Las viviendas turísticas reciben una avalancha de reservas de cara a Semana Santa y al verano

La tendencia, que comenzó el pasado año, confirma a las Rías Baixas como destino referente para el turista. El perfil del inquilino es el de una familia con uno o dos hijos. La desestacionalización se va afianzando
Viviendas turísticas - Casa Area de Bon (2)
photo_camera Interior de la oferta más selecta de Airbnb en el entorno de Pontevedra, ubicada en Area de Bon. DP

Todavía no han comido las uvas y muchos turistas ya han resuelto sus vacaciones del próximo verano. Algunos incluso ni esperaron a que finalizase la temporada de este año. Y es que Galicia, y en especial las Rías Baixas, se van consolidando cada vez más como un referente turístico nacional y los visitantes no quieren esperar a que les pille el toro con las reservas. De ahí que cada vez las cierren antes.

"Es algo que ya empezamos a notar antes de la pandemia, pero luego se paró y el año pasado volvió a producirse. Cada vez se reserva con más antelación", confirma Dulcinea Aguín, presidenta de la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga).

Alquiler viviendas turísticas

La avalancha de llamadas, consultas, prerreservas y confirmaciones comenzó ya en septiembre y en este tramo final del año se está acentuando. Nadie quiere quedarse sin alojamiento. "Somos de los destinos más baratos de España si tenemos en cuenta nuestra oferta de costa, montaña, rural, gastronomía, cultura, patrimonio, medio ambiente... Y eso se nota en la demanda", agrega Aguín.

Aunque también hay mucho movimiento relacionado con la Semana Santa, la mayoría de las gestiones se vinculan a la época veraniega. La presidenta de Aviturga subraya que se está afianzando la desestacionalización del turismo y aumenta progresivamente el número de visitantes que escapan de los meses más calientes, decantándose por otros como junio o septiembre. "Aunque es cierto que agosto primero y julio después –porque los niños acaban más tarde el colegio– son los que antes se agotan".

También ganan protagonismo los meses tradicionalmente flojos. "Antes era impensable tener reservas en noviembre o diciembre, y ahora tenemos cada vez más, incluso para fin de año", señala.

El perfil del demandante es el de una familia joven con uno o dos hijos, "aunque también hay mucha pareja que viaja sola, amigos y jubilados". A este respecto, Dulcinea Aguín destaca la celeridad de los extranjeros a la hora de decidir sus destinos turísticos. "Tienen una mentalidad muy distinta a la nuestra. Son más calculadores, tienen claro a dónde quieren ir y se planifican con hasta ocho meses de antelación".

Lo más 'top': alquileres por encima de los 36.000 euros al mes

Indudablemente no están al alcance de todos los bolsillos. Tan solo de una minoría muy selecta. Pero continúan teniendo una alta demanda y sus propietarios no dudan en mimar a sus exclusivos clientes, que no escatiman en gastos cuando se les garantiza comodidad, discreción y tranquilidad.

Probablemente haya alguna más singular, pero estas son las viviendas más top de las que se encuentran ahora mismo en el catálogo de Airbnb. Alquilarlas en la primera semana de agosto –el mes más demandado– no baja de los 4.000 euros (salvo en el caso de Pontevedra) y para disfrutarlas todo el mes hay que pagar cantidades de cinco cifras que pueden rondar los 37.000 euros, es decir, el doble de lo que cuesta un Kia Rio, actualmente el coche más barato del mercado: 16.450 euros.


Sanxenxo. 26.668 euros por Villa Ultreya

Viviendas turísticas - Villa Ultreya, en Paxariñas (Sanxenxo)

Villa Ultreya se encuentra en la playa de Paxariñas. Dispone de ocho dormitorios, piscina, amplios jardines... La primera semana de agosto cuesta 5.352 euros, la primera quincena 12.488 euros y el mes entero se dispara hasta los 26.668 euros.


Bueu. Sobre 37.000 euros en Area de Bon

Viviendas turísticas - Casa Area de Bon

Es la oferta más selecta de las que se encuentran ahora mismo en Airbnb en el entorno de Pontevedra. Una casa en Area de Bon de tres dormitorios con piscina y amplio jardín. Una semana en agosto cuesta 8.488 euros y la primera quincena, 19.728 euros. El mes entero ya no está disponible, pero rondaría los 37.000 euros.


Bueu. Un castillo por 2.225 euros la noche

Viviendas turísticas - Pazo en Bueu

Todavía no está disponible para alquilar, pero este castillo en Bueu ya se promociona en las redes. Dispone de seis dormitorios, un interior renovado y numerosos servicios. El precio: 2.225 euros la noche.


Pontevedra. 9.479 euros en Estrigueiras

Viviendas turísticas - Casa Estrigueiras (Pontevedra)

Una casa con cinco dormitorios en la Rúa Estrigueiras es la oferta más elitista ahora mismo en Pontevedra. Disfrutarla cuesta 2.459 euros una semana de agosto, 5.163 euros si son 15 días y 9.479 euros el mes entero.


Poio. Encima de Raxó por 16.250 euros

Viviendas turísticas - Casa Raxó (Poio)

Las espectaculares vistas a la ría desde una gran piscina es el mayor reclamo de esta vivienda de cuatro amplios dormitorios situada en Raxó. Alquilarla en agosto supone desembolsar 4.215 euros la primera semana, 8.851 euros la primera quincena y 16.250 euros todo el mes.


Cangas. 18.394 euros en Casa Fenteiras

Viviendas turísticas - Casa Fenteiras (Cangas)

Casa Fenteiras está a un paso de las playas de Barra, Nerga y Viñó. Su multitud de servicios garantizan descanso y tranquilidad. La renta arranca en 4.332 euros una semana de agosto, 9.952 euros a primera quincena y 18.394 euros el mes completo.


Procedencia de los turistas que acuden a las Rías Baixas

El mayor volumen de visitantes que ocupan las viviendas turísticas de las Rías Baixas procede de Portugal, "que sigue siendo nuestro mejor cliente". No muy lejos les siguen los franceses, alemanes, británicos y holandeses.

También llegan del otro lado del charco, siendo Estados Unidos y Canadá los principales suministradores de turistas, "pero empezamos a tener bastante gente que llega de Australia".

El Camino de Santiago es otro de los grandes focos de atracción de visitantes, pues no son pocos los que aprovechan la ruta espiritual para, una vez completada, regalarse unos días de escapada por Galicia.

"Algunos de estos clientes repiten, pero lo normal es que este tipo de viajeros decidan disfrutar sus vacaciones recorriendo varios lugares, por lo que aquí están una vez y, como mucho, vuelven al cabo de un tiempo con amigos para hacer de guías. Prefieren los alojamientos turísticos antes que los hoteles porque eso les permite sumergirse en nuestra cultura y modelo de sociedad. Les gusta nuestra disponibilidad y nuestro servicio", comenta la responsable de Aviturga.

La gran mayoría busca las excelencias de la costa de las Rías Baixas y de ahí que la mayor demanda se refiera a viviendas situadas cerca de las playas. Pero también ganan fuerza los alojamientos situados en zonas de senderismo o vías verdes.

Comentarios