La Xunta concertará las plazas residenciales de Amencer y Juan XXIII esta primavera

Destinadas a personas con parálisis cerebral y discapacidad intelectual, las residencias suman ya 50 solicitudes. Las obras de estas instalaciones están terminadas desde hace más de un año y para las familias "son urgentes"
Exterior de la residencia de Amencer. DAVID FREIRE
photo_camera Exterior de la residencia de Amencer. DAVID FREIRE

Primavera de 2024. Es la fecha marcada en rojo en el calendario de la asociación de familias de personas con parálisis cerebral y otros trastornos neuro-motores, Amencer, y también de la asociación de familiares de personas con discapacidad intelectual Juan XXIII porque supondrá el último empujón para la apertura de las residencias que ambos colectivos han impulsado en la ciudad y cuyas obras llevan uno y dos años rematadas, respectivamente.

Fuentes de la Consellería de Política Social informaron de que en el mes de marzo entrará en vigor el concierto social que permitirá consolidar 5.000 plazas públicas de atención a la discapacidad por toda Galicia. A partir de esa puesta en marcha se iniciarán los trámites para crear esas nuevas plazas de atención, por lo que se prevé que en esta primavera se oferten por fin las plazas públicas de nueva creación que ponen sobre la mesa tanto el colectivo Juan XXIII como Amencer Aspace.

En ambos casos las instalaciones de las futuras residencias están concluidas, cuentan con las licencias correspondientes y solo están a la espera de que la Xunta haga realidad la oferta de plazas públicas para iniciar la contratación de personal.

"Ahora mismo se está formalizando el cambio de contrato a concierto de las plazas ya existentes. Todo ese proceso va a acabar en marzo. A continuación se va a publicar el concierto social de las nuevas plazas de dispositivos nuevos", explica la gerente de Amencer, Mónica Touriño, que evita concretar una fecha para no generar falsas expectativas entre las familias de la asociación.

"Hay personas que lo necesitan mucho. Hay usuarios que están en situación de orfandad total de padre y madre, con hermanos que se están volviendo locos para poder atenderlos, y algunos se han tenido que ir fuera, a una residencia en otras ciudades como Lugo o Vigo", añade.

La residencia de Amencer, distribuida en dos plantas del antiguo edificio de la Once en el Centro Sur, contó con un presupuesto de millón y medio de euros que financió el Concello con fondos Edusi. Los trabajos terminaron en marzo de 2023.

El centro dispone de 32 plazas entre habitaciones dobles e individuales y ya cuenta con 21 solicitudes para la futura residencia. "Eso lo que significa por ahora es que 21 familias han levantado la mano mostrando interés por la residencia, pero si el concierto de plazas sale de forma inmediata a lo mejor aún no la necesitan todos", observa la gerente de Amencer.

Completan la oferta que la asociación que presta atención a las personas con parálisis cerebral tiene en la provincia de Pontevedra los centros de día de Lourizán y Campolongo, y el colegio de educación especial, ubicado también en Ponte Muíños; así como el centro Princesa Letizia de Vilagarcía, y un colegio de educación especial y un centro de rehabilitación externa robotizado que el colectivo gestiona en Vigo.

La Asociación Juan XXIII confía en abrir las puertas de su residencia (cuyas obras concluyeron en junio de 2022) en la primavera de este año. Aunque desde la dirección de este colectivo social también se muestran cautos a la hora de concretar una fecha oficial de apertura -"porque tenemos miedo a fallarles a las familias, volver a decir una fecha y que no se cumpla"-, lo cierto es que esperan que una vez la Xunta inicie el concierto de las plazas que ofertará el centro, todas públicas, puedan poner en marcha la contratación de personal e inaugurar por fin las instalaciones ubicadas en la calle Eduardo Blanco Amor.

Así lo manifestó este martes 27 la directora gerente de esta asociación, Nuria Luque. "Será la primera residencia de Pontevedra para personas con discapacidad intelectual", subrayó.

Este centro, que ofertará 24 plazas de residencia y 11 de centro de día, cuenta ya con 29 solicitudes para su centro de atención permanente, es decir, más demanda de la que podrá asumir inicialmente. Además, supondrá la contratación de alrededor de 25 personas.

La residencia se levantó gracias al empeño de las familias y con el apoyo de las administraciones. Así, el Concello de Pontevedra cedió los terrenos para construir unas dependencias que contaron con un presupuesto que rondó los tres millones de euros.

La residencia de Juan XXIII es un proyecto concebido hace ya diez años y que nace de la necesidad de garantizar un futuro para los usuarios cuando sus progenitores no puedan atenderlos. "Hay mucha necesidad real de estas plazas, al menos sabemos de cuatro familias que han tenido que resolver su situación en otras residencias que no están en Pontevedra, lo que supone un desarraigo importante", añade Nuria Luque.

La futura residencia de Juan XXIII se suma a la oferta que la asociación tiene en la zona junto a los centros de día en Pontevedra y Cangas.

Comentarios