La Xunta da un nuevo impulso a la ampliación de la depuradora de Os Praceres

El proyecto, que acaba de superar el trámite ambiental, supondrá que la estación crezca hacia los terrenos que ocupa Ence ► La obra, a la que el Concello se opone por su impacto, tiene un plazo de ejecución de 30 meses
Imagen del complejo industrial de Ence, con el espacio que ocupará la ampliación de la depuradora (a la izquierda).
photo_camera Imagen del complejo industrial de Ence, con el espacio que ocupará la ampliación de la depuradora (a la izquierda).

La ampliación de la depuradora de Os Praceres supera un nuevo trámite. La Xunta acaba de aprobar el informe de impacto ambiental para incrementar el espacio que en la actualidad ocupan las instalaciones hidráulicas de Lourizán, que reciben las aguas residuales de Pontevedra, Poio, Marín y parte de Vilaboa.

La resolución, anunciada el pasado viernes en el Diario Oficial de Galicia, despeja el camino al Gobierno gallego para la redacción del proyecto y la licitación de las obras, que tendrían un plazo de ejecución de 30 meses, tres más de lo previsto en el anteproyecto.

La actuación conllevaría el incremento de la superficie de la actual estación, la puesta en marcha de un sistema de cogeneración de energía mediante una línea de biogás, la construcción de un nuevo colector desde el bombeo de Cocheras y la mejora de esta última red, que es la que recibe casi la totalidad de las fecales procedentes de la capital provincial. Los trabajos también incluirían la regeneración paisajística en el entorno de la depuradora.

La resolución de la Dirección Xeral de Calidade Ambiental, que aprueba que el proyecto sea sometido a un trámite ambiental simplificado y no ordinario, con lo que se rebaja el nivel de los requisitos exigidos en este último, se tramita en paralelo a la mejora de la infraestructura hidráulica, ya ejecutada y en fase de pruebas, y de la construcción de un nuevo emisario submarino. El que ahora da servicio a la instalación se cederá a Ence.

La ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (Edar) se hará hacia los terrenos que en la actualidad ocupa la pastera. Morderá una parte de su concesión, concretamente las viejas balsas de decantación, que la compañía forestal debía haber eliminado como parte del compromiso adquirido en la prórroga otorgada en 2016 por el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy, que la Audiencia Nacional anuló el pasado verano y cuya ejecución depende de los recursos presentados ante el Tribunal Supremo.

El aumento de la superficie de la Edar, que también afectará a parte del parque de almacenamiento de madera de Celulosas, incrementará de forma notable el recinto hidráulico. Pasará de los 13.750 metros cuadrados actuales a 40.950. Los 27.200 metros cuadrados de ocupación a mayores se corresponden con terrenos protegidos: 23.250 metros están vinculados a la concesión de Ence, 2.800 al dominio de Costas y los 1.150 restantes al proyecto de nuevo emisario submarino.

La Xunta defiende que la obra, que en su día cifró en 16,5 millones de euros, es fundamental para reducir los vertidos a la ría a través del aumento de la capacidad de la depuradora, cuya capacidad máxima es de 900 litros por segundo. El objetivo es que llegue hasta los 1.800.

La intervención cuenta con el rechazo por parte del Concello, que fue uno de los 14 organismos públicos que presentaron alegaciones, en su caso negativas. Pontevedra sostiene que la obra causará un gran impacto en la zona y que hay otras alternativas a la ampliación de la EDAR.

En la relación de reclamaciones también figura Ence, que cuestionó la obra por ocupar una parte de sus terrenos. El proyecto no podrá llevarse a cabo sin el visto bueno de Costas o Adif.

Un proyecto que afecta en parte al Parque da Dignidade 
El proyecto de ampliación de la depuradora de Os Praceres, situado en Lourizán, afecta en parte al futuro Parque da Dignidade impulsado por el Concello en los terrenos que antes ocupa el campo de fútbol de la parroquia.

La Xunta se comprometió en su día a reconstruir el terreno de juego, pero el espacio no solo es insuficiente, sino que en él está prevista otra actuación, que no se ha tenido en cuenta en el trámite ambiental aprobado por el Gobierno gallego para aumentar la superficie que ahora ocupa la Edar.

El informe tampoco ha tenido en cuenta el proyecto previsto por Adif en la zona, que pasa por la supresión de los tres pasos a nivel del ramal ferroviario de acceso al Puerto de Marín.

Esta actuación tampoco es apoyada por el Gobierno pontevedrés, que entiende que el cumplimiento de las respectivas sentencias no puede empeorar la convivencia en el barrio. El organismo estatal prevé construir dos túneles para coches y peatones y mantener así la división en dos de la Praza dos Praceres para dejar vía libre a la línea del tren.

Comentarios