Vía Verde, ¿en vía muerta?

El proyecto de crear un itinerario peatonal y ciclista sobre el antiguo trazado ferroviario entre Pontevedra y Arcade lleva doce años esperando una decisión de Adif. El organismo estatal deberá dar una respuesta en marzo, después de que el BNG elevase el asunto al Senado
Imagen de la Vía Verde, a su paso por la antigua estación de Chapela, en Redondela. A.D.
photo_camera Imagen de la Vía Verde, a su paso por la antigua estación de Chapela, en Redondela. A.D.

"O Concello pedirá a Fomento a creación duha vía verde ata Arcade", explica un titular de julio de 2014. La idea era crear una senda peatonal sobre el antiguo trazado ferroviario entre Arcade y la capital de la provincia, que ya se había dejado de utilizar para el transporte de pasajeros y de mercancías con la entrada en funcionamiento de la alta velocidad. Sería un tramo de 13,5 kilómetros para potenciar la movilidad peatonal y ciclista, que pondría en valor espacios naturales, un proyecto fantástico para el medio ambiente y mejor todavía para un turismo sostenible y accesible. Y, más aún, sin ser necesario un gran dispendio económico. La iniciativa venía precedida, dos años antes, de las propuestas de asociaciones como Pedaladas.

Desde entonces, en esos doce años en total, el proyecto sigue sin materializarse, mientras hubo cambio de Gobierno en Madrid, sucesión de alcaldes, mutación de Ministerios e incluso una pandemia mundial. El resumen es que, en esta última década, se pusieron en marcha tanto la Vía Verde entre Vilagarcía y Portas, inaugurada en agosto de 2020, como la que comunica Vialia (Vigo) con Chapela (Redondela), que entró en funcionamiento posteriormente.

Un tramo de la Vía Verde do Salnés. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Un tramo de la Vía Verde do Salnés. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Incluso se avanzó en el tramo entre Pontevedra y Barro, que pasará por el acondicionado mirador del antiguo puente sobre el Lérez, un proyecto sufragado con fondos europeos que fue reformulado y que tiene en fase de licitación una asistencia técnica.

Entre Vilagarcía y Vigo se sumaría una Vía Verde de 56 kilómetros, pero los 13,5 de la discordia siguen impidiendo que el proyecto se acabe de completar. ¿Por qué? Por la misma excusa que el Ministerio -primero Fomento, después Transportes y Movilidad- sigue poniendo desde el principio: que Adif debe descartar su uso ferroviario para proceder a su desafectación. "Una firma", se dijo en su día, por la que se espera desde hace más de una década.

El BNG vuelve a trasladar el asunto a Madrid al Senado

"La Fundación de los Ferrocarriles Españoles, que es el organismo que gestiona las Vías Verdes y que está muy interesado en esta de Arcade, que depende de Adif, trasladó el tema a la dirección de este organismo para que hiciese las gestiones oportunas ante el Ministerio y lograr la cesión, pero no ha habido avances", admite el edil socialista Iván Puentes, que hasta el año pasado gestionaba este asunto desde el Concello. "El Corredor Atlántico de Mercancías de la UE sigue pendiente de la definición definitiva de su trazado y es lo que argumentan para no haber cedido la vía por ahora".

También el BNG se ha volcado absolutamente con este asunto. En enero la senadora Carme da Silva registró una pregunta en el Senado, para cuya respuesta hay un plazo de dos meses. También presentó una moción en el mismo sentido en la Comisión de Transportes de la Cámara Alta, que se debatirá y votará "cando teñamos cupo", explican.

En ambos textos resaltan que esta Vía Verde es una "petición vecinal histórica que precisa de la desafectación de uso ferroviario por parte de Adif del tramo de la antigua vía ferroviaria entre Pontevedra y Arcade, en desuso y en estado de abandono desde hace mucho tiempo. Prueba de ello es que la infraestructura está cubierta de maleza y carente de cualquier actuación de limpieza".

El BNG recuerda que esta reinvidicación fue trasladada al Ministerio a través de diversas iniciativas y enmiendas a los Presupuestos del estado cómo en el año 2022. "A nivel municipal, se hicieron numerosas actividades, acciones e incluso la participación en propuestas de colectivos vecinales, sociales y deportivos como una marcha que contó con una generalizada participación de vecinos y vecinas de los dos ayuntamientos".

Destacan que las Vías Verdes "contribuyen a la sostenibilidad y a una mejor calidad de vida, incentivan formas de vida saludables y el deporte, dinamizan áreas del rural y promueven el comercio local y la hostelería". Ponen como ejemplo la exitosa Vía Verde do Salnés. Conectarla con la de Redondela-Vigo "convertiría esta senda en un atractivo turístico de gran interés" para Pontevedra y Soutomaior -también Vilaboa-, "poniendo en valor zonas de importante valor paisajístico como la desembocadura del río Verdugo, la Illa do Medal, las Salinas de Ulló o las antiguas canteras de Vilaboa".

"No encontramos ningún motivo para que el Ministerio no permita desbloquear una infraestructura que no se utiliza y hacer lo mismo que se hizo en otras zonas, atendiendo una demanda justa y que tiene todo el sentido. Además, no implica una inversión importante, tan solo precisa de voluntad política".

Así, se pregunta qué disposición tiene Adif a desafectar de uso ferroviario el tramo de la antigua vía de tren entre Arcade y Pontevedra para destinarla a una Vía Verde, cuándo procedería a hacerlo, si suscribe el beneficio que supondría para la sociedad, si va a consultar con los concellos implicados para recuperar esta vía "en desuso y en estado de abandono" y si va a colaborar "para que se haga realidad una demanda ya histórica".

Comentarios