Verducido ve posible dotar de alcantarillado al 99% de las casas

La asociación vecinal Outeiro do Castro solo ve dificultades para llevar el saneamiento a tres viviendas situadas en el núcleo de Vilariño

Las previsiones iniciales para dotar de red de alcantarillado a la parroquia de Verducido -a través del Plan de Saneamento impulsado por el Concello- indicaban que de las 300 casas de esta zona del rural, alrededor de una veintena (casi el 7% del total) podrían quedar sin este servicio básico debido a una serie de dificultades, entre ellas la de disponer de un trazado que discurriera en su práctica totalidad por el borde de la carretera, caminos y servidumbres.

La asociación Outeiro do Castro se ha puesto manos a la obra para intentar que todas las viviendas posibles puedan disponer de alcantarillado. De hecho, después de las gestiones que efectuó tras conocer el proyecto diseñado por Viaqua, considera que apenas tres casas situadas en el núcleo de Vilariño podrían tener que seguir dependiendo de fosas fecales. Para llevar la red principal hasta ellas sería preciso instalar un kilómetro de tuberías, una actuación que resultaría compleja por el elevado coste que le supondría a la Administración local tener que expropiar terrenos particulares.

El ingeniero que asesora a la Comunidade de Montes de la parroquia esta semana un recorrido por la zona situada entre los núcleos de Outeiro y Bordel para inspeccionar las fincas y comprobar el desnivel de las parcelas en las que están situadas diez casas, ya que es posible que tres de ellas (las más próximas al tramo del cauce fluvial que pasa por Bordel) precisen de un sistema de bombeo.

Para evitar que otros siete inmuebles se puedan encontrar con este mismo problema (debido a la falta del desnivel necesario para que el saneamiento funcione por gravedad), los técnicos de Viaqua consideran que resultaría preciso diseñar el trazado adecuado para las tuberías, que necesariamente afectaría a terrenos particulares.

Directivos de la asociación Outeiro de Castro se han puesto en contacto con los dueños de las fincas para solicitar su colaboración y que permitan el paso de las canalizaciones por sus parcelas. "Todos los propietarios con los que hemos hablado hasta el momento están dispuestos a autorizar las obras porque reconocen que no pueden perder la oportunidad de tener alcantarillado", aseguran representantes del colectivo vecinal.

El borrador de saneamiento de Verducido contempla una inversión de 4.787.862,55 euros. Al tratarse de un primer boceto, los técnicos de Viaqua están buscando la fórmula que permita llevar las tuberías al mayor número de viviendas posible.

La Administración local quiere que Verducido sea la primera parroquia que quede completamente cubierta por la red municipal de abastecimiento en el marco del nuevo contrato de abastecimiento que el Concello adjudicó a Viaqua. Los vecinos ven en esta actuación el adiós definitivo a un problema medioambiental que ha venido arrastrando históricamente: los numerosos vertidos de aguas fecales al río Lérez.

Además, la asociación Outeiro do Castro anunció que se encargará de buscar una empresa especializada que efectúe los enganches de las casas de la parroquia al colector principal, una conexión que el Gobierno local insiste en recordar que resulta obligatoria por ley. La entidad vecinal solicitará varios presupuestos, entre los que elegirá el que resulte más rentable y, de esta forma, conseguir que el enganche del saneamiento le pueda resultar lo más económico posible a los residentes en la parroquia, la única del municipio que no cuenta con un solo tramo de alcantarillado.

Elecciones. Marcos Rey repite al frente de la Comunidade de Montes
La Comunidade de Montes de Verducido celebró este domingo elecciones para la renovación de su junta directiva. Marcos Rey, que lideraba la única candidatura presentada en el plazo legalmente establecido, resultó reelegido presidente.

Rey, que volverá a ocupar el cargo durante los próximos cuatro años, contará con un equipo directivo ampliado que pasa de siete a diez miembros.

En la votación participaron 38 comuneros de un censo de 135, lo que supuso una participación del 38%, con un resultado de 35 sufragios a favor de la reelección de Marcos Rey y tres votos en blanco.

El inicio del plan plurianual de actuaciones para la prevención de incendios es una prioridad para la nueva junta.