones contradictorias de lo sucedido.

El transportista, por ahora, tan solo está identificado por la agresión que fue recogida en video por un testigo, un documento audiovisual que, posteriormente, se difundió a través de las redes sociales y grupos de WhatsApp.

La Policía aclara que no está investigado -la figura antes como conocida como imputado- por ningún delito, al menos hasta que concluya la fase de investigación.
 

"Vente que te mato, hijo de puta"