La Xunta hará más pisos sociales en la ciudad

Técnicos del IGVS analizan las siete parcelas ofrecidas por el Concello para construir nueva vivienda pública en Pontevedra. Ambas instituciones se reunirán este jueves para avanzar en las cesiones, pendientes de un protocolo firmado en 2007. El acuerdo es la llave para incorporar terrenos autonómicos sin desarrollar al parque de O Mirador

Vista aérea de la construcción de once chalés de Gescomar (arriba) y de las 16 viviendas unifamiliares de Prado Novo en Valdecorvos.
photo_camera Vista aérea de la construcción de once chalés de Gescomar (arriba) y de las 16 viviendas unifamiliares de Prado Novo en Valdecorvos. J.M.

La Xunta hará más vivienda pública en Pontevedra. Lo hará más allá del proyecto que ahora está a punto de iniciar en Valdecorvos para poner en el mercado 74 pisos sociales. La intención de la Consellería de Vivenda es que las futuras promociones se hagan fuera de este barrio y en las parcelas que el Concello está dispuesto a ceder.

La Administración local ofrece siete solares con una edificabilidad de 18.935 metros cuadrados en distintas zonas del casco urbano: A Parda, Tafisa, A Eiriña, Amado Carballo, A Barca, la Finca do Teucro y Valdecorvos. En este último punto se pondría a disposición del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) la parcela que desde 2020 ocupa el parking disuasorio, situado entre Prado Novo y la Rúa das Fragas.

La propuesta municipal, que permitiría levantar hasta 170 viviendas sociales, se lanzó días después de que el IGVS reclamase por carta estas cesiones. El Concello y los responsables del organismo autonómico se reunirán este jueves en la sede de Michelena 30 para tratar de avanzar en este asunto, que lleva 17 años bloqueado.

El concejal de Urbanismo, Alberto Oubiña, ratificó este martes la "máxima disposición" del Ejecutivo pontevedrés para la puesta a disposición de suelo para la promoción de pisos más asequibles que los del mercado privado. "Esperamos chegar a acordos", dijo Oubiña, que afirmó que este plan contribuiría "á redución do prazo da vivenda na cidade".

La permuta

El origen del intercambio de terrenos para la promoción de viviendas públicas se remonta a 2007. El 4 de mayo de aquel año, Xunta y Concello firmaron un protocolo que garantizaba la cesión a Pontevedra de siete parcelas de propiedad autonómica en el entorno de O Mirador, en Monte Porreiro.

Aquel pacto se hizo durante el gobierno del bipartito gallego, formado por PSOE y BNG. Y su formalización corrió a cargo de la entonces conselleira de Vivenda, la nacionalista Teresa Táboas, y del alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores.

En aquellos solares, que ocupaban una superficie de 18.526 metros cuadrados, se iban a construir seis bloques de edificios. Pero la Xunta renunció a ellos para no aumentar el número de pisos sociales en la misma zona, es decir, en Monte Porreiro.

Como contrapartida, el Concello cedería a Vivenda parcelas en Campo do Boi y Valdecorvos, cuya suman rondaba los 11.000 metros cuadrados. Finalmente, esta operación no salió adelante y quedó congelada durante los años de gobierno del popular Alberto Núñez Feijóo, que dirigió la Xunta entre 2009 y 2022. Y todo ello pese a distintos intentos por parte del Ejecutivo pontevedrés, que llegó a ofrecer terrenos en Tafisa y A Parda para desbloquear este plan.

La permuta de terrenos parece ahora encarrilada a través del cambio en la consellería de Vivenda, que ahora dirige la pontevedresa María Martínez Allegue. Si el acuerdo sale adelante, el IGVS dispondrá de terrenos para hacer más pisos sociales y el Concello podrá incorporar formalmente al parque de O Mirador los terrenos autonómicos que quedaron sin desarrollar y que, en la práctica, ya estaban integrados en esta zona verde y de esparcimiento.

La demanda de vivienda pública en Pontevedra ha oscilado entre los últimos años entre los 700 y los más de un millar de solicitantes. El último informe del Instituto Galego de Vivenda e Solo, del pasado martes, revelan que en la capital provincial hay 965 vecinos interesados en este tipo de promociones. Más del 62% de los anotados aspiran a un alquiler social.

Pontevedra es la provincia gallega con más peticionarios de pisos sociales: 8.437 en total. Supera los 5.915 de A Coruña, los 1.825 de Lugo y los 1.008 de Ourense.

El estudio sobre zonas de alquiler tensionadas, a punto de licitarse

El Concello está a punto de contratar el informe sobre el estado del mercado de la vivienda en el municipio. El estudio también identificará aquellas zonas que puedan estar tensionadas a nivel inmobiliario. Este análisis determinará si Pontevedra solicita a la Xunta que aplique la actual legislación estatal y aplique topes al precio de los alquileres a determinados propietarios.

El concejal de Urbanismo, Alberto Oubiña, confirmó este martes que se están elaborando las bases para licitar este encargo, pero evitó dar plazos sobre la finalización de este informe, que se anunció en noviembre del año pasado.

El retraso en su contratación se debe, entre otras cuestiones, a la demora de los Orzamentos de 2024.

Entre enero y abril de este año se firmaron en Pontevedra 304 contratos de alquiler de vivienda. El coste medio de arrendamiento se sitúa en los 519 euros. Las zonas más caras fueron las del centro, Lérez, Mourente y Mollavao.

Las 74 viviendas protegidas de Valdecorvos las construirá una firma ourensana

Una empresa de Ourense construirá 74 viviendas públicas en Valdecorvos. La Xunta ha adjudicado a la firma Copasa  su nueva promoción de pisos sociales por 14.249.400 euros. El plazo de ejecución de las obras será de 22 meses.

La Consellería de Vivenda asegura que los trabajos se iniciarán "inmediatamente despois" de que el Concello apruebe la licencia de obra, a la que le faltan ciertos trámites. La intención es que la primera piedra se coloque a finales de junio, tal y como se anunció.

La última promoción de viviendas sociales de la Xunta data de 2009. Fue el año en el que se inició la construcción de 132 viviendas en Valdecorvos, que se entregaron en 2015 y 2016.

Comentarios