"Veo a niños muy descolgados del día a día en las aulas"

La docente Patricia García ofrece este jueves, 2 de junio, en el auditorio de la Sede Afundación la ponencia 'Llena tu aula de pensamiento creativo'
Patricia García. DP
photo_camera Patricia García. DP

Apuesta por el pensamiento creativo en el aula, por crear esa curiosidad que favorezca el aprendizaje y por lograr que los escolares se responsabilicen de planificar y realizar sus propias tareas. Y tiene las claves para conseguirlo y para ayudar a otros profesionales de la docencia. Patricia García, finalista de los Premios Educa Abanca 2021 a mejor docente de España, ofrecerá este jueves la ponencia Llena tu aula de pensamiento creativo en en el Auditorio de la Sede Afundación de Pontevedra (19.30 horas). También se podrá ver en directo a través de Afundación TV. En ella abordará la experiencia adquirida durante sus nueve años al frente del Centro de Estudios Trazos, en Redondela.

Allí, ve "la cara más dura de la educación", pues tiene alumnado de todas las edades y, en una mayor parte, con "dificultades". Lo que más destaca de esta visión global de la educación Primaria es "unos ritmos muy acelerados, poquito espacio para el aprendizaje" y dificultad para "cumplir el ritmo que cada alumno puede necesitar" Por eso ve "niños muy descolgados del día a día de las aulas", una consecuencia, quizás, derivada de la pandemia y del auge de las nuevas tecnologías. "Veo a los niños como muy despreocupados de su responsabilidad del día a día", lo que dificulta su propio trabajo a la hora de impartir clases de refuerzo. "Cosas que años atrás no veías tan agudizadas, ahora incluso nos están impidiendo avanzar, pues me estoy encontrando niños desinformados de su realidad", con "ritmos de trabajo muy acelerados" que, en algunos casos, les impiden seguir el temario con éxito. "Hay demasiada carga de trabajo para profesores y poco margen para dedicarle a los aprendizajes, sobre todo en esos casos.

LAS FAMILIAS. Las familias están "más involucradas", algo que no es necesariamente positivo, pues "la implicación depende de como la gestiones", advierte García. "Puedes ser una familia implicada, consciente de lo que tu hijo o hija hace día a día y eso me parece fundamental, la familia es fundamental para esa ayuda". Pero "a veces, quiero creer que inconscientemente, intentamos llegar a más información que realmente la tiene que abordar el alumno, porque no le estamos haciendo ningún bien a largo plazo".

"Una familia implicada con el día a día de su hijo es fundamental, pero a veces intentamos llegar a información que realmente tiene que ser abordada por el alumno"

La docente lo explica desde el punto de vista de familias "que están mucho tiempo fuera de casa, con mucha carga de trabajo, y quizás lo hacen como una ayuda, para que se entienda que están ahí, en su día a día, pero realmente hay funciones que las tienen que hacer ellos. Nos estamos equivocando. Creemos que eso es ayudar y es lo contrario".

Esa es "una de las cosas con las que llevo peleando todo el curso. Que sean ellos los que informen, los que intenten gestionar su semana. Pues tengo este examen, voy a planificarme... Pero me está costando mucho, no siempre lo consigo".

CREATIVIDAD. García intenta que el pensamiento creativo esté siempre presente en las aulas y que los niños reflexionen, para evitar que el alumnado simplemente recoja una información, la plasme y ya", limitándose a un puro ejercicio memorístico. "Cuando empezamos con un nuevo contenido, les pido que sean ellos los que extraigan conclusiones, que me cuenten lo que saben, porque en muchas ocasiones saben más de lo que creen, pero no se les da margen a que nos lo expresen". Su método consiste en "activarlos", tanto a través de la manipulación de material como de la observación de imágenes, para que quiten sus propias conclusiones. "Que se hagan preguntas y sean conscientes de lo que están aprendiendo, porque eso hará que tengan curiosidad por aprender", todo lo contrario de "llegar, escuchar, hacer un ejercicio y hasta luego". El objetivo es "dar los contenidos de forma diferente y hacerlos reflexionar".

En la ponencia de este jueves explicará al público, mayoritariamente, docente, cómo intenta atrapar a los alumnos en el aprendizaje "y sobre todo motivarlos, porque la gran mayoría tiene dificultades, no confían en ellos, tienen una autoestima muy baja... Hay que hacer cosas para que se demuestren, sobre todo a sí mismos, de que sí son capaces, de que saben y de que todo lo que ellos perciben no es así".

"Me he encontrado un público de maestros y futuros maestros con muchísimas ganas de cambio, de mejorar, de aprender... pero también veo otras realidades"

En su mochila lleva, por ejemplo, los proyectos temáticos que desarrolló en los últimos seis años, en verano, "que se iniciaron como una recompensa tras un año trabajando duro para conseguir el aprobado" y para "intentar superar objetivos". Son proyectos, por ejemplo, sobre películas, con los que transforman las aulas para convertirlas en selvas de supervivientes o en barcos piratas. "Son cosas que les motivaran a ese aprendizaje diferente. Todo para sacar esa parte de los alumnos que por motivos de tiempo no se puede trabajar durante el curso".

¿Se encuentra implicación entre el profesorado? Depende. Después de dos años impartiendo formaciones, se encuentra "un público de maestros y futuros maestros con muchísimas ganas de cambio, de mejorar, de aprender...", pero también "otras realidades" en centros educativos, donde hay "muchos impedimentos y más prejuicios frente al cambio que otra cosa".

Por eso se queda con los primeros. "Estoy conociendo a gente con muchas ganas de mejorar por su propia cuenta. Estoy encontrando una realidad que me da esperanza, me anima. Somos muchos los que creemos que hay que cambiar las cosas, que estamos en redes compartiendo nuestras ideas, altruistamente, con el fin de mejorar la educación. Hay una comunidad muy grande con ganas de cambio. La palabra que lo resume es esperanza".

Comentarios