Xeve se resiste a que la A-57 la parta en dos

Los vecinos de A Cascada denuncian que el vial derribará siete casas y arrasará su patrimonio medioambiental y cultural
Los vecinos de las casas de A Cascada que se verían afectadas por la modificación del trazado de la A-57 a su paso por Santo André de Xeve. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Los vecinos de las casas de A Cascada que se verían afectadas por la modificación del trazado de la A-57 a su paso por Santo André de Xeve. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

"Non estamos en contra da infraestrutura. Pensamos que é un ben necesario, pero despois de 20 anos queremos facer unha mellor e resulta que a mellora que fixeron foi coller tres casas máis". Así de rotundo se muestra Ángel Argibay, uno de los vecinos de A Cascada (Santo André de Xeve), donde la modificación del trazado de la A-57 atravesaría dicha zona llevándose por delante siete casas, además de provocar una gran afectación medioambiental y patrimonial, según denuncian los vecinos afectados.

A Cascada es uno de los núcleos más afectados del tramo de la A-57 previsto entre A Ermida (Marcón) y Pilarteiros (Xeve). La opción elegida por el Gobierno, según los vecinos, implicaría el derribo de los inmuebles y dividir en dos la parroquia pontevedresa. La gota que colmó el vaso de los afectados, que llevan dos décadas de lucha, es la publicación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable a dicho tramo por parte del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) el pasado mes de junio. Esto permitiría avanzar hacia la aprobación definitiva del proyecto afectando a núcleos de Xeve y Bora. 

Estela Eirín, otra de las vecinas afectadas de Xeve, afirma que "en 2016 hubo contactos con gente de Fomento y se le pidió al técnico del Ministerio otra alternativa al proyecto y la que buscaron todavía fue peor para Xeve. Parece que se están riendo de nosotros". Esta vecina y portavoz de afectados añade que "estamos en una zona que la población está bastante enfadada. Somos la zona cero. Llevamos veinte años así y no sabemos si mañana vamos a tener casa o no".

Luis Domínguez asegura que el propio proyecto contiene errores: "Se denomina Pilarteiros y ni siquiera se llama así, se llama A Cascada", y todos hacen hincapié en que la A-57 no es ya una circunvalación sino una autovía, tal y como recoge la DIA. "Ahora será una vía de largo recorrido para conectar con la AP-9", afirma Luis Domínguez, otro de los vecinos afectados de A Cascada. Lo que pedimos es la "opción cero", de no ejecución, y que "se reeplantee todo esto", afirma Luis.

Susi Domínguez explica que, además de los daños a casas y propiedades, este tramo supondrá un gran perjuicio medioambiental y patrimonial. Por ello, la plataforma de afectados de Xeve quiere dejar claro que "vamos a seguir luchando hasta el final" y que la intención es "legar hasta el comité de peticiones de Bruselas para plantearle todo esto y explicar que se van a cargar la Red Natura".

"Cárganse un camiño vecinal. Escolleron a zona que ten todo tipo de afeccións. Temos as mámoas, a Rega da Moura, unha fonte, camiños, hórreos... Se non lles importa o patrimonio e as casas, menos lle van importar os veciños" comenta Susi Domínguez.

Además, los vecinos se ven imposibilitados para realizar cualquier reforma en sus inmuebles porque no les autorizan o llega tarde. "Pedí permiso para arreglar el tejado, que se me caía la casa y tardaron cuatro años en dármelo. No hay derecho", afirma Estela. Además de ello, los vecinos de Xeve denuncian los daños colaterales de las obras que ya están en ejecución: "Hay gente que estuvo sin agua potable, personas que ni siquiera se veían afectadas. Esto afecta a todos", afirma Estela. "Rachan o pobo á metade. Deixan un montón de afeccións que non están contemplando. Somos el km 4. Somos Pontevedra", sentencian.

Los otros núcleos más afectados por la A-57 en el municipio de Pontevedra son A Cardosa, A Corval, Leirados, O Teso y A Lameiriña (Bora). Desde la plataforma de afectados de Bora afirman que "en un tramo tan pequeño como son tres kilómetros hay dos viaductos. Luego hay casas que quedan al borde de los rellenos de las obras". Además, hay cuatro casas que serán derribadas a lo que se suman cerca de medio centenar de parcelas o propiedades afectadas, junto a una fuerte contaminación acústica debido a las voladuras que se producen a 200 metros de las casas, según denuncian los afectados de Bora.

Ambas plataformas de afectados por la A-57 de Xeve y Bora pidieron cita con todos los grupos políticos del Concello para lograr su apoyo, pero Estela Eirín advierte: "No queremos que nos utilicen para quedar bien, queremos que se comprometan y nos den una solución, negociar y ver alternativas. El técnico le echa la culpa al político y el político al técnico. Eso ya no nos cuela. No somos tontos". La próxima parada conjunta será Bruselas.

Declaración de Impacto Ambiental favorable

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha obtenido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable al proyecto del tramo de la autovía A-57 entre A Ermida y Pilarteiros, según recoge el BOE del 5 de junio. El propio ministerio explica que el objetivo del proyecto es definir la solución a desarrollar para la construcción de la A-57, en el ámbito periurbano de la ciudad de Pontevedra. Este vial incluye tres enlaces: enlace de A Ermida con la carretera autonómica PO-532, enlace intermedio con la carretera N-541 y de Pilarteiros con la carretera autonómica PO-223.

Alternativa 1. En el proyecto de trazado de la A-57 el Mitma ha planteado tres alternativas, además de la alternativa 0 de no ejecución en esa zona, que es la que plantean los vecinos y la comunidad de montes de Xeve. La alternativa elegida como más favorable, desde el punto de vista ambiental, económico, territorial y funcional, es la número 1. Esta opción es la que se llevaría a cabo de aprobarse el proyecto.

Tiene una longitud total de 5 kilómetros y presenta tres viaductos: uno de 365 metros sobre el Rego de Cardosa; otro de 461,5 metros sobre el Rego de Xanín; y el tercero, de 735 metros sobre el río Lérez.

La alternativa 2, que rechazó la DIA, sería un trazado más exterior que se aleja, en su enlace intermedio, del núcleo de Carabelos y se acerca al de O Couto (enlace con la N-541). Tendría una longitud de 6,3 kilómetros y dos viaductos, uno de 810 metros de longitud sobre el río Almofrei y otro de 630 metros sobre el Lérez.

Comentarios