viernes. 13.12.2019 |
El tiempo
viernes. 13.12.2019
El tiempo

Vuelven a detener al ex abogado de El Pastelero por blanquear dinero de la droga

Dinero decomisado en la operación Beautiful. DP
Dinero decomisado en la operación Beautiful. DP
La Fiscalía le seguía la pista desde su presunta relación con el vilagarciano y la Policía le atribuye un presunto delito de lavado en el seno de la operación Beautiful, un macroproceso contra el narcotráfico

Juan Ramón García Crespo no es para nada un desconocido para las autoridades judiciales pontevedresas. Augusto Santaló, fiscal delegado de Delitos Económicos, le investigó años atrás en relación con movimientos de dinero del todo sospechosos relacionados con Óscar Rial, alias El Pastelero, considerado por la Policía el líder de una de las mayores organizaciones de narcotraficantes del siglo XXI pero jamás condenado por ello.

Crespo, abogado de profesión y que acabó siendo detenido junto a su famoso jefe y encarcelado por el supuesto blanqueo de las ingentes cantidades de dinero que amasaba su famoso cliente, ha vuelto a las andadas. Aunque entonces acabó quedándose fuera del caso al dirigirse las pesquisas solo contra El Pastelero y solo por delito fiscal (hechos que reconoció y por los que fue condenado), ahora regresa al centro del escenario tras ser arrestado en el marco de la recientísima operación Beautiful, un laborioso trabajo coordinado desde la Udyco Central y la Brigada Central de Estupefacientes del que daba cuenta este periódico hace escasas fechas.

El saldo final de una investigación que contó con el apoyo de Europol ascendió a más de 80 detenidos en varias fases, algunos vinculados con el narcotráfico (de hasta 4.000 kilos de cocaína que llegaron al continente en contendores) y otros con el blanqueo de los beneficios, como es el caso de hasta cinco gallegos y del mencionado letrado afincado en Madrid.

PERFIL. La figura de Crespo coincide con la de otros letrados que, con gran capacidad para la creación de empresas presuntamente ficticias y para la atracción de hombres de paja para encubrir el movimiento de dinero de sus auténticos clientes, ponen toda su sabiduría al servicio de personas que disponen de importantes cantidades de efectivo y pretenden introducirlas en los canales lícitos.

Eso es lo que le atribuye ahora la Policía, lo mismo que, supuestamente, había organizado en su día para El Pastelero y tal vez para su socio Costiñas en aquel entramado que, al menos para él, no incluyó consecuencias penales.

El letrado se libró en su día de una condena gracias a la absolución del que era su cliente en un proceso por narcotráfico

El fiscal del caso, Augusto Santaló, recuerda que existían pruebas claras de que el letrado se dedicaba a blanquear el dinero de los supuestos narcotraficantes gallegos, pero se encontró con una traba decisiva: uno y otro fueron exonerados por la Audiencia Nacional en el macroproceso por el alijo del pesquero San Miguel. Aquella investigación fue la que llevó hasta el banquillo a dos de los presuntos mirlos blancos del narco gallego, y de la misma salieron libres ante la espantada de última hora del testigo protegido que en su momento había cantado pero que finalmente dio un paso atrás, llegando incluso a pedir perdón a través de una carta a Rial por sus declaraciones iniciales que le incriminaban.

Sin prueba de cargo no pudo acreditarse la relación de los dos presuntos capos con la droga y, al carecer de antecedentes por delitos contra la salud pública, el Ministerio Público pontevedrés declinó la opción de llevarles a juicio por blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico ante la cierta posibilidad de una absolución en la Audiencia Provincial. Todo el proceso acabó con la recordada condena por un delito contra la Hacienda Pública para El Pastelero, que reconoció que el chalé en el que residía era de su propiedad y abonó al fisco unos 700.000 euros, entre multas y otras responsabilidades, para eludir la prisión.

ANTECEDENTE. En aquel caso, el citado Crespo estaba vinculado con la creación de una sociedad que a su vez estaba participada por otra y que, mediante personas interpuestas, figuraba como titular de la mansión en la que residía El Pastelero, en Vilagarcía.

Rial alquilaba, presuntamente, la citada vivienda, abonando 3.000 euros al mes. Sin embargo, el fiscal logró atar un cabo que le obligó a ceder a la hora del posterior juicio: el principal investigado tenía una póliza por enfermedad cuyo tomador era una de las sociedades que había creado el letrado.

Además, uno de los presuntos hombres de paja del abogado adquirió una nave en Caldas de Reis valorada en unos 300.000 euros con dinero que supuestamente era del vilagarciano, aunque ese extremo tampoco pudo ser probado.

En el actual proceso que nace de la operación Beautiful, los movimientos de dinero son aún mayores, pues se decomisó cerca de un millón de euros en efectivo en la vivienda de uno de los presuntos líderes del entramado, afincado en Alicante, se bloquearon unas 700 cuentas bancarias y se intervinieron propiedades tasadas en unos 20 millones de euros.

La instrucción que ahora comienza servirá para determinar la posible participación de Crespo en este caso o si, como ocurrió tras su relación con El Pastelero, vuelve a eludir la acción de la Justicia.

Vuelven a detener al ex abogado de El Pastelero por blanquear...