sábado. 21.09.2019 |
El tiempo
sábado. 21.09.2019
El tiempo

La Xunta aprovechará las fiestas para iniciar las obras en el puente de A Barca

El aspecto lateral que tendrá la nueva marquesina del puente de A Barca. DP
El aspecto lateral que tendrá la nueva marquesina del puente de A Barca. DP

Los trabajos comenzarán el lunes, coincidiendo con el corte de la calle Echegaray, y concluirán en diciembre ▶ Tras las fiestas de A Peregrina, los cierres al tráfico se harán sólo durante la noche ▶ La Xunta estudia la cesión a la Deputación, que decidiría sobre la ordenación futura del tráfico

El próximo lunes comenzarán las obras de reforma del puente de A Barca. Se trata de la mejora más ambiciosa desde que la construcción de la autopista obligó, en 1991, a ampliar uno de los estribos de la estructura que vuela sobre el Lérez. Los trabajos costarán 1,2 millones de euros y se prolongarán durante cinco meses. La intención es que concluyan en diciembre, salvando así la época meteorológicamente más adversa.

La Consellería de Infraestruturas pretende afectar lo menos posible a la circulación rodada del puente, que absorbe el tránsito de vehículos entre Poio y Pontevedra. Para ello, arrancará los trabajos durante las fiestas, aprovechando el corte de tráfico que el Concello tiene previsto en la calle Echegaray, por donde acceden al puente los coches que salen de Pontevedra. Durante esos días A Barca seguirá recibiendo vehículos desde Poio.

Cuando Echegaray recupere la circulación, los trabajos en A Barca no afectarán durante el día al tránsito rodado. Los carriles sólo se cortarán durante la noche (entre las 23.00 y las 7.00 horas) para afectar lo menos posible a los usuarios.

Cuando Echegaray recupere la circulación, los trabajos en A Barca no afectarán durante el día al tránsito rodado

Las dos grandes fases de obra incidirán sobre la marquesina que cubre a los peatones, estructura que será totalmente reemplazada por otra más moderna, con madera iluminada a base de leds en su cara interior y con el techo de aspecto metálico. En lugar de las dos aguas actuales, la nueva techumbre contará con una sola caída que canalizará toda la lluvia y evitará los goteos que ahora empapan a los caminantes los días de lluvia.

La otra gran fase de obra es el reforzamiento de toda la estructura. Los estudios previos confirmaron el deterioro tanto de las marquesinas laterales como de la propia base del puente. Esta última se abordará con andamios laterales y también con otro adamiaje desde la base del río. Será lo más caro de ejecutar y consumirá casi el 29% del presupuesto. El trabajo comenzará ya la próxima semana y se prolongará durante los cinco meses de la obra.

Los primeros días también se iniciará el desmontaje de las marquesinas y no será hasta el segundo mes de obra cuando se coloquen las nuevas. Esta tarea durará tres meses según el plan de obra previsto desde la Consellería de Infraestruturas.

El nuevo alumbrado, que contribuirá a ofrecer una imagen del puente moderna y diferente a la actual, se abordará en el último mes de trabajo (diciembre).

El puente de A Barca tiene una longitud total de 144 metros, con una anchura de 11,4. La Xunta mantendrá la medida actual de los carriles de circulación y de las pasarelas peatonales laterales. La intención es estudiar la cesión de toda la estructura a la Deputación y que sean el organismo provincial y los dos Concellos afectados (Pontevedra y Poio) quienes decidan cómo ordenar el tráfico y la peatonalización en el futuro.

Se ha descartado recortar los carriles de circulación, ya que las mediciones técnicas demostraron que dos vehículos pesados no podrían rodar al mismo tiempo en sentidos opuestos si se estrechase la calzada actual. Serán los Concellos y la Deputación quienes decidan en el futuro si peatonalizan el puente por completo, lo mantienen como está o lo dejan con un único sentido de circulación, probablemente de entrada a la ciudad desde Poio.

147 años de historia
1867. Se inician las obras, que rematan en 1871. Se le llama puente de A Barca porque sustituye al servicio de barcas existente hasta ese momento.

1894. El puente de madera se sustituye por uno de metal, inaugurado en 1905.

1945. Las piezas metálicas se sustituyen por hormigón. La obra concluye en 1950.

1989. Se modifica el estribo de mampostería del lado sur, pasando de tener tres arcos a uno solo más amplio.

1991. Se amplía el estribo gemelo del lado norte para dar cabida a la autopista AP-9

2002. Barandilla y marquesinas de madera se sustituyen por otras fabricadas en fundición.

La Xunta aprovechará las fiestas para iniciar las obras en el...
Comentarios