Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

Un viaje al pasado marcado por el cine

JOSÉ LUIZ OUBIÑA
JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Una de las primeras reacciones de los más pequeños, nada más cruzar el umbral de la Plaza de Toros y zambullirse en el viaje a la Prehistoria, es asociar los gigantescos dinosaurios que aparecen ante sus ojos con personajes de su memoria televisiva.

En función de la edad, están los que directamente piensan en Jurassic World, sobre todo en las últimas entregas, donde los velociraptores tuvieron un especial protagonismo. "¡Ahí está Blue!", "¡No, a mí se me parece más a Charlie o a Delta!", acostumbran a ser los excitados comentarios de los más imbuidos por el universo de Jurassic World. Tampoco son escasas las expresiones de admiración cuando llegan a la zona donde se alza, imponente, un Tyrannosaurus rex de casi cuatro metros de altura. Sin duda, una de las grandes estrellas de Living Dinosaurs.

Los más pequeños, en cambio, buscan las familiaridades en la zona de la Edad de Hielo, pues allí encuentran a varios de los protagonistas de Ice Age. Así, para ellos el gigantesco mamut es el bonachón Manny y el temible tigre dientes de sable es el intrépido Diego. "¿Dónde está Sid? Tampoco veo a Scrat", en alusión al torpe perezoso y a la ardilla obsesionada con una bellota.

No cabe duda que la influencia del cine en la completa exposición está fuera de toda duda. Como reconocen los propios monitores de las visitas guiadas, "es imposible que no pregunten por alguno de esos personajes. Las películas han ejercido una gran influencia en el fenómeno dinosaurios".

Pero, dejando a un lado del fenómeno generado por el celuloide, ¿quiénes eran en realidad esos emblemáticos dinos?

El velociraptor vivió hacia finales del Cretácico, hace unos 70 a 65 millones de años y fue un carnívoro bípedo, con una cola larga y rígida, y tres garras, una alargada y curva en cada pata, la cual usaba para matar a sus presas. Poseía patas traseras de gran longitud, lo que expresa (al igual que el nombre) su aparente gran velocidad.

Por su parte, el Rex -que coincidió en el tiempo con el raptor- fue un carnívoro bípedo con un masivo cráneo balanceado por una larga cola. En relación con sus largos y poderosos miembros traseros, los miembros superiores eran pequeños, pero inusualmente poderosos para su tamaño, y terminaban en dos dedos con garras.

Aunque otros terópodos rivalizan o superan a en tamaño, era el tiranosáurido más grande conocido y uno de los mayores depredadores conocidos de la Tierra, midiendo hasta a 16 metros de largo, y 8 de alto, y con pesos estimados de entre 6 a 13 toneladas.

Finalmente, los mamuts existieron desde hace aproximadamente 4,8 millones de años hasta hace apenas 3.700 años atrás, en las épocas Plioceno (Neógeno tardío), Pleistoceno y Holoceno (Cuaternario). Sus principales rasgos eran su cabeza abombada y largos colmillos curvados.

Las especies más grandes fueron las M. sungari (mamut del río Songhua), con una altura en la cruz de 5,3 metros y una longitud de 9,1 metros; y el mamut imperial, con una altura mínima de 5 metros en cruz. Entre las especies más pequeñas se encuentran M. exilis (mamut pigmeo), M. lamarmorae (mamut de Cerdeña), o la raza enana de M. primigenius (mamut lanudo), que tenían una altura en la cruz de 1 a 2 metros.

Los mamuts probablemente tenían un peso de entre 6 y 8 toneladas, pero algunos machos excepcionalmente grandes podrían haber sobrepasado las 12 toneladas.

PRECIOS. La entrada para niños de entre cuatro y doce años cuesta seis euros, y la de adultos ocho euros. Existen igualmente packs familiares con descuentos: dos niños y dos adultos, 22 euros; y dos adultos y tres niños, 27.

Las entradas se pueden adquirir en la taquilla de la Plaza o en la página web Event Brite.

Los grupos de más de 20 personas tienen la posibilidad de realizar una visita a la muestra guiada por uno de los monitores expertos en paleontología, que explicará algunos de los aspectos fundamentales de las épocas que se recrean en la exposición.

Para programar este tipo de actividades es necesario ponerse en contacto con la organización del evento a través del número de teléfono 691486727.

Amplitud de horarios durante el fin de semana
La muestra de los dinosaurios mantiene las puertas abiertas en la Plaza de Toros de Pon - tevedra los viernes y vísperas de festivos de 16.00 a 21.00 horas y los sábados, domingos y festivos de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 21.00 horas. Las entradas se pueden adquirir una hora antes del cierre. En las vacaciones escolares de Navidad también se podrá visitar. Así, del 21 de diciembre al 6 de enero, el recinto estará abierto al público de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 21.00 horas (a excepción de los días 24, 25, 31 de diciembre y 1, 5 y 6 de enero, cuando tendrá un horario especial).

Un viaje al pasado marcado por el cine
Comentarios