Pontevedrando... Las vidas que hemos salvado

Desde 2021 y hasta hoy, que estamos a mediados de 2022, no ha fallecido nadie en accidentes de tráfico en Pontevedra
La Policía en el lugar de un accidente ocurrido en 2020. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera La Policía en el lugar de un accidente ocurrido en 2020. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

A veces hay que ir a las cifras, porque se pueden negar muchas cosas, pero llevar la contraria a una calculadora es más complicado. Si yo le digo a usted que soy obeso usted se hará una idea más o menos acertada, pero si le digo que peso 125 kilos no tiene usted nada que imaginar, 125 kilos son los que son, ni uno más ni uno menos. Por cierto, sepa que exageré mucho la cifra para realzar el argumento. En realidad son muchos más. ¡Ah, qué tiempos en los que pesaba 125 kilos y me sentía tan ligero como la primera bailarina del Bolshoi!

Lo malo de las cifras es que suelen aburrir, por eso muchos no acudimos a ellas con la debida frecuencia, pero a veces viene bien. Si yo le digo que el Modelo pontevedrés, por ejemplo, salva vidas, usted me dirá que eso es propaganda, que es una exageración afirmar algo así a la ligera, que eso habría que verlo, que es lo que procedemos a hacer inmediatamente:

Entre 1997 y 2006 fallecieron en Pontevedra en accidentes tráfico 30 personas, una media de 3 al año. Desgranando algo esos datos, vemos que en esa década 20 de esas 30 personas fallecieron entre 1997 y 2000. El primer Gobierno de Lores es de mediados de 1999. A partir de 2000 y hasta 2006 murieron los 10 restantes. O sea que en los primeros 4 años de la década 1997-2006 fallecieron el doble de personas que en los 6 siguientes. Téngase en cuenta que los primeros años de Miguel Anxo Lores como alcalde la reducción del tráfico se centró en la zona monumental y algunas calles adyacentes, por lo que no cabría esperar una gran reducción de accidentes que sin embargo se produjo.

En la siguiente década, la que va de 2007 a 2016 pasamos de aquellos 30 fallecidos a 3. Como usted recordará, en esa década el Modelo se implementó en todo el casco urbano, se redujo notablemente la circulación de coches, se pusieron medidas de calmado de tráfico, como lombos y pasos elevados, se redujo la velocidad máxima a 30 km hora y todo eso. Los fallecidos en accidentes de tráfico se redujeron en un 90%. Pero eso también lo desgranamos, que no cuesta tanto. A lo largo de esa segunda década, 2 personas murieron en 2009 y una en 2011. Desde entonces y hasta hoy, que estamos a mediados de 2022, no ha fallecido nadie en accidentes de tráfico en Pontevedra.

Resumiendo, entre 1997 y 2006, 30 muertos, 20 de ellos en los primeros cuatro años; de 2007 a 2016, tres fallecidos y entre 2012 y 2022, ninguno. Por eso la Unión Europea nos dio en 2019 el Premio a la Seguridad vial. Por eso y por lo que sigue.

Considerando heridos graves a todos aquellos que requieran más de 24 horas de hospitalización, lo que me parece discutible pero así está la estadística, entre 2000 y 2009 hubo 482, casi medio centenar al año, aunque si lo vemos año tras año, comprobaremos que bajamos de 129 heridos graves en 2000, a 46 en 2003, cuando venció el primer mandato del BNG en Pontevedra. Y eso que no encuentro la cifra de 1999. A partir de 2003 la media anda por unos 14 al año. La última cifra es de 2000 y fueron 4. Puede influir que en ese año el tráfico se redujo notablemente por la pandemia y las consecuentes restricciones, pero en 2015 fueron 5, igual que en 2017. Aquí las cifras bailan más, pues también hay un par de años con picos de 21, pero en todo caso la reducción de esos accidentes llamados graves es notabilísima y sería una tontería negar que estas buenas cifras se deben en exclusiva a la reforma urbana que se ha hecho a partir de 1999 y hasta hoy.

Es una pena que la gravedad de esos heridos no se refleje también en cifras, pues poner el límite entre lo grave y lo no grave en un ingreso hospitalario de 24 horas menos un segundo y 24 horas justas o más es inexacto. Si usted tiene un accidente y le duele una muñeca, entre que lo ingresan, lo atienden y le hacen las preceptivas pruebas ya pasó un día, y total a lo mejor le dan una pomada y listo. A eso no lo llamaría yo un accidente grave, pero quién soy yo para meterme en asuntos técnicos cuyas particularidades escapan a mi conocimiento.

Pero sí, nuestro Modelo salva vidas, muchas, y reduce los accidentes, muchos también, y desde luego la gravedad de los mismos. Aunque sobre esto no haya de momento estadísticas, es de sentido común sospechar que todas las medidas de reducción de velocidad y calmado de tráfico producen atropellos a menor velocidad, de menor intensidad y por tanto de menos gravedad. Y por supuesto en mucha menor cantidad, que de eso sí hemos visto los números.