martes. 19.10.2021 |
El tiempo
martes. 19.10.2021
El tiempo

"Vivir sola en el centro de la Boa Vila es completamente inasequible"

Luz Lavía. DP
Luz Lavía. DP
Apartamentos de 25 metros por 400 euros o pisos de dos habitaciones por 700 y 800 euros aleja las posibilidades de habitar en muchas zonas del casco urbano

"Vivir sola en Pontevedra en un piso nuevo o céntrico es inasequible", dice Luz Lavía. Esta ingeniera pontevedresa de 34 años ha pasado los últimos meses buscando un piso que mejorase sus condiciones pero "o son muy viejos, o son muy caros o están muy lejos". Luz vívía en un apartamento de 25 metros cuadrados en la zona vieja por el que pagaba 350 euros. "Era muy cuquiño pero no tenía los servicios que necesitaba, ni gas natural, ni garaje, era muy básico", asegura. Durante meses estuvo buscando opciones para cambiar de vivienda. Ante la falta de oferta en la Boa Vila y dado que actualmente trabaja en Vigo se planteó incluso residir en la ciudad olívica. "Los pisos son más caros allí, claro, pero ya no es tanta la diferencia comparado con hace unos años. Con lo que pago de gasolina casi me compensaba económicamente quedarme allí", asegura esta pontevedresa que finalmente se decantó por Pontevedra para estar más cerca de su familia.

En su odisea en la búsqueda de una vivienda de dos habitaciones relativamente nueva se encontró con una realidad de la que se quejan las inmobiliarias. "En Pontevedra apenas hay oferta", dije. "Encontré apartamentos de unos 40 metros cuadrados por más de 500 euros, para bajar de precio me tenía que ir a la zona de Lérez, los Salgueiriños...", añade.

Finalmente hace algunas semanas dio con lo que buscaba: un piso de dos habitaciones, bien situado por el que paga menos de 500 euros. "Mi casera es joven y entiende la situación, así que me ha dejado el alquiler a un precio que está fuera de mercado, haciéndome un favor", explica esta ingeniera a la que llama la atención que es tanta la demanda y tan escasa la oferta de vivienda que en algunos casos los arrendadores ni siquiera responden a las solicitudes. "Lo poco que hay en alquiler la gente se tira a por ellos. Yo me apunté a tres o cuatro ofertas y a día de hoy no he tenido respuesta".

Ver más | Pontevedra se convierte en la tercera ciudad gallega más cara para alquilar

FRENAZO. Pocos pisos, mucha demanda y especialmente caros en las calles más céntricas, es la realidad de Pontevedra, asegura la responsable de la inmobiliaria Versada. Esta agente pontevedresa subraya que mayoritariamente son jóvenes y parejas quienes buscan vivienda para alquilar en la Boa Vila. Lo que más se demanda son pisos de dos o tres habitaciones, cercanas al centro "y que sean asequibles, suelen buscar pagar entre 400 y 500 euros, pero aquí en el centro te encuentras de 700 o 800 euros fácilmente", añaden desde Versada. Esta inmobiliaria de Pontevedra percibe que hay "un pequeño frenazo en la demanda" que algunas inmobiliarias achacan a "las noticias de que van a limitar el precio de los alquileres, alguna gente está a la espectativa".

Por otra parte, la demanda de casas en el entorno rural de Pontevedra sigue en aumento, aunque principalmente para venta, ya que de nuevo apenas hay viviendas unifamiliares en alquiler. "Es dificilísimo enconrarlas y muchas de ellas están destinadas a alquiler turístico". Y es que la pandemia ha dejado su impronta en el mercado inmobiliario.

En el último trimestre de 2020, el 22,5% de las adquisiciones en España fueron viviendas unifamiliares, dos puntos más que en verano. Es la ratio más elevada desde que arranca la serie histórica de datos en 2005 y confirma que esta modalidad come terreno a los pisos.

"Vivir sola en el centro de la Boa Vila es completamente inasequible"
Comentarios
ç